Voyeurista

miércoles, junio 03, 2009

Todos somos Big Brother


Las patrañas y artimañas que usan algunos artistas para alargar sus 15 minutos de fama son a veces sorprendentes. Si no golpean a un paparazzi, demandan a una revista. Si no se casan con el primero que encuentran -para divorciarse a los meses-, salen embarazadas de a saber quién (o en el caso masculino, les salen bichos por doquier). Si no salen del closet o se declaran bi, alguien difunde un video o fotos comprometedoras suyas.


Y si nada de lo anterior les funciona, hacen de su vida un reality show, que con seguridad terminará transmitiéndose en E! o MTV y que, con más seguridad aún, tarde o temprano terminaremos viendo como si estuviéramos en estado de trance. Le pasa hasta al mejor televidente, que un día está aburrido frente a la tele con el control en la mano, en pleno zapping compulsivo a través de setentitantos canales donde no hay nada que ver.

Deja ese programa que jamás pensó terminaría viendo -pero qué va, está aburrido-, y, como si de un placer culposo se tratara, se siente todo un voyeurista viendo la vida de Hugh Hefner y sus tres airheaded novias en la Mansión Playboy. Si le gustó una vez, existe la posibilidad de que la próxima que esté pasando los canales, lo deje solo para ver qué pasó esa semana con el viejito de pijama de seda roja y las conejitas en "The girls next door".

La primera vez que me pasó fue con "The Osbournes". No tenía ni la más mínima idea de quién era Ozzy ni Black Sabbath, pero tengo que admitir que era hilarious verlo tartamudear y gritar "Sharon!" cada vez que no podía hacer algo. Los hijos eran todas unas joyitas también... entre tanta mala palabra, a veces lo que más se escuchaba era el bleep de la censura.

El programa mostraba la vida cotidiana de gente que, de por sí, ya tiene una vida extraordinaria (as in, fuera del orden común), con la diferencia de que era captado por las cámaras mientras se desenvolvían en su hábitat natural.

Y la fórmula fue replicada, con mayor o menor éxito, tomando a otras celebridades que, en mi opinión, lo único que tenían en común era que: a) no eran famosos todavía, b) habían dejado de serlo, o c) eran famosos por todas las razones equivocadas o no tenían mérito para serlo.

Otros que se me vienen a la mente: "Newlyweds", donde Jessica Simpson demostró ser la mujer más estúpida sobre la faz de la Tierra (Chicken of the sea! seriously?). Comentario aparte, ¿cómo puede alguien hacer carrera de su estupidez? Hasta la razón le di al marido por divorciarse de ella... ya se veía venir que no era un "santo varón" y no le iba a durar para siempre la paciencia.

¿Quieren más? De los que yo me acuerdo, también tuvieron su reality: Carmen Electra y Dave Navarro (otro divorcio hecho en MTV); Ashlee Simpson (gran jugarreta para lanzarla como "cantante"); la difunta Anna Nicole Smith (otra rubia tonta); Gene Simmons y familia (con todo y lengua); Hulk Hogan y familia (again, ended in divorce); Denise Richards (pésimo programa); Pamela Anderson (aburrido); las Kardashians (sin comentarios); Snoop Dogg (drop it like it's hot)... Hay unos que no son de gente famosa, sino que terminan por hacerlos famosos, como "Laguna Beach" y sus spin-offs "The Hills" y "The City", que de real tienen poco porque son actuadísimos.


Seguramente muchos más se le escapan a mi memoria. Algunos los he visto por lo menos una vez para matar el tiempo. De otros solo he visto el comercial mientras pasaba los canales. Y otros más que no los vería aún si me pagaran por verlos.

Esa es la otra cuestión de este tipo de reality shows: te crea la falsa percepción de que conocés a las personas que viven en la pecera y claro, en el fondo, todos nos creemos Big Brother, nos gusta jugar a hacer juicios de carácter y hablar de lo que no sabemos solo porque ellos son "públicos".


Me recuerdan a las películas "The Truman Show" y "Ed TV" y me hacen preguntarme si, para estas personas, ¿valdrá la pena sacrificar su privacidad solo por 15 minutos de fama? y, ¿qué tan ético será de nuestra parte estar pegados a la pantalla viéndolos?


Como dice el nombre de un blog, "Esta vida, ¡es parte del show!", aunque no sé si venga del todo al caso de estos programas y sus protagonistas, obviamente necesitados -por no decir urgidos- de atención. ¿Qué queda de sus vidas cuando se acaba el show? Si bien hay que considerar que ellos se someten voluntariamente al escrutinio del televidente y que además, reciben buen billete por exponerse y saben en qué se están metiendo.


Ahora, ¿qué me gustaría ver a mí? En mi calidad de voyeurista, ansío ver el reality show de David Beckham LOL. Creo que es la única manera de saber si David habla como Ozzy Osbourne, si la Posh Spice come (at all!) y anda vestida así todo el día, o si los niños -Brooklyn, Romeo y Cruz- tienen talento para el fútbol y serán dignos herederos de su talentoso padre tiracentros. Podría llamarse "Soccer mom" y enfocarse en Victoria o "Bend it like Beckham" y seguir siempre a David.

Saber qué pasa en el vestuario del Manchester United no estaría de más. Podríamos designar cámaras para seguir a jugadores específicos: Ryan Giggs, Cristiano Ronaldo -of course!-, Wayne Rooney, Edwin van der Sar -dándole el spin de su evidente retiro-, Owen Hargreaves -para documentar su recuperación de aquí a enero del otro año-, y obviamente, una para Sir Alex -podríamos buscar un patrocinador de chicles-. Si bien no sería la primera vez que documentan a los Red Devils, it'd be damn good TV! (at least for me).

Más ideas: Ricky Martin y su paternidad, Rihanna y Chris Brown haciéndole de "Whitney y Bobby Brown: the sequel", los Jonas Brothers y sus anillos de castidad resistiendo las tentaciones de las groupies, la boda del padre Alberto... Si alguien está interesado en producir alguno, contácteme al Facebook.

O bien podemos hacer el primer celebriality salvadoreño: las cámaras documentando la vida del nuevo Excelentísimo Señor Presidente de la República y su familia en "Meet the Funes" (era eso o seguir a la Luciana Sandoval, hasta ver cómo se ve au naturel por las mañanas).

Admitámoslo, todos los vemos y pensamos que el propio sería plain boring. Ah, los guilty pleasures voyeuristas de la televisión de irrealidad. Si no puedes contra ellos, ¡úneteles!

You Might Also Like

9 comentarios

  1. JUAJUAJUAAA la Jessica Simpson pobrecita recuerdo cuando se gastó un dineral en unas pinches sábanas v.v, y de esos que proponés el que sí veo venir es el del padre Alberto, haha triste pero cierto!.

    ResponderEliminar
  2. De vez en cuando veo algunos capítulos de los que pasan en People & Arts o DH&H...de ahí los de celebridades por ratos se me hacen aburridos y sobreactuados. Aparte de mostrarte lo tontas que son algunas de ellas. xD

    La manía que sí tengo, y creo que ahí sí aplica lo de vouyerismo, es que leo muchos sitios como PerezHilton.com, TheSuperficial.com, bastarly.com etc... meh. Culpable xD

    ResponderEliminar
  3. xD esa Jessica es tan pero tan tonta que permite que le hagan comerciales haciéndose pasar por "tonta" seriously!! Yo no veo realties porque termino aburrida en el primer capitulo jejeje

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante esta entrada, precisamente estoy pensando en escribir en mi próximo post algo parecido.

    Los así llamados reality show, resume para mí la perversión de todo lo real, pues pretenden hacer pasar por realidad, por espontáneo comportamiento, por actitud natural una construcción artificiosa, manipulada, premeditada, arbitraria, llena de calculadas intenciones comerciales; en fin quiere parecer el show de la realidad, pero falta por completo de ella, porque en la realidad profunda, en ese núcleo ultimo de la propia vida que las personas anhelan conocer a fondo, aunque sólo sea una vez en su existencia, ahí no cabe el show, no cabe la actuación, no caben los micrófonos, no caben las recomendaciones de directores y productores, no caben los estudios de rating ni los conflictos por carambolas, no se acepta la exposición de la intimidad, no se tolera la dependencia de la voluntad ajena, ni menos por llamadas telefónicas. Sólo cabe el monólogo de la propia conciencia. Pero eso, que es la desnuda realidad, eso no vale para la imaginación mediática de hoy, no vende, no eleva el rating, no cautiva a miles y miles que prefieren ser capturados por el realismo de la habitualidad por sobre la cruda realidad...

    ResponderEliminar
  5. A mi me tripearía uno de Sir Alex o uno de Don Florentino Pérez, eso en cuanto al mundo del foot. De aquí podrían hacer uno de Alfredo José y su "colección" de hijos (se tomó en serio lo de "más barato por docena" LOL), o talvés uno de Rodrigo Ávila (sería como una versión de Ozzie salvadoreña, por aquello de lo tartamudo jajaja).

    ResponderEliminar
  6. @Malu: la tag line del reality del padre Alberto podría ser "Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre".

    @Ale: mi hermana es adicta a E! News, pero el más voyeurista es TMZ: eso ya es acoso!

    @CC: hay dos posibles reacciones: aburrirte al primer capítulo, o quedarte enganchada viendo toda la temporada (a mí me pasó hace poquito con The Biggest Loser y Celebrity Apprentice).

    @Roberto: excelente reflexión; estaré pendiente de tu post.

    @Nelson: que sea mejor Fergie vrs. Floren (se podría llamar "Dos equipos y un Ronaldo"). Lo de Alfredo José no lo supero jajaja Mejor que sea tipo "Making the Raza Band" o algo así!

    ResponderEliminar
  7. Estos programas me parecen denigrantes y más es lo que deforman la mente de los jovenes pues muchos quisieran estar en un reality de esos, el gran problema es que los adultos trabajando no pueden controlar lo que los hijoz ven, en mtv pasan unos programs sin más contenido que la provocacion a la promiscuidad y el libertinaje, y con unos personajes tan feos que uno se pregunta qué les ven. quizás soy anticuado y no entiendo de esto pero ojala el señor ´Centeno le ponga reparo a etos progrmas que no edifican sino malean y deforman a los jovenes

    ResponderEliminar
  8. y la niña Kendra ahora q se casa tendrá su propio show ja ja

    A mí los reality q me gustan son los de los chefs y las competencias de diseñadores de modas...pero no me fijé en qué canal lo daban...do you know?

    ResponderEliminar
  9. @Viejo anticuado: lastimosamente, es poco lo que se puede hacer desde Gobernación y la Dirección de Espectáculos Públicos ya que la señal es por cable. Pero, vamos a que en televisión nacional también pasan cosas de cosas, a horarios supuestamente "para todo público", como las infaltables novelas mexicanas o si no, las sandeces que se envían por mensajes de texto y aparecen en el cintillo de muchos programas.

    @Clau: Será de verla sobrevivir fuera de la Mansión Playboy! A mi también me gustan los de chefs y los de moda; Project Runway sobre todo, la Heidi Klum habla chistoso en inglés jeje

    ResponderEliminar