Del orgullo gay

sábado, septiembre 11, 2010

Respete. Viva y deje vivir.

Se acabó la primera temporada Glee (lágrima corre por mi mejilla en este momento). Creo que cuando empezaron a transmitirlo por FOX le comenté cuánto me gustaba la propuesta del programa. Lo que no se me habría ocurrido es que, después de 22 episodios, el programa se convertiría en uno de mis favoritos, no tanto por la música -o bueno, también por eso-, como por el contenido.

A mi parecer, uno de los personajes mejor logrados es el de Kurt, el adolescente gay que se acepta a sí mismo y vive con orgullo su orientación sexual y su identidad de género (de antemano me disculpo si mezclo términos, sobre todo en un tema en el que el lenguaje importa tanto).

En una de las escenas más dramáticas del programa (menos mal que es comedia musical), se ve cómo el papá de Kurt lo defiende ante Finn (el futbolista) por usar una palabra despectiva en medio de una discusión. Quisiera tener la elocuencia para explicarle qué pasó en esa escena, pero mi palabrerío usual se queda corto y lo mejor es que lo vea usted mismo.

Aquí no estamos discutiendo si la homosexualidad es o no es normal, que en todo caso tendríamos que comenzar por definir qué es "normal", sino el estigma y discriminación de la que puede ser objeto una persona solo por ser como es, aceptarse y vivir con plenitud.

La adolescencia es una etapa en la que uno no se encuentra a sí mismo, y no solo en el aspecto de la sexualidad, por lo que no quiero ni imaginar lo difícil que ha de ser llegar al entendimiento de que uno se sale del patrón impuesto por las instituciones sociales. Más cuando se es sujeto de bromas pesadas, insultos y maltratos. Todos sabemos lo cruel que pueden ser algunas personas a esa edad y el ambiente del colegio.

Creo que el hecho de que estemos en el año 2010 y en la televisión estemos viendo personajes que se declaran abiertamente homosexuales es un avance ENORME, especialmente en el caso de un programa dirigido a adolescentes, ya que les ayudará a aceptarse y a no vivir a medias o escondiéndose tras una mentira como muchos adultos en el mundo.

Si usted opina lo contrario pues... allá usted. Solo lo invito a que trate de imaginarse cómo se sentiría si cada día por el resto de su vida lo único que recibiera de la sociedad fuera el odio, repudio, maltrato, indiferencia, intolerancia y todo a causa de la ignorancia ajena.

Al final, no es cuestión de que los otros aprendan a aceptarse, sino que nosotros aprendamos a RESPETARLOS.

PD. Esta es una de mis canciones favoritas cantadas por Chris Colfer (Kurt). Se llama Defying Gravity. Si tiene tiempo, lea la letra. Tal vez se sienta identificado.

I'm through accepting limits
'cause someone says they're so
Some things I cannot change
But till I try, I'll never know!

You Might Also Like

6 comentarios

  1. Yo tambien adoro glee, aunque ese capitulo en especial me lo perdi, y si me encanta que kurt pueda servir a algunos adolescentes a no seguir escondiendose, y bueno, que levante la mano el que se crea "normal", honestamente, para mi nadie lo es, todos tenemos nuestras cositas. Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  2. Isa, exacto! Nadie es "normal"... entonces el que esté libre de pecado, que lance la primera piedra. Saludos :)

    ResponderEliminar
  3. uuuh uuuuh....ssshhh que no las aoiga la Doña de Cardenal, porque pide que retiren esos canales pecaminosos que envenenan y pervierten las mentes inocentes de nuestros niños....¬¬

    ResponderEliminar
  4. Azulita, jajajajajajajajaja. ¡Dios guarde!

    ResponderEliminar
  5. Y que varios meses después, husmeando en tu blog, me vengo a encontrar esto. Me encanta leer el final del primer párrafo en donde decís que te gusta sobre todo por el contenido. A mí me pasa que me encanta esta serie. La veo con mis hijos. Mucha gente me critica por dejarlos verla, porque el contenido no es para su edad y nojeque y nojeque; pero al contrario -e igual que vos- pienso que la serie tiene muchos temas para que mis hijos -y todos- aprendan algunas lecciones importantes en su vida, principalmente el de la tolerancia y aceptación de las diferencias. Por otro lado me cae mal que mucha gente, que nunca se ha dado la oportunidad de verla, critique la serie.
    En fin. Me gusta tu blog.

    ResponderEliminar
  6. Flor, yo pongo a mi mamá a ver el programa porque de alguna manera se conecta con la temática con la que ella trabaja. No nos sentamos a discutir cada capítulo, solo lo vemos y cada quién saca sus propias conclusiones y de vez en cuando intercambiamos comentarios. Por eso me alegra saber que hay más familias que aprovechan el programa para hablar sobre el gran elefante rosado en la habitación: sexo. Le aseguro que, aunque tal vez sus hijos no lo articulen, algún día agradecerán en sobremanera que usted se haya sentado a ver tele con ellos y que abordaran esos temas. Sobre los otros, a la gente lo que más le gusta hablar es sobre lo que no sabe. Gracias por darse una vuelta por el blog.

    ResponderEliminar