Qué pasa con el mundo

viernes, agosto 13, 2010

 ¿Hasta donde vamos a llegar?

Hoy La Prensa Gráfica publicaba la noticia sobre el asesinato de una niña de 6 años, quien fue encontrada decapitada en un cantón de La Libertad. La niña salió rumbo al kinder con sus cuadernos en la mochila. Le tocaría caminar 3 kilómetros -sola o con otros niños-, para llegar a la escuela y aprender a leer. No llegó a la escuela. No alcanzó a aprender a leer.

Dejando a un lado el tema de la seguridad, y quizá hasta dejando a un lado la parte racional del asunto, mi mente no termina de darle vuelta a la idea de que exista alguien tan perverso que pueda hacerle esto a un ser indefenso. Aunque la pregunta suene simplona, ¿cómo puede haber una persona tan mala?

No soy psicóloga ni nada por el estilo, pero me parece que esta gente -los que queman coasters con personas adentro, asesinan a sangre fría, descuartizan prójimos y otra sarta de barbaries más- está seriamente JODIDA de la cabeza. 

A saber qué fue lo que hizo que terminaran así y no me venga con las otras causas estructurales, como la pobreza, el desempleo, la migración, etc., porque aquí estamos hablando de desórdenes y trastornos psiquiátricos o qué sé yo, sumado a todos esos factores externos. Personas a las que le deberían dedicar programas completos en "Índice de maldad", por el Discovery Channel.

Honestamente, me asusta el mundo en el que vivimos. No es cuestión exclusiva del país, sino vea las noticias internacionales. Es toda la (des)humanidad.

Si usted sigue rasgándose las vestiduras por el tema de las cachiporristas, le sugiero que mejor dedique sus elucubraciones a pensar cómo la sociedad llegó a este grado de deshumanización. Y antes de que brinque con todo y bastón, le aseguro que usted ni siquiera va a ver los desfiles del 15 de septiembre. Ya supérelo.

You Might Also Like

1 comentarios

  1. estoy totalmente de acuerdo contigo, deberían de poner mas atención y cuidado a lo que de verdad es importante, como lo es el tema de la seguridad, y no andar llorando y quejándose por ya no ver jovencitas con poca ropa moviéndose en las calles.

    ResponderEliminar