Sobre el dichoso Black Friday

viernes, noviembre 25, 2011

Por años, el cuarto viernes de noviembre ha sido "negro" en Estados Unidos. Negro para cualquier cosa menos para el consumo, digo.

Una parte de mí no entiende por qué tantas personas se sorprenden de que, como los mismos productos que se venden en oferta este día, algunos comercios hayan importado al país el dichoso "black Friday". Al final de cuentas no es un día festivo, a diferencia del mentado Thanksgiving.

Lejos de repetir lo que seguramente muchos ya han apuntado acerca de la transculturización y alienación, me limitaré a decir: ¿Acaso no se ha fijado que la mayoría de festividades son ya solo una excusa para el consumo?

Día de la madre, padre, la amistad, el maestro, navidad… día de lo quiera, siempre "tenemos que" comprar un regalo, enviar una tarjeta, salir a comer o lo que sea.

Antes de andar señalando a los "agringados", "alienados", "igualados" y más, mejor reflexionemos sobre el consumismo exacerbado que lleva a personas a hacer fila afuera de un almacén para aprovechar las ofertas en algo tan innecesario como un televisor 3D, por ejemplo.

En verdad este es el país de las contradicciones.

¿Tú qué piensas?

You Might Also Like

0 comentarios