Hormigueo humano

martes, agosto 23, 2011

Una no termina de dimensionar el significado de la expresión hustle and bustle hasta que se baja del tren en Penn Station. Toda la calma se rompe al abrirse las puertas y solo ves cómo salen disparados los demás pasajeros. ¿Adónde irán? ¿Por qué van tan rápido? Más que hormigueo humano, pareciera que los humanos tienen hormigas allá por donde no les pega el sol... de las rojas ¡y bravas! 

Todos caminan con prisa en esta ciudad de topos. No hemos salido ni siquiera de Penn Station cuando la gente ya se mueve como si fueran puntos de colores en un juego de PacMan. Nosotras caminamos lento, pero con prisa. Lento porque es miércoles 27 de julio, el primer día que venimos a la ciudad. Queremos ir al American Museum of Natural History (AMNH), pero no estamos seguras de cuál es el metro que debemos tomar. Tanto que planeé y a la hora de las horas no me acuerdo.

La multitud no coopera. Aquí todo el mundo anda estresado, ¿sabes? Todos deslizan su Metrocard y cuando la luz se pone en verde es como si escucharan el disparo de salida de la mismísima maratón de Nueva York. Días después presenciaríamos cómo un hombre perseguía a otro por las escaleras eléctricas porque lo empujó de la prisa que llevaba, mientras le grita profanidades. Es que acá las escaleras eléctricas también se suben o bajan corriendo y a una le toca hacerse a su derecha, no vaya a ser que te pasen llevando.

Damos con la plataforma del tren, deslizamos la Metrocard y nos disponemos a esperar el subway junto con otras 20 ó 30 personas quizá... nada fuera de lo común para ser la primera vez que nos subimos al metro.  Calle 81, hay que bajarse y aquí nos separamos los turistas de los locales. Es difícil de determinar, pero a simple vista los museos los llenamos los turistas, aún aquellos que vienen de otros estados. El AMNH no es la excepción.

Subimos al nivel de la calle y por primera vez vemos la ciudad, esa masa verde que conforma Central Park, el cielo azul, los taxis amarillos y de nuevo los puntos de colores del juego humano de PacMan. Al fin respiramos aire puro smog y no el vapor subterráneo. La fachada del museo que da a Central Park West la están restaurando, pero no le resta al imponente edificio.

Si el gentío de Penn Station te pareció una multitud, espera a que entres por la rotonda dedicada a Teodoro Roosevelt. Un enorme fósil te dará la bienvenida, junto con las largas filas para comprar las entradas. Y así hallarás multitud tras multitud queriéndose tomar fotos con los elefantes (WTF?), con los dinosaurios o haciendo fila para el show del planetario (uno de nuestros favoritos). Al final te dará la impresión de que todos toman miles de fotos pero nadie parece ver nada.



Habrá a quienes ni siquiera les llame la atención, pero seas un gran aficionado de la ciencia y la historia natural o no -yo soy de las últimas-, la visita vale la pena una vez en NYC.

Lo que debes esperar del AMNH son exhibiciones de las culturas del mundo ("La gente de México y Centroamérica" apenas tiene una o dos vasijas presuntamente de El Salvador), animales disecados (sobre todo mamíferos de África, pero también hay pájaros) y, por supuesto, los dinosaurios que ocupan la mayoría del cuarto piso. 

Estos para mí fueron de lo más curioso, ir leyendo las viñetas de cómo habían encontrado los fósiles, hombres que dedicaron su vida y fortuna a explorar el mundo, de cómo se dieron cuenta de que habían armado mal al tiranosaurio rex... ¡Hasta aprendí que los pájaros y los dinosaurios están emparentados! Y claro, es donde más gente encontrarás, lo que es una lástima porque las exhibiciones de culturas también son muy interesantes (si bien me puse a pensar cuántos de esos objetos habrían sido saqueados de su país de origen para pasar a coleccionistas privados y luego al museo).

¿Te había dicho que son cuatro pisos de exhibiciones? Tal vez debas dedicar al menos tres horas para recorrer todo el museo, aunque llegará un momento en que quieras salir corriendo de lo abarrotado que está -especialmente de niños-. Entonces te sugiero que te atravieses la calle y te internes en Central Park. 

You Might Also Like

0 comentarios