Tan cerca y tan lejos

lunes, junio 07, 2010

De algo grande

¿Se imagina estar a un paso de escribir su nombre en la historia? ¿A un peldaño de la cima? ¿A menos de un metro de la meta? ¿A un centímetro de acariciar la gloria con los dedos? ¿A un segundo de estallar en éxtasis?

¿Ya? ¿Se lo imaginó? Muy bien. Ahora imagínese que usted es un jugador de fútbol y que mete la pata adonde no era o alguien le mete zancadilla y su sueño de jugar en una Copa del Mundo para la selección de su país se va al traste.

¿Triste, cierto? Es de esas cosas que lo ponen a pensar a uno en lo hundido que puede estar en la depresión un prójimo al perder toda esperanza de cumplir un sueño. Reconforta saber que algunos tienen la oportunidad de volver a intentarlo en 4 años, pero ¿y los que no?

De entre Ballack, Drogba y Ferdinand, me quedo con Beckham y todos sus intentos por regresar a jugar en competiciones de primer nivel para que Capello lo tomara en cuenta en la convocatoria y pudiera convertirse en el primer jugador de la selección de la rosa en participar en cuatro mundiales. David dio un paso en falso y el sueño se acabó.


A cuatro días de que arranque el Mundial, no hay duda que ya empezó con el pie izquierdo... y con esguinces y fracturas, lo que le ha quitado un poco de vistosidad. Y sin embargo, la lógica me dice que este no será tanto un Mundial de consagración de estrellas, sino de ver nacer nuevas en el firmamento futbolístico.

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Pienso que las cosas siempre tienen una buena razon de ser, aunque a veces no lo parezca. No creo en los "si hubiera", a la larga ningún mortal puede saber lo que hubiera pasado de haber tomado una decisión diferente, en un momento dado ¿o no?.

    En fin, esperemos tener un buen mundial, que realmente valga la pena!

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no me había puesto a pensar en los what if's, pero en algo tiene sentido lo que dices: todo pasa por una razón. La estrella de alguien se tiene que apagar para que brille más la de otro.

    Y sí, esperemos que el Mundial valga la pena!

    ResponderEliminar