Mi Facebook y yo

lunes, mayo 04, 2009

Tengo 189 amigos agregados hasta el momento. Veremos si después de esto la cifra aumenta.

Yo amo mi Facebook.
Lo amo desde que nos conocimos en julio del 2007, después de que nos presentara un artículo del NYT (¿o sería la revista Time? ¿o el Wall Street Journal?). Lo amo tanto que lo reviso (exagerando) 40 mil veces al día -toda relación debe cultivarse-. Lo amo quizá por costumbre o quizá porque es la forma más práctica de comunicarme con el mundo y centralizar todos mis asuntos (fotos, mensajes, eventos... hasta chat tiene). Lo amo porque, en un extraño nivel, me permite interactuar con mis amigos a través del teclado y llegar hasta su pantalla. Y lo amo tanto que hasta lo investigué en la U.


Gracias a los 121 desconocidos que se apiadaron de nosotros (92% de confiabilidad) y llenaron una encuesta por internet el año pasado, con mi compañera determinamos que 6 de cada 10 miembros de la red 'El Salvador' en Facebook se conectaban todos los días para mantenerse en contacto con sus amigos y, de ellos, cerca de un tercio se conectaba más de tres veces al día. Mmm... tal vez ese comportamiento les resulte familiar.

La frecuencia se refería a cuántas veces visitaban el sitio y la duración de las visitas. El 62.8% de los miembros se conecta todos los días de la semana. En un día regular, el 34.7% se conecta sólo una vez, mientras que el 29.8% lo hace más de tres veces. Sin los números: este bolado es adictivo. Es como revisar tu correo, simplemente necesitás abrirlo y ver qué ha pasado mientras no estuviste conectado. Los más compulsivos lo abrimos varias veces al día... y cuando quedamos hooked, podemos pasar ahí media hora, una, dos... Solo imagínense sumar todas esas horas al día, según las veces que se conectaron. ¿Horas perdidas de mi vida? Sí, definitivamente.

Asimismo, estas personas consideraban que la razón principal para tener una cuenta era mantenerse en contacto con sus amigos. Esto es innegable: con el nuevo diseño del news feed, te enterás hasta del último test que tomó fulano ("¿Qué villana de las novelas eres?") y el 'pick your 5' de mengano ("Best TV shows ever"), además de los comments en la wall de sutano, las fotos de perencejo y los cambios en el status de perengano. A veces se siente como si estás demasiado en contacto con la mara -yes, there is such a thing as way too much information-.

En el aspecto de la interacción con amigos, calificaban en una escala de ‘poco’ a ‘mucho’ cuánto se comunicaban con sus amigos en Facebook. Enterarse de los cumpleaños, escribir en el wall, y ver las fotos de los demás y comentar en ellas (por algo se llama Cara-libro), eran de las cosas para las que servía mucho. ¡Solo la notificación de los cumpleaños es una gran cosa! También poder subir ese montón de fotos es súper útil. Ya no las mandás por correo, ahí quedan a la vista de todos los taggeados y curiosos.

Por otro lado, también utilizan su perfil de Facebook a manera de branding personal, publicando en él su fotografía, información de contacto y de relación a la vista de todos. En esta cuestión, hay personas que son todas unas celebrities, con miles de fotos, todos los detalles de su vida, estado civil, adónde estudian, sus intereses, sus correos, teléfonos... su Facebook es como un anuncio online.

Incluso le pedimos a los encuestados que describieran su perfil con una frase: el ‘top 5’ de menciones lo encabeza la frase ‘amigable’ (9.1%), ‘sencillo’ (6.6%), ‘como quien soy’ (5.0%), ‘lleno de aplicaciones’ (5.0%), ‘divertido’ (4.1%), y ‘no me describe’ (4.1%). El mío... no sé, mejor que lo describa alguien más.

Cada loco con su tema, pero pónganse a pensar en cuánta gente puede ver todos esos datos si su perfil es público. Tan siquiera que se esperen hasta ser confirmados como amigos, para que sea consensual esa violación a la intimidad.

El capital social es cuántos 'amigos' tenés agregados. Un tercio de los encuestados decía que tenía entre 101 y 200 amigos agregados. Yo me pregunto, con los que llegan a tener hasta 500, ¿de verdad conocen a toda esa gente? Ahí entra lo de la naturaleza del capital social: vida online versus vida offline. Tu vida offline es la que pasa fuera de la compu e internet; la online es todo lo contrario... como yo que escribo y ustedes que leen, y viceversa. Al final, estamos en Facebook para mantenernos en contacto con nuestros amigos (de carne y hueso o cibernéticos)

Esta maravilla de la internet es excelente para reencontrarte con amigos que tenes añales de no ver o que ya dabas por perdidos. De verdad, es agradable abrir tu Facebook y encontrarte con la friend request de uno de ellos y aunque sea mandarse mensajes de vez en cuando (la segunda razón para abrir una cuenta, según el 57.9%).

Siempre hay mara que agrega mara que no conoce, o porque tal vez son el amigo del hermano de la novia del vecino de tu prima. No está mal, si lo hacés por networkear (como pasa en la blogósfera o en Twitter), y para hacer nuevos amigos (la tercera razón para abrir un Facebook, según el 68.6%). En mi caso, si me agregan, no me quejo.

¿Y cómo llegamos ahí? De acuerdo con los resultados que obtuvimos, la mayoría se registró en el sitio después de recibir invitaciones por correo electrónico o recomendaciones de terceras personas. ¿Ya les ha caído una verdad? Después de tantas invitaciones -llámese 'peer pressure'-, hasta el menos convencido de las redes sociales termina por sucumbir y abrir su cuenta. Eso sí, el día que mi papá abra el suyo, me iré de espaldas (y crearé una cuenta alternativa). Plop!

Como verán, el Facebook está siendo utilizado por los compatriotas para networkear y mantenerse en contacto con sus amigos. Es más, cada vez es más utilizado para hacer perfiles y grupos, como los de candidatos a presidentes y alcaldes (fueron terribles los meses de Facebook político); entre otros de bandas, causas sociales, marcas comerciales, organizaciones estudiantiles... you name it, they've got it. La publicidad para empresas locales también va aumentando.

Creo que todos estamos aún descubriendo las posibilidades de este sitio web y las numerosas redes sociales que van apareciendo día a día. Ayer la moda era el Hi5, hoy la onda es el Facebook, mañana puede ser full Twitter, y después a saber qué.

You Might Also Like

4 comentarios

  1. yo sólo tengo 1 agregado en facebook y no pienso agregar más...seré una especie en extinción?

    ResponderEliminar
  2. Clau: No sos una especie en extinción. Solo networkeas en otros medios, como tu blog!

    Mario: A people's person jajaja. Bueno, si hasta yo estoy entre los 915, ¿y que tiene que no nos conozcamos chis? Me da curiosidad, ¿te ha escrito algún filipino en el wall?

    ResponderEliminar
  3. ajajaja creo que es el mejor resumen de la investigacvión que hicimos sobre el facebook!!! Definitivamente es mega ADICTIVO. Pero la verdad no me puedo imaginar q podía sustituirlo si verse copia!!!!

    ResponderEliminar
  4. Nata: el Facebook es tan adictivo que necesito desintoxicarme de él jaja

    ResponderEliminar