De compartirse y sincerarse

martes, junio 14, 2011

Hace meses un lector habitual de este espacio me dio las gracias por "compartirme". En un principio, la expresión me causó risa, pero después me quedé pensando en el significado de compartirse.

Siempre he dicho, y lo sostengo a la fecha, que este es un blog impersonal. Aquí nunca va a hallar fotos en las que salga posando en mi mejor ángulo y después le ponga efectos en Photoshop (no mienta, seguro ha visto blogs así). Tampoco veo la necesidad de publicar mi nombre completo o tenerlo de dominio. Ni de andarle dando un resumen completo de cada cosa que hago o dejo de hacer, los lugares adonde voy o con quien estoy. 

Entonces, ¿qué comparto? Solo lo que pienso y lo que siento. ¿Contará eso como compartirse? ¿Eso es abrirse? ¿Sabe usted algo de mí si le digo que me gustan los zapatos o que le tengo pánico al conflicto? ¿Eso cuenta como conocer a alguien? Si usted y yo nos juntáramos algún día, ¿sentiría que me conoce? Cuando no sabe cómo me llamo, cómo me veo, adónde trabajo, qué hago, etc.

Si escribir es compartirse, esto de compartirse es complicado, estableciendo las barreras entre qué es de dominio público y qué es privado. Hay temas sobre los que he dejado de escribir porque me da un no-sé-qué que alguien lo lea, a pesar de que me gustaría compartirlo con alguien. A veces me extralimito, me empujo a publicar algunas de esas entradas, y para compensar la sobre exposición que siento no permito los comentarios. Es una concesión que hago conmigo misma en ese proceso de negociación de compartirse y sincerarse.

Pero, ¿puede abrirse uno por completo dentro o fuera de la pantalla, con conocidos o desconocidos? ¿Puede compartirse uno con alguien a tal grado que le conozca vida, obra y milagro? ¿O será que en lugar de compartirnos por completo nos repartimos en pedacitos? ¿O que siempre habrán cosas que uno guarde para sí mismo?

Comente y conversemos.  

You Might Also Like

4 comentarios

  1. Nos compartimos por pedacitos, tal y como dice, y eso de una manera u otra nos da ese sentido de decir "a ud. ya la conozco", aunque jamás la haya visto cara a cara.
    Siempre hay cosas que es mejor guardarlas para uno mismo, porque si no, ¿qué sentido tendrá el "desvirtualizar" a las personas si uno ya conoce todo sobre ellas?
    Además, claro, hay cosas que son demasiado personales como para compartirlas en nuestros blogs, por muy personales que los blogs sean.
    Siempre un gusto leerla, Raquel. :D

    ResponderEliminar
  2. Algunas veces muchas cosas solo las ve quien repara en los detalles, y puede ser difícil llegar a conocer a alguien de esta manera, pero no es imposible, de hecho tomaré de ejemplo su blog usted ha hablado de cosas que le gustan, series de tv, música, actividades, gustos. Ha compartido cosas delicadas, familiares, personales, ha compartido dudas, impresiones, ideas, sentimientos y están registradas acá y lo importante de estas palabras no es la imagen física que uno se pueda hacer de la persona, sino antes, la esencia que uno percibe de la persona.

    Todos somos percepciones y aunque uno conozca a alguien físicamente, le haya visto y haya convivido de manera continua con esa persona no significa que le conozca, todo es relativo.

    Y mi opinión es que pueda que no le conozca en persona, pueda que no sepa un montón de cosas más sobre usted, pero lo que sé, lo que me ha permitido conocer, me ha llevado a pensar que le conozco, no poco, ni mucho, sino lo necesario para estar alegre de haberle encontrado.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo de puro blog ya sentía que te conocía de años. Claro, ahora que tenemos otros medios pues te conozco más.

    A veces yo me pregunto lo mismo, no pongo fotos, pero cuento quizá demasiado de mí, aunque no se encuentre mi nombre ni que hago en el blog.

    A veces quisiera comentarte en esas entradas sin comentarios, pero entiendo que también dejarlas abiertas corre el riesgo de comentarios de esos ofensivos o mal intencionados que abundan y son entradas demasiado sensibles para eso.

    Yo creería que en cada sitio donde andamos dejamos un pedacito de nosotros y quien nos conoce en todos lados, arma un "yo" de nosotros más completo.

    ResponderEliminar
  4. Tiene razón Wu, hay cosas que son solo para uno y la consciencia, a la vez que hay otras que es mejor compartirlas en la vida real.

    Genius, es cierto, hay gente a la que uno nunca llega a conocer aunque la tenga a la par todos los días, pero a veces también es porque no nos damos a la tarea de descubrirlos, especialmente en los detalles como usted bien señala.

    Clau, sí, pueda que al compartimentarnos en pedacitos depositados en diferentes espacios propiciemos que los demás armen el rompecabezas por sí mismos.

    ResponderEliminar