Las crías y la manada

sábado, septiembre 25, 2010

Un día de estos vi entrar a un niño de no más de 2 años a un banco. Desconozco si iba a hacer depósitos o retiros. Tal vez iba a consultar su estado de cuenta. Iba vestido de pantalón caqui y una camisa amarilla tipo Polo. Lo que delató su edad fueron sus zapatos de colores y con figuras de leoncitos.

No medía más de un metro. Calculo 75 centímetros a lo sumo, aunque no tengo ojo de buen cubero. Ya caminaba, con ese ritmo de los bebés que se van tambaleando y uno siente que al próximo paso se tropiezan. Aún no hablaba, pero hacía ese intento por comunicarse con el papá. No sé qué le quería decir. A mí solo me sonó a sñldkñsoiwiofjiucn.

En ese momento, cuando lo vi tan frágil e indefenso, me entró algo de pánico. Era como ver a Bambi tratando de dar sus primeros pasos. Entonces pensé: "¿Cómo se supone que en algún momento de mi vida yo sea capaz de cuidar de la vida de otro?".

A veces, no sé cómo, me detengo a examinar las cosas como si fuera Darwin, o más bien como si siguiera leyendo "Los diarios de Adán y Eva" de Mark Twain. Seguimos siendo animales. El niño que va al banco es una cría. Sus papás secretaron hormonas, pasaron por un ritual de apareamiento, se reprodujeron y nueve meses después nació él.

Un día, cuando el niño salga de la cueva familiar y pase a hacer dibujos rupestres en el kínder, socializará con la manada y emprenderá su jornada hacia convertirse, con algo de suerte, en un animal pensante y seguirá con el ciclo de la vida.

No. Definitivamente no estoy lista para perpetuar la especie.

You Might Also Like

5 comentarios

  1. uy! ni yo, al menos hasta que tengas más de 25 o 30 años!!! es que eso es una gran onda y se necesita cierta madurez emocional que aun no logro alcanzar >.<

    ResponderEliminar
  2. Cuando llegue el momento sabras si estas lista o no.. Yo nunca me senti preparada, pues para mi siempre ha sido una super extra responsabilidad, pero me llego el momento y mientras el alumbramiento llegaba trate de informarme y armarme de las herramientas que puede para ese gran dia, no te digo que me sirvieron exageradamente pero por lo menos me senti con mas confianza y ahi vamos mi hijo ya tiene 6 1/2 y a un sigo aprendiendo y con dudas porque ser padre is a huge deal. Animo

    ResponderEliminar
  3. Dafne, me imagino que cuando es el tiempo indicado, se siente... o al menos hay algún tipo de batiseñal que así lo indica.

    Kmila, ojalá que cuando esté en esa situación esté preparada.

    ResponderEliminar
  4. El instinto despierta cuando la necesidad se presenta. El cachorro no sabe si puede cazar o no hasta que se muere de hambre y tiene la cría enfrente.

    Además, ya practicaste con tu sobrino.

    ResponderEliminar
  5. Clau, en el caso de los humanos, creo que no solo basta con el instinto.

    *Mí misma, ¡ay, esta entrada fue malentendida! Cosas que pasan.

    ResponderEliminar