Cómo han pasado los años

sábado, julio 11, 2009


23 en el limbo


11 días pasaron para que cayera en la cuenta de que cumplí años. 23 han pasado desde la tormentosa madrugada del 30 de junio de 1986, cuando a las cero horas y cinco minutos lloré por primera vez en mi llegada a este mundo, justo un día después de que Argentina alzara la Copa del Mundo en el Estadio Azteca.

Lo tuve que decir en voz alta para creerlo. "¿Cuántos años tiene?". Mente en blanco. No escucho esa pregunta con frecuencia. "22", pensé. "No, ya no", recordé. "Tengo 23". Uy, 23. 23 que no son nada, pero que son más que 22. Más alejados del 20. Más cercanos al 25. Al fin y al cabo, solo 23. Con algunas experiencias, ni muchas ni pocas, pero no sé si las suficientes.

Las suficientes porque todos los caminos que se suponía que tenía que recorrer ya los recorrí. Porque lo que estaba previsto ya pasó. Porque el deber que estaba tácitamente decidido por otros ya lo cumplí. Entonces el 23 es un recordatorio de que de aquí en adelante elijo yo. Decido yo. Me equivoco yo. Lo arreglo yo.

Pero no las suficientes porque raras veces me he salido del guión. No he improvisado. No he optado por algo fuera de lo común, de lo predecible, de lo esperado, de lo trillado. Entonces el 23 es una llamada de atención de que tengo que pensar si eso es lo que quiero para mí. Si quiero algo más. Emocionante, espontáneo, especial.

Y aún así, aún con 23, a los ojos de mis papás sigo siendo niña, pero cuando les conviene, me quieren ver adulta y viceversa. A los ojos de mi hermana soy relativa; sin importar la edad, solo me ve 5 años mayor que ella. A los ojos de mis amigas nos vemos iguales, contemporáneas. No soy de aquí ni soy de allá.

¿Será que estoy en el limbo de mi vida?
Sí, a los 23.

¿Será que tengo una crisis del cuarto de edad?

Creo que necesito idear un plan.
De esos con objetivos, metas, estrategias y tácticas.
Creo que necesito cumplirlo.

You Might Also Like

6 comentarios

  1. ¿Crisis? pues si eso es, te falta la de los 30's, la de los 50's ...jó.

    Mejor ni le eches tanto coco a los años, total, por ahí dicen que no tomemos la vida tan en serio porque no vamos a salir vivos de ella.

    Bueno tu blog, saludos.

    ResponderEliminar
  2. 23?
    Ay, mamita, esperate los 25.
    Yo salí corriendo a Cuba!
    -bueno, no corrí, pero es la idea-

    ResponderEliminar
  3. Raquel, los calendarios, los relojes, los cumpleaños tejen cronologías extrañas que no coinciden, muchas veces, con las fechas del alma. Sea cual sea la edad que se tenga, la edad verdadera la defines tu, con tu actitud vital.

    ResponderEliminar
  4. Naaaaaaah dejá la crisis para los 30's mejor... dicen que es terrible xDDDD

    ResponderEliminar
  5. jajaj esto de la edad es una locura es mejor no hacerle nada de caso XD

    ResponderEliminar
  6. @Mikel: Eso haré. No tomármela en serio, que en todo caso, los años son prestados.

    @Elena: Me faltan 2 años para prepararme psicológicamente entonces.

    @Roberto: ¡Eso es absolutamente cierto!

    @Alecita: Sí, así dicen. La de los 50... esa sí dicen que da miedo.

    @Chiito: Sí, es una locura.

    ResponderEliminar