¿Quién está viendo?

jueves, julio 30, 2009

Para gustos, los colores

Mi sobrino (ya les he hablado de él) tiene la costumbre de pasar viendo ESPN toda la tarde. Sin importarle el qué estén transmitiendo: él lo ve. No sé a qué horas hace las tareas y cómo le hace para salir bien en las notas, pero lo logra. Y si no, cuando menos tendrá una sólida educación en materia de deportes cuando sea grande (desde ya es un pequeño sportsfanatic).

Fútbol ("Comienzan los 90 minutos del deporte más hermoso del mundo"), baloncesto, béisbol ("A lo profundo"), fútbol americano... por algo ESPN es el líder mundial en deportes y uno ansía ver su programación. Empero, hay ocasiones en los que me dan ganas de preguntar: ¡¿quién está viendo eso?!, como cuando deportes como el skeet, seguido de los torneos de póker o el certamen de "El hombre más fuerte del mundo" se toman la pantalla.

Ellos y sus estudios de rating sabrán mejor quién está viendo, pero ah, ¡cuánto se nota que no estamos en temporada de fútbol!

Aún así, uno se encuentra con gratas sorpresas en la inusual programación de esta cadena. Como la noche del martes cuando reconocí el logo de Boquitas Diana y Pilsener en la camiseta de los jugadores del Firpo -¡que iban ganando!- en un partido de la Concachampions. Ahí me dieron ganas de preguntar: ¡¿alguien más lo está viendo?!

El Firpo en ESPN... Impresionante!

You Might Also Like

3 comentarios

  1. ¬¬ ehhh y no es la primera vez ke sacan al Firpo allí !!!

    ResponderEliminar
  2. Al parecer no era el único en verlo. También me pregunté eso pero si alguien lo estaba viendo fuera de El Salvador. Cuando fue el Pumas- Firpo sí fue una gran pena, ya ni hallaban de qué hablar Joserra y el otro xcomentarista.

    ResponderEliminar
  3. @Dalia: Vaya pues! Para mí si era la primera vez que los veía. ¿Y qué pasó con el FAS pues? ¿Por qué no salen ahí?

    @SK Mario: Yo en la comodidad de mi cuarto y mi mamá se moría de la risa al ver mi cara de asombro.

    @Herberth: Para un salvadoreño viviendo en el extranjero ha de haber sido tan emocionante como hallar una pupusería en Japón o qué sé yo.

    ResponderEliminar