De echarse la soga al cuello

viernes, marzo 11, 2011

De un tiempo a acá he notado que varios de mis conocidos empiezan a casarse. No son ideas mías, son los relationship status de ellos en el Facebook. No tengo nada en contra del matrimonio. De hecho algún día espero casarme. Tampoco me quita el sueño pensar que podría no pasar. Sé que no estoy dispuesta a cambiarme el apellido y ser "de alguien", pero también sé que sí estoy dispuesta a compartir mi vida con alguien. Sin embargo, sigo sin entender el porqué de tantas ganas de casarse a estas alturas de la vida.

A los (casi) 25, me parece una locura echarse la soga al cuello, a menos que uno esté en toda la capacidad porque papi paga o porque de verdad se está enamorado, la relación ya lleva sus años y hay compromismo y deseo de ambas partes por empezar literalmente desde cero -que también pasa-.

Pero si apenas vas saliendo de la universidad y entrando al mundo, ¿para qué? Falta mucho por ver, oír, leer, aprender, saber, conocer, vivir... por crecer. Estos son quizá los únicos años que uno tiene para sí mismo, para disfrutar de estar solo, sin compromisos, ser independiente, autónomo. 

Apenas vas saliendo de la burbuja en que te tenían tus papás y ya querés irte a meter a otra con tu pareja y después con tus hijos, ¿para qué? Dicen que hay más tiempo que vida, por lo que realmente no hay necesidad de apresurarse y meterse en camisa de once varas.

Por supuesto que esta es una opinión muy personal, que las Susanitas abundan aún en el siglo XXI, pero en mis divagaciones he llegado a la conclusión de que hay aspectos racionales más importantes que analizar antes de decidir dar ese paso que los mismos emocionales:

La estabilidad laboral, los ingresos de ambos, cuál será el arreglo de los bienes, adónde vivirán, si comprarán o alquilarán casa, cómo pagarán los muebles y esas cosas, si están en la capacidad de pagar las facturas y una larga lista de etcéteras.

Probablemente soy de los raros especímenes que piensan así ya que, cada vez que voy a una boda, la atención parece estar puesta en otros menesteres: los novios o sus papás se van casi siempre de bolsa con la organización de la fiesta. Flores, globos, centros de mesa, música, comida, recuerdos, el vestido, el fotógrafo, los vestidos de las damas de honor, todo un espectáculo para las 100 ó 200 personas que asisten al magno evento y más de alguno ni siquiera conoce a los novios. Bah, que celebrar el amor es lindo. Lo que no es lindo es echar la casa por la ventana y después no tener con qué mantener una casa. 

Entonces, ¿habrá una edad idónea para casarse? No. Supongo que es cuestión de sentirse listo, pero sobre todo, de estarlo. En todos los sentidos. Hasta en el financiero.

¿Usted qué piensa? ¿Cuál es la edad propicia para echarse la soga al cuello?

You Might Also Like

5 comentarios

  1. Pienso que sino te casás a los 28, por decencia, te salgás de la casa de tus padres.
    Para mí, esa es la edad idónea. Te has graduado, has trabajado y ya no tocas aguado. Pienso.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hay dos cosas a las que les tengo panico:
    1. a casarse
    2. tener hijos

    iggg O.o pues sí, es que es como ¡PLOP! >.< jajaj
    pero es que no entiendo porque la gente le hagarra el desepere por casarse y etc!!
    osea, al igual que tú no estoy en contra del matrimonio, pero a mis 23 añitos eso es de terror para mí!!!

    Veo una posibilidad en un futuro muy, muy, muy lejano!! y no es algo que me quite el sueño si al final me caso o no, YO he decidido ser feliz con o sin alguién a la par!!

    Pero antes de lo 26 ¡Por favor alejad el matrimonio de mí porque me da alergía!!

    ResponderEliminar
  3. Rafael, mi opinión va por el mismo lado. Creo que, si no se puede ir a hacer su propio nido por otro lado, por lo menos hay que colaborar má$ en a casa.

    Dafne, creo que eso de casarse por el "desespere" es la causa número uno de muchos divorcios.

    ResponderEliminar
  4. Creo que la edad propicia no existe.

    Cuando yo tenia su edad, es decir, 22, 23 años opiniba lo mismo que ustedes.

    Graduada con 21 años de la UES con mi carton de lic bajo el brazo (producto de las maravillosas reformas educativas que te quitaban un año de bachillerato) me dedique a estudiar, trabajar, viajar, salir y lo que menos pensaba era en tener hijos y un hogar estable en esos momentos.

    Pero, a pesar de no querer eso en ese momento, siempre tuve bien claro que, si me decidia a compartir mi vida con alguien, lo haria cuando encontrara a la persona con quien me sintiera comoda y feliz no importando si lo encontraba a las 25 o los 75 años.

    Y, eso fue un pleito eterno con mi madre, estancada en los años 30, que queria ver a sus hijas casadas "antes de morir".

    Por 6 años me dedique a vivir, me independice, viaje, trabaje y me di gusto viviendo mi vida, finalmente conoci al que ahora es mi esposo cuando tenia 26 años.

    Un año despues me case y no lo hice porque sintiera que me estaba dejando el tren ni nada por el estilo, simplemente encontre la persona indicada para mi, con la cual compartimos gustos, intereses, etc, eso nos llevo a tomar la decision de compartir nuestras vidas.

    Y, aunque fisicamente somos tan diferentes, nunca (y aun lo seguimos haciendo) dejamos que otros metieran su cuchara en nuestro futuro y nuestra felicidad, no prestando atencion a habladurias ni a que la gente nos vea raro en la calle por tener un matrimonio interracial.

    Yo creo que el matrimonio es una loteria y no sabes lo que te va a tocar, pero no todos los hombres son unos malditos desgraciados (todavia hay un buen par pululando por ahi solo es de saber buscarlos bien).

    Sin embargo, para tener un matrimonio exitoso se tiene que tener madurez y saber escoger bien, no importa si esa busqueda da resultados positivos a los 25, 35, 45, 55, 65, 75 o incluso hasta los 85 años, o si nunca da resultado, eso te dara mas posibilidades de que en el juego del amor te vaya un poquito mejor.

    El error que comete mucha gente es casarse por compañia, porque ya la esta dejando el tren, etc, y no cuando realmente estes lista para hacerlo sin importar la edad que tengas, por eso me encanta la cancion de Arjona Tarde (sin daños a terceros) porque representa como nos dejamos envolver por los convencionalismos sociales y tomamos decisiones apresuradas que nos marcan de por vida.

    ResponderEliminar
  5. Hola! La verdad es que todo en la vida es cuestión de "timing" (a falta de mejor palabra). Todo llega en el momento preciso y de la forma en que debe ser, aunque no sea exactamente como uno se la imagina o como la gente dice que "tiene que" ser. Saludos.

    ResponderEliminar