Material girl

jueves, enero 13, 2011

¿Sabe? Nunca me he tomado por una persona materialista. Por el contrario, califico mas bien dentro del rango de personas tacañas ahorrativas. Sin embargo, como decía la buena Madonna, we are living in a material world, y en ocasiones -como la "época de compartir" que acaba de pasar-, es casi imposible no sucumbir en un deseo hasta cierto punto salvaje por consumir. 

Pero claro, si usted se encuentra en las mismas que yo, no habrá ni teminado de cantar la de la chica material cuando recuerde que de momento solo le alcanza para pegar la nariz en la vitrina.

Le decía que nunca me he tomado por una persona materialista y he llegado a pensar que tal vez esto no sea del todo normal. Conozco personas de mi edad que se gastan todo su sueldo en salir, ir de compras y pasan la banda magnética de la tarjeta de crédito como lo más natural del mundo; y aquellos que ahorran, lo hacen para comprarse el último iPod, iPhone, iPad o qué se yo, lo que esté más de moda y te dé más estatus.

Que no sea digna de protagonizar Confessions of a Shopaholic no significa que no me gusten las cosas bonitas, pero mi obsesión con la fábula de la cigarra y la hormiga me hace ahorrar todos mis granos para el invierno. Pero, ¿será normal no tener deseos materiales en demasía? ¿No desvivirse por comprar X o Y cosa habla de alguna especia de falta de ambición de mi parte?

No me quejaría si me ofrecieran un billón de dólares, pero no me quita el sueño saber que muy, muy, muy probablemente jamás llegue a ver esa cantidad de plata en toda mi vida. Por supuesto que tengo sueños como todos, soy algo consumista como todos y podríamos asegurar que en el fondo soy tan materialista como la persona de al lado y estas líneas solo son habladurías moralistas.

Pero supongo que es mayor mi deseo de no tener una cuenta bancaria vacía, que el de darme un estilo de vida que no puedo pagar y que las consecuencias de mis pretensiones me persigan con intereses por los años por venir.

Tómate esa Madonna.

You Might Also Like

3 comentarios

  1. Te voy a contar una cosa Raquel:

    Tengo 25 años de edad, y en este punto de mi vida he concluido que no quiero casarme ni tener hijos NUNCA.

    Quiero hacer muchas cosas con mi vida: sacar otra carrera, aprender lenguas europeas, viajar. etc.

    El rollo es que hay gente que me critica, me dicen de forma acosante "vos queres una vida solo para ti"

    Asi que si la gente quiere verme como un "materialista" que quiere "todo su dinero solo para él" pues si ellos quieren llamarme materialista que lo hagan.

    Sin esposa ni hijos seré feliz con el MINIMO.

    si quieres saber mas de lo que te hablo entra en:

    http://perifrasisdelalma.blogspot.com/2010/10/el-solitario-explica-que-viva-el.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es totalmente normal y sobre todo lo más inteligente.
    Te expongo mi caso, con mi primer trabajo me volví loca con el dinero y aunque me tocó asumir responsabilidades no fomenté el ahorro tampoco. Me quedé sin trabajo tres meses (decisión propia) y me las vi negras. Me estupidicé con el dinero y ahora que volveré a tener ingresos no pienso cometer la misma tontería.

    Así que seguí con tu plan de ahorro y gastar lo necesario. Más como vos deberíamos de existir.

    Saludos. :)

    ResponderEliminar
  3. Adolfo, creo que en la anécdota que relatas hay una malinterpretación de qué ser es materialista. Lo que me cuentas me parece que son tus deseos y anhelos, y está perfectamente bien y es muy sano que desees tantas cosas para ti mismo ya que te servirán para sentirte realizado. Si tu me dijeras por el contrario que tu mayor aspiración en la vida es comprarte un Ferrari o un Aston Martin y que por eso has decidido nunca casarte ni formar una familia, creo que en ese caso sí estaríamos hablando de materialismo.

    Malu, me gusta la frase que ocupas. "Estupidizarse" con el dinero y creo que a todos nos pasa, especialmente en el caso del primer empleo. Saludos :)

    ResponderEliminar