Yo y mi pánico al conflicto

viernes, abril 29, 2011

Siempre me ha dado la impresión de que le huyo al conflicto. No sé si es porque tiendo a reaccionar torpemente a los dimes y diretes en un intento por tratar de seleccionar las mejores palabras, porque me da miedo convertirme en la versión femenina de Hulk a la hora de defenderme en un caso extremo o porque simplemente no le hallo sentido a ponerme a discutir sobre algunos temas o con ciertas personas. 

Esto hace que muchas veces deje pasar cosas que a cualquier otro le parecerían graves afrentas, o que, si el conflicto fue inevitable, después ande disculpándome hasta por cosas que no he hecho o dicho, con tal de seguir adelante y pasar la página. 

Esa soy yo, hay gente que hace todo lo contrario, y más que evitar los conflictos, los buscan. Se toman todo a pecho o lo convierten en algo personal. Algunos tendrán sus motivos, pueda que estén defendiendo sus creencias, valores y principios, y es válido, tal vez lo inapropiado es la manera de hacerlo, sobre todo si recurren a vociferar y desestiman las perspectivas ajenas. Pero otros pareciera que lo hacen por hobby, por puro vacil. 

¿El que se enoja pierde? ¿O gana? Comente y conversemos

You Might Also Like

8 comentarios

  1. A veces es bueno evitar el conflicto y la confrontación, pero también muchas veces es bueno poner un hasta aquí.

    No pierde quien se enoja, ni quien no se enoja, pierde aquel que no sabe poner límites...

    “La ira ofusca la mente, pero hace transparente el corazón. No siempre yerra el que se irrita; el vil nunca monta en cólera. ”
    Niccolo Tommaseo

    ResponderEliminar
  2. "hasta el necio es contado como sabio cuando calla" dicen por ahí y de eso me escudo muchas veces a la hora de evitar pelea, porque como tu bein dices o me convierto en la versión de hulk o me hago bolas, asi que mejor evito...eso sí! hay que saber poner límites como dice Genius

    ResponderEliminar
  3. El que se enoja definitivamente pierde...en el sentido que debemos a aprender a no explotar y mucho a menos a implotar que es todavia peor, el verdadero reto está en aprender a decir las cosas con acertividad en el momento, a la persona, de la forma correcta y creo que así viviremos más tranquilos.
    Saludos rachie

    ResponderEliminar
  4. Creo que es cuestión de saber elegir tus batallas y hablar cuando sea realmente necesario para evitar que el otro siga usándote de alfombra, por ejemplo.

    Cuesta, pero lo importante es mantener el temple.

    ResponderEliminar
  5. Creo q todos tenemos derecho a enojarnos.. pero depende de cada quien tomarlo... creo q me identifico al decir que tiendo a dejar pasar las cosas, primero porque se q no vale la pena desgastarse por cuestiones q posiblemente sea problemas de otros, o sea producto de la misma paranoia de la persona, aunq debo admitir q qedo muchas veces como la q "se deja" por no salir de forma violenta a decir palabras fuertes para "defenderme", pero tmb es cuestion de madurez de saber a ke darle importancia y a que no..

    Aprovecho, a decir q me encanta tu blog, tu forma de escribir me resulta bastante entretenida.. Saludos linda :)

    ResponderEliminar
  6. Genius, tiene toda la razón: hay que saber poner límites.

    Dafne, me gusta ese dicho. De plano conozco muchos necios que deberían aprender a callarse!

    K, ¡decime a mí de las implosiones! Desde hoy voy a tratar de mejorar mi asertividad, tal vez mejora mi calidad de vida.

    Malu, en ocasiones hay que recordar que se cazan más moscas con miel, sobre todo en las batallas campales que se libran en el mundo laboral, y también destilar un poquito de hiel si el otro no capta que se está pasando de la raya.

    La Gurey, exacto, cada quien decide cómo reacciona. A veces es mejor parecer que uno es "dejado", el otro ni siquiera se da cuenta de que lo hacemos intencionalmente para dar por terminado algo por lo que, como tú dices, no vale la pena desgastarse. Gracias por el piropo :)

    ResponderEliminar
  7. Lo dificil, en personas como yo, es discernir entre cuando debe enfrentarse un problema y cuando mejor ceder.
    Si tenés la fórmula, compartila.

    ResponderEliminar
  8. No tengo la fórmula, pero la receta que mejor me ha servido a la fecha es aprender a elegir mis batallas... si de nada sirve entrar al ataque y contraataque, mejor ni me meto. Saludos Sum :)

    ResponderEliminar