Rito de transición

jueves, julio 30, 2009

Adolescer televisivamente


Crecés un par de centímetros, te salen espinillas, se te ensanchan las caderas, tenés que usar camisola porque ahí arriba algo está cambiando de tamaño, en el colegio cada vez son más frecuentes las charlas sobre toallas femeninas (recuerdo cuando uno de mis compañeros preguntó si él también tendría que usar el famoso "kotex"), eventalmente aparece la mentada "menarquia" y desde ese entonces vivirás esclavizada a los dolores de vientre cada 28 o 30 días por el resto de tu fértil vida. ¡Y qué se diga de los cambios psicológicos y emocionales!

Sin embargo, hay otros síntomas de la pubertad. Nos referiremos a ellos como "síntomas televisivos". Ya no te gusta ver caricaturas, preferís programas donde salen niños y niñas en la escuela, ya hasta ves bonitos a los protagonistas, tienen problemas con los que te identificás, empiezan a entrar a la adolescencia y van teniendo otros gustos e intereses. Es la ley de la vida.

Cuánto me encantaba "Salvado por la campana" -aunque todavía no estaba dentro de su target-. Zack Morris era el epítome de lo "cool" cuando miraba a la cámara.

Recuerdo el momento en el que me convertí en una adolescente televisiva. Tenía unos 12 años y me había dado por ver "Dawson's creek". En ese exacto espisodio, Joey y Dawson -quienes obviamente se gustaban, pero simplemente no lo sabían-, habían estado en detención un sábado por la mañana -típico episodio que emula a "The breakfast club"-, y los retaron a que se besaran para gran (pero secreta) emoción del personaje de la mejor amiga del protagonista.



Creo que esa fue la única temporada que vi cuasi religiosamente sin perderme ningún episodio. Al final, no sé ni con quién se quedó quién (para variar, otra serie gringa en la que todos pasan por todos). Pero, definitivamente marcó un rito de transición en lo que veía. La serie que me acompañó desde mi adolescencia hasta la U fue "Gilmore girls", la cual todavía aprovecho a ver cuando sale algún episodio repetido o que me haya perdido por cualquier circunstancia de la vida.

Once años después no podría sentarme a ver otra serie de esas, de las que gritan "¡las hacemos para pubertos y adolescentes aunque sean tan dramáticas!". Me aburriría. Por unos días vi "Gossip girl", pero no me llamó la atención lo suficiente como para dejar de lado a mis "Desperate Housewives".

Creo que pasé a otro grupo etario televisivo. Esta vez sin rito de transición. Lo hice a puro zapping.

You Might Also Like

4 comentarios

  1. Yo también la miraba (Dawson's) pero nunca vi el final, final. Me lo contaron y me dio cólera. No me gustan los finales así de "inesperados". Tampoco demasiado predecibles...
    Igual, ya no hacen series como esas.
    ¿Te acordás de Los Años Maravillosos?

    ResponderEliminar
  2. A mí me pasó con friends, no estaba en su target pero son de ese tipo de series que basta un episodio para engancharte de ellas :D

    ResponderEliminar
  3. Bueno, con tales revelaciones no me da pena decir, que me encantaba ver "Los años maravillosos"...

    ResponderEliminar
  4. @Gero: Exacto! La verdad que ponerle fin a muchas temporadas ha de ser un dolor de cabeza para los guionistas porque no se puede quedar bien con todos. A mi el de Friends, aunque predecible, me gustó. Me habría caído super mal que Ross y Rachel no quedaran juntos. No, no veía "Los años maravillosos".

    @Malu: Yo lo sigo viendo de lunes a viernes jajaja

    @SK Mario: No, gracias. No me gustan las cheritas. Pero los bichos sí están "bien buenos". Mis respetos a Chuck Bass!

    @Roberto: ¿En qué canal puedo ver los famosos "Años maravillosos"?

    ResponderEliminar