El obituario de Manyula

miércoles, septiembre 22, 2010

MANYULA (1950-2010)
Hoy, después de 55 años como servidora pública, falleció Manyula, la elefanta del Parque Zoológico Nacional de El Salvador. La paquiderma ya pateaba los 60 años. No está de más decir que fue la empleada de gobierno que más trabajó, sin importar bajo la administración de quién fuera. Nunca se tomó un día libre y en vida hizo suficientes horas extras como para ahora tener un merecido descanso eterno. Y aún así, tengo mis dudas acerca de si llegó a cobrar su respectiva pensión. 

Adiós Manyula, adiós infancia

Tengo emociones encontradas acerca de esto...* No me crea (del todo) desalmada. A mí también me dio no-sé-qué la noticia. Tristeza, así como para llorar a moco  -de elefante- tendido tal vez no, no llego a tanto. Pero sí algo de nostalgia, tanto por la pobre Manyula como por los recuerdos de la niñez de todos.

Respecto a los zoológicos estoy en la misma línea de pensamiento de Ligia, autora de Qué Joder. Simplemente es contra natura alejar a un animal de su hábitat. Creo que todos estamos de acuerdo en que una ciudad no es lugar para un animal salvaje, pero hace 57 años cuando fue inaugurado este parque, San Salvador no era el mismo San Salvador que tenemos hoy, donde ni para los humanos hay espacio. 

El zoológico se quedó ahí, atrapado en medio de una jungla de concreto, aparentemente sin mayores alternativas para mejorar la condición de vida de sus habitantes. Piénselo: no es tan fácil como enviar a todos los animales de regreso. ¿Qué habría hecho la Manyula en la India 55 años después? Sin mayores habilidades que pasearse de un lado a otro y esperar a que le den de comer, la reinserción en su hábitat natural habría sido casi imposible.

Tampoco es tan fácil como pedir que hagan otro zoológico. Primero haga cuentas. ¿Cuánto dinero se necesitará para construir un parque con esas especificaciones? Si la Diego de Holguín nos ha hecho esperar más de 2 años, ya no digamos un zoológico. Lo anuncian este año y a lo sumo lo alcanzarán a ver mis hijos de aquí a 15 ó 20 años. 

Además, antes de andar inventando, tendríamos que incurrir en el debate de si es o no correcto tener un parque de este tipo, aunque fuera para la preservación de las especies y el estudio científico... otra cosa en la que no se invierte en este país. 

Ahora bien, acerca de las críticas que todos se apresuran a hacer respecto a las condiciones del zoológico de nuestro país, me parecen un poco injustas. Se hace lo que se puede, tanto con el recurso humano capacitado para la tarea (¿cuántos zoólogos habrá en El Salvador?), como con los recursos económicos, que asumo son ínfimos considerando que la Secretaría de la Cultura no es prioridad a la hora de hacer el presupuesto de la nación. 

¿Qué más dedicación quieren que la del Director del zoológico, que le hizo palpaciones rectales a la pobre paquiderma sexagenaria para que pudiera evacuar? Hoy casi lloraba ante las cámaras anunciando el fallecimiento de quien para él fue una compañera de años (y lo sé de "fuentes vivas" como dirían los investigadores sociales).

Por favor, si no hay plata para abastecer las necesidades de todos los hospitales del sistema de salud público, ¡no ande exigiendo que nuestro zoológico parezca salido de la película "Madagascar"! En todo caso, preocúpese por enseñarle a sus hijos a que no sean animalitos a respetar a los animales, a no tirar basura en sus jaulas, a no jugar "tiro al blanco" con los monos ni a darles de comer churritos (eso incluye las bolsas de aluminio).

(Me puse a divagar entre el párrafo en que le decía que tenía emociones encontradas y este) *... Lo que de verdad me ha dejado pasmada es la reacción de la gente. 

En Twitter querían hacer a #Manyula un trending topic, en Facebook la mitad de mis contactos se habían convertido en elefantes en sus fotos de perfil. En 4 Visión transmitían las imágenes de niños, jóvenes y adultos llorando a la Manyula, hasta con mariachis. Todos tenían algo que ver en el duelo que catalogaban de nacional. Solo faltaba pedir asueto el día de mañana en todas las escuelas y colegios.

Le confieso que me reí un poquito de los dolientes. Lo siento, mi sarcasmo es mayor que mi capacidad de empatía en una situación tan ilógica como esta. Escapa mi comprensión que la gente se vaya a parar a las 9 de la noche con velas, carteles y hasta niños disfrazados de elefante. Si bien recuerdo que allá por el 2003 en España también lloraron la muerte de Copito de Nieve, el gorila albino del Zoo de Barcelona.

Al final, gracias al tiempo que me tomó hacer este post, creo que podemos llegar a la conclusión de que: 
El luto no es tanto por Manyula como por el niño o niña inocente que una vez fueron y que visitó a la elefanta en algún paseo dominguero o de colegio. El luto es por ese estado ilusorio de la infancia en que el zoológico parece más bien un safari por tierras lejanas. La Manyula es solo la representación simbólica y con ella se va otro recuerdo de nuestra niñez... sin importar la edad que tengamos.
Adiós Manyula, adiós infancia. 


Para que se haga una idea de cómo se veía la Manyula hace 22 años, le dejó la única foto que tengo de ella**. Me imagino que fue mi primera visita al zoológico.

  
 Curioso: mi mamá apuntó en el margen del álbum que me había asustado la elefanta.

** Lástima la calidad de la imagen digital, pero se arruinó el escáner de mi casa y me tocó recurrir a la inventiva.

You Might Also Like

9 comentarios

  1. Irónico...un zoológico dentro de otro zoológico ¬¬

    ResponderEliminar
  2. La verdad no le había prestado mucha atención al tema pero debo aceptar que cada vez que pienso en la Manyula es precisamente tu conclusión, 'Adiós Manyula, Adiós infancia', lo que resume lo que siento.
    Gracias por ponerle palabras a eso.

    ResponderEliminar
  3. Tus palabras "El luto no es tanto por Manyula como por el niño o niña inocente que una vez fueron", lo resumen todo para mi, si pienso en la elefanta pienso en ese dia de mi visita al zoo con mi madre y mis compañeros de colegio, dias que no volveran

    ResponderEliminar
  4. Viejaxoooo totalemnte de acuerdo en todo lo q dijo la verdad ni yo entiendo porque tanta bulla peroo bueno solo puedo decir ASI ES EL SALVADOR la verdad q osea yo feliz estoy porque mejor q e haya ido a q etuviera sufriendo mas.....

    ResponderEliminar
  5. Pues...yo realmente no siento nada, ni tristeza ni nada.

    Más bien lo que me da es cólera, porque dicen que en libertad los elefantes viven 100 años y en cautivero 60, o sea que al encerrarlos para disfrute de la gente, les robás 40 años de vida, qué ganga para el paquidermo.

    Y le tomaste foto a la foto, salió el flash =) (con el modo ISO no sale el flash)

    ResponderEliminar
  6. Acacia, más bien parecen circo...

    Sum, de nada :)

    Erick, el tiempo no regresa pero los recuerdos no tienen por qué irse.

    Anónimo, ehm, soy "viejaza" por aquello del lenguaje de género. Acerca de tu comentario, al final es parte de nuestra idiosincrasia que el salvadoreño sea tan meque como para ir a meterse al zoológico a tratar de ver a la finada Manyula. Rescato un punto que mencionas: ya no está sufriendo. También con los animales debemos tener compasión.

    Clau, he escuchado el mismo argumento proveniente de varias personas. Creo que aquí se pierde un punto: el estado en que la mano humana tiene el que otrora era el hábitat natural de estos animales. Podemos decir "qué mal cómo tienen a los tigres en el circo o en el zoológico"... pero que vayan a contar los que quedan en Asia a raíz de la caza furtiva. Ojo, lo sostengo y lo repito: no estoy diciendo que esté bien tener a los animales en cautiverio, pero no se puede reducir el tema a ese punto. Es necesario contemplar TODO el panorama respecto a la convivencia ser humano/animal.

    ResponderEliminar
  7. Me gusto el obituario. De acuerdo con el resto, el luto es por los recuerdos q manana seran nuevamente olvidados!

    ResponderEliminar
  8. Claudia, tiene toda la razón. Hoy es sábado y nadie se acuerda de la occisa Manyula.

    ResponderEliminar
  9. Bueno la elefanta Manyula, cumplio su ciclo en esta vida, com todos los seres vivos de este planeta, para algunos significo mucho, para otros quizas no tanto....

    Pero es risible, ver como los guanacos sufren luto por un animalito, cuando a diario humanos, salvadoreños pierden la vida por malditos mareros asesinos, por motoristas despiadados o locos con ideas retorcidas y prepotentes..... ejemplos a regalar : los hermanos asesinados a la salida de un restauran, el joven del Inframen apuñalado por loco "MENOR INFRACTOR", y hoy hasta el pobre muchacho jugador del Metapan, que se debate entre la vida y la muerte......esos y otros tantos que ni nos damos cuenta deberian de ser las situaciones que nos deben de preocupar......

    ojala algun dia tengamos autoridades mas capacez y jueces menos corruptos, que liberen a tanto desgraciado por puros tecnicismos de la ley......

    ResponderEliminar