Digan whisky

viernes, julio 17, 2009

O "cheese", pero ¡sonrían!



Todos miramos al pajarito cuando queremos conservar, aunque sea en papel fotográfico, un momento o un encuentro con alguien especial. No sé ustedes, pero en mi caso, son pocos los recuerdos que guardo de mi infancia. Pocos, comparados con los álbumes llenos de fotos ochenteras: desde el primer paso que di con mi primer par de zapatos, hasta el último suspiro que pegué mientras me engullía mi última pacha.

Hoy, por el contrario, muchas son las fotos que me remontan al momento justo y exacto en que fueron tomadas, especialmente desde el arribo de la primera cámara digital a mi casa allá por el 2003, cuando ya se podían tomar fotos al por mayor -lástima que no se puedan imprimir al por mayor, ya que como dicen "No es lo mismo que tenerlas en papel"-.

Ya sean de los que creen que la cámara fotográfica se roba su alma, de los que huyen a la hora de posar o de las que pasan la mitad de su tiempo tomándose fotos con el celular o frente al espejo (sí, ustedes que aplican las técnicas impartidas por la Tyra Banks en "America's next top model" y después las suben al Facebook en un álbum llamado "Me", "I'm lovely" o "Beautiful random pics"), les aseguro ninguno tiene entre sus fotos una 4X6 de ustedes tristes o llorando.

Nadie gasta rollo ni tarjeta de memoria para salir en la foto con los ojos cerrados y la cara roja de lo mucho que se está riendo, aunque esa foto sea la que capture su esencia al click del obturador. Ese momento Kodak es el que pasará al recuerdo, congelado en el tiempo.


Y al cabo de unos años, ya cuando las fotos estén desteñidas o el pixelaje sea digno de una cámara obsoleta, esos álbumes servirán como máquina para viajar en el tiempo a cuando éramos más flacos, más gordos, con brackets, sin lentes, con pelo, sin arrugas, más felices, menos complicados.

Posemos no porque andamos con acabado de salón de belleza. Posemos solo porque cada momento es único e irrepetible.

You Might Also Like

4 comentarios

  1. a mí me pasó con el peque, los primeros meses le tomaba muchas fotos, luego sólo para los cumpleaños...cada vez son menos...y ahora tengo digital y antes no tenía...irónico

    Yo le reclamé hace poco a mi mami porque me faltan fotos de 2 cumpleaños, lo que me impidió hacer el recuento de una por cada año de vida...y casi hago lo mismo, porque de la piñata de 5 del peque no salió ni una!!!! era una cámara de rollo y se tomó montada un rollo ya tomado =S

    ResponderEliminar
  2. No soy fan de andarme tomando fotos pero me gusta la idea de tomarlas. Siempre he soñado con tener mi cámara propia y poderlo hacer con toda libertad (la del cel no es suficiente), precisamente por lo que decís al final.

    ResponderEliminar
  3. @Rafa: Sonreí para la foto pues =)

    @SK Mario: ¿Y esa foto la podremos ver en tu blog?

    @Clau: Yo perdí una navidad y el cumpleaños de uno de mis sobrinos porque me tuvieron que formatear la compu =(

    @Gero: Yo también prefieron estar del otro lado de la cámara =S Pero de vez en cuando poso porque me pongo a pensar que no habrá segunda oportunidad para revivir ese exacto momento.

    ResponderEliminar