Un empujonzote

jueves, septiembre 16, 2010

La fuerza de la NO voluntad

A veces siento que necesito que me den, no un empujoncito, sino un empujonzote para hacer las cosas. Y, por si el empujón no fuera suficiente, que alguien más me vaya jalando. Si aún eso no funciona, que me enganchen a una grúa y me vayan arrastrando.

Pareciera que me rehúso a moverme de mi zona de comodidad. Necesito obligarme a hacer las cosas. A trabajar, a estudiar, a hacer tiempo para hacer lo que quiero. Porque así no voy a ninguna parte. Me inmovilizo y solo dejo que el tiempo pase y el quehacer se acumule.

Necesito darme una cachetada en la cara y reaccionar. Empujarme a salir de este estupor.

You Might Also Like

5 comentarios

  1. ya somos dos!!!!! dios como detesto ser asiiiiiiii justo en estos momentos deberia de estar pasando una MEGA ENORME CANTIDAD de trabajo que se me viene acumulando desde hace semanas y mirame!! estoy aca blogeando >.< jajaj
    pero ya con esto me diste un empujoncito para ir ha hacer mis deberes jajaja x)

    ResponderEliminar
  2. Fijate que ese es uno de mis "miedos" del trabajo independiente, porque cuando estás en un sitio en un horario determinado, a fuerza estás ahí para trabajar.

    Ánimo, ya te llevo la grua (yo soy de jalar, no de empujar)

    PD: y la palabra de verificación es kotate (como andá acostate)

    ResponderEliminar
  3. Dafne, yo rambién detesto ser así :( pero me anima que te haya servido de empujoncito.

    Clau, gracias por la grúa jajaja

    ResponderEliminar
  4. Empujonzotes, baldes de agua fría, coscorrones, e-te-ce... a veces uno necesita de algo que ni se sabe que es para recuperar el aliento y seguir el camino.
    Pero dale que aunq la marcha sea lenta sigue siendo marcha (y)

    ResponderEliminar
  5. Sum, ¡exacto! Necesitas algo que te sacuda todo el sistema nervioso para "avivar". Claro, para mientras nos remolcan, tenemos que seguir andando, aunque sea a rastras.

    ResponderEliminar