A pasos de gigante

martes, mayo 12, 2009

Crecen demasiado rápido

No es mi hijo, pero lo quiero como si lo fuera. No es el primero, pero lo quiero como si fuera el único. Nunca me ha dicho tía, el muy confianzudo me dice Raque, aunque cuando estaba chiquito no podía pronunciar bien la erre. Yo siempre lo llamo por el diminutivo de su nombre, aunque ya me pidió que no lo haga, especialmente enfrente de todos los niños del microbús.

Él va a cumplir los 9, yo le llevo 14. Dos tercios de su vida ha pasado sus tardes en mi casa de lunes a viernes. Aún menor pasó horas conmigo, cuando todavía me tocaba bañarlo, cambiarle los pañales y darle la pacha. Cuidarlo era mi hobby en bachillerato. Quizá un poco más trabajoso que un hobby porque lloraba como que era maravilla y los balbuceos me llegaban a desesperar porque no entendía qué quería (¡frustrantísimo!).

Los juegos me salían caros porque, para que no llorara, salía a darle de comer arroz a las palomas -en aquel entonces mejor conocidas como cucús-. Nunca antes se vieron más pollonas las palomas de mi colonia. Después el entretenimiento fue el triciclo y la pelota de fútbol. Claro, ahora cuando se viene equipado trae su Nintendo DS (en el que muy pocas veces me deja jugar y la mayoría del tiempo tiene que explicarme cómo).


Tiene la risa más graciosa cuando ve televisión. Desde que veía "Los Teletubbies" hasta hoy que está clavado con "El chavo del 8", me ha hecho recorrer la programación de todos los canales de muñequitos. Soy una entendida en la materia de "Los Padrinos Mágicos" y "Bob Esponja", pero tengo serias deficiencias en "Dragon Ball" y a veces hasta en "Pokémon".

Hoy le gustan más los programas de niños grandes, como la sufrible "Zoey 101" y los simpáticos "El manual de supervivencia escolar de Ned" y "iCarly". Por ratos ve el Discovery -nos gusta "A prueba de todo"-, y el día que lo obligué a ver el canal 10 puso cara de what. En un abrir y cerrar de ojos estará sintonizando novelas argentinas "para niños" o MTV como mi hermana (ugh, guácala).

Tiene el gusto musical más variado. De momento, me pide que le ponga "I'm yours" de Jason Mraz, pero cuando iba a entrar al kínder su canción favorita era "Frijolero" y hubo un tiempo en que le gustaba la "nueva" canción "El matador" -nueva para él por lo menos-.

También ha protagonizado un par de videos en los que por bayunquear se puso a bailar alguna canción de Daddy Yankee... se los estoy guardando a la primera que le salga de pretendienta.

Tenemos las conversaciones más interesantes sobre cualquier cosa y me encantan sus razonamientos. Él me pregunta, yo le respondo y viceversa. Eso sí, le gusta preguntar puras locuras como a la tía, siendo la más reciente "¿si tuvieras un poder mutante, cuál tendrías?" (yo elegí leer la mente).

Vemos los partidos juntos y él sueña con ser un gran futbolista en Europa -aunque este 27 de mayo ya le dije que mejor no venga, no sea que nos enemistemos-. Y desde que aprendió a nadar hace 2 meses, nada detiene a mi pequeño tiburón, que en su primera competencia ganó 4 medallas.

El domingo no era mi día, pero no pude evitar pensar que el niño está creciendo demasiado rápido, a pasos de gigante. El día que me llame "tía" me iré de espaldas y contemplaré cómo me quedo sin compañero de juegos, mi fuente de la juventud.

Eso me pasa por ser demasiado kid friendly o tener demasiado de kid en el fondo. O será por ser demasiado maternal o no sé.

Así que a las mamás, considerando que el saludo anterior quedó algo escueto, felicito a sus hijos por tenerlas, estén pequeñitos o adultos, porque como canta Sanz, solo se les ocurre amarlos.

You Might Also Like

1 comentarios

  1. OMG no había leído este post!!!! imaginarás que me llegó hasta el fondo del alma...apenas ayer tenía al peque en la pancita dando pataditas y ahora las da al ritmo de kung fu panda con casi 1.25 de altura.

    Te adoptaría como tía, ya veo que tenés experiencia, póngalo en su CV =)

    ResponderEliminar