Bifurcación

jueves, septiembre 17, 2009

¿Y si el camino no lleva a ninguna parte?

Todos llegamos a un punto en nuestras vidas donde ya hicimos todo lo que teníamos que hacer. Cuando lo supuesto y lo planeado ya pasó, los objetivos ya se alcanzaron y las metas ya se superaron.

Vamos del vientre materno a la cuna, de la cuna a la guardería, de la guardería al kínder, del kínder al colegio, del colegio a la universidad (que bien podría llamarse "diversidad"). Y después de la universidad, ¿adónde?

Lo supuesto y lo planeado es que empecés a buscar tu primer trabajo, que seas económicamente productivo. El objetivo -especialmente para las mujeres- es que conozcás a alguien con quien querrás pasar el resto de tu vida y la meta es que te mudés de la casa familiar y formés tu propio hogar.

Pero, ¿qué pasa cuando no estás segura de querer lo supuesto y lo planeado? Tal vez sí sea lo que querés, pero no para ya, sino para más adelante en el camino. No es cuestión de darle largas al asunto, sino de valorar tus opciones. Sopesarlas.

Ahí, justo donde se acaba ese tramo predecible de nuestras vidas, contemplamos una bifurcación y todos los caminitos disponibles a nuestros pies. Posibilidades, oportunidades, opciones que podrían -o no- alterar el curso de nuestra existencia.

Agarrar el primer trabajo que salga, seguir de outsource, buscar una pasantía, tocar puertas intocables, continuar repartiendo CVs a diestra y siniestra, esperar que se abran las puertas o cuando menos alguna ventana, ofrecer tus servicios profesionales más seriamente y establecerte, unirte con un grupo de compañeros y rebuscarse entre todos, aprovechar este año sabático involuntario y aprender otro idioma, meterse otra vez a las aulas y sacar un técnico en otra cosa, poner un negocio en algo completamente diferente a lo que estudiaste, irse como au pair y cuidar hijos ajenos con tal de ver el mundo, aceptar la invitación de aquella tía para irse a su casa por un tiempo, desafiar la burocracia y meter papeles para irse becada a estudiar lo que sea adonde sea.

Sin importar cuál sea el caminito que contemple, antes de poner un pie en el sendero, el otro me tumba contra el suelo pensando en los peros, los pros y los contras.

Hay algo contradictorio en la angustia que me causa estar parada frente a la bifurcación del gran camino de mi vida. A veces, les seré honesta, me frustra sopesar tanta opción y martirizarme mentalmente con preguntas como "¿Y si ese camino no me lleva a ninguna parte?". Otras -muy, pero muy pocas veces-, respiro y me digo: "Tengo opciones. Aún si tomo esta ruta, más adelante habrán más opciones. Siempre hay desvíos y retornos".

Vicentico tiene razón: "Los caminos de la vida no son lo que yo esperaba, no son lo que yo creía, no son lo que imaginaba". No lo son, porque no quiero irme por lo supuesto y lo planeado.

You Might Also Like

6 comentarios

  1. Muchas veces me han venido preguntas semejantes. Desde mi perspectiva, considero que fijarse metas claras es muy importante, pues sino se cae en el sinsentido de la vida misma.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre me pregunté qué determina la "oportunidad", por qué alguien más y no yo...no encontré la respuesta, pero ese es precisamente mi punto, no hay respuesta, entonces sí pude haber sido yo...ahora estar listo para la oportunidad es el dilema.

    Que buen blog, Saludos!

    ResponderEliminar
  3. jovencita, hoy y ahora son el momento para hacer lo no supuesto y lo no planeado. No desaproveches la oportunidad de ir por el camino menos esperado, de volver si es necesario y tomar otro camino, de tomar dos caminos a la vez.

    No tenés otra cosa por delante que vivir!!!! Sos vos, solita, ya le cumpliste a tus papás con haber sacado tu carrera en el tiempo supuesto. De aquí en adelante y antes de que tu vida le pertenezca a alguien más, tenés en tus manos la maravillosa oportunidad de ser solamente TÚ. No la dejés ir!!!!!!!!

    PD: yo que vos me fuera a recorrer el mundo, becada, trabajando, como sea, para trabajar tendrás el resto de la vida =)

    ResponderEliminar
  4. Todos pasamos por momento similares, ya sea xq alcanzamos lo que queriamos y no teniamos nada planeado 'para despues' o por el contrario nuestras metas se vieron truncadas de manera tan tajante que perdes el camino ye te sentis comouna hormiga que se extravio, que ve para todas parte, que se desespera y no sabe donde ir...
    Lo importante en todo caso es que tenes una base para poder decidir que queres hacer, vos sola, lo que vos queres... si se da que bien y sino a seguir tocando puesrata y ventanas pues lo peor que se puede hacer es dejar asi nada mas o que otros decidan por vos.
    Paciencia y sobriedad... Exitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
  5. Hey eso suena conocido, pero saben le dimos otro giro a las cosas hicimos lo planeado y lo esperado, pero ahora haremos lo que mejor nos parezca me parezca.

    Buen blog estamos por primera vez en este blog, y te invito a que leas el nuestro.
    http://laplumaindigo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  6. Supongo que no en una sino en varias ocasiones se nos presentan varios senderos a escoger, de los cuales solo podemos escoger uno. Sin duda muchas personas que encuentran el "exito" son aquellas que saben identificar el camino correcto.

    Cual es el camino correcto? Y pues, no se la verdad.

    Nada mas pienso que si de alguna manera permanecemos fieles a nuestros credos personales y si de alguna manera buscamos seguir lo que verdad deseamos , algun camino vamos a encontrar. Otra cosa, es importante disfrutar el dia a dia. Yo entiendo que es importante pensar a futuro, pero, una de las cosas bonitas de la vida es saber vivir el momento.

    http://rafasanchez12.blogspot.com

    ResponderEliminar