Una canción desesperada

miércoles, febrero 02, 2011

Esta noche mi hermana me preguntaba que por qué habían más canciones tristes que alegres. Yo le dije que no podíamos comprobar lo que ella decía y que, en todo caso, lo percibe así porque en efecto a uno le tienden a gustar más las canciones tristes. Entonces la pregunta fue "¿Y por qué gustan más las canciones tristes?". Solo supe responderle que las penas se cantan con más pasión, aún cuando son ajenas. ¿A qué no?

You Might Also Like

4 comentarios

  1. Es que las canciones así son BUENÍSIMAS! sino vean "Thinking of you" de Katy Perry... hasta la canto como que me pasó a mi! jaja

    ResponderEliminar
  2. uff tengo mi repertorio, pero una es gravity de sara barilles

    ResponderEliminar
  3. Yo creería, que es un defecto que vamos agarrando a medida que crecemos y empezamos a encontrarle el "gusto" al sufrimiento, especialmente por motivos de enamoramientos.

    Me fijo en el peque, que no ha pasado por nada de eso aun, y le gustan puras canciones alegres, ni una sola triste, ni siquiera tranquilas.

    Y puesí, en las "cortavenas" vemos reflejadas nuestras desilusiones y líos no resueltos y "nos pegan".

    Algo así como "tráigame otra!" aunque yo lo que pediría sería otro...frozzen mocca, vos sabés.

    ResponderEliminar
  4. Karla, esa canción es cruel... pero linda.

    Dafne, no la he escuchado pero me aseguraré de hacerlo pronto :)

    Clau, tiene sentido eso. La tristeza es un gusto adquirido a través de las experiencias de la vida.

    ResponderEliminar