Ni chucho que me ladre

lunes, febrero 20, 2012

Hay días en los que me entra la gana por tener un perrito. Pero uno chiquitito, que no crezca mucho. En mi casa hay una normativa anti-mascotas, a pesar de la cual alguna vez tuvimos un gato llamado Foncho, un perico llamado Paquita (nos tomó años caer en la cuenta de que no era "ella", sino "él") y un perico de repuesto que creó se llamó Quico, además de los típicos pollitos, gallinas Cocó y gallo. Todos ellos fueron: a) regalados, b) huyeron, c) enterrados en el patio, y d) terminaron en sopa. 

Mi mamá siempre nos ha advertido que quien desee tener una mascota, deberá responsabilizarse por limpiarla, bañarla, darle de comer, etc. Lastimosamente mi casa es prácticamente un dormitorio para el 75% de sus habitantes. Por tanto, comprar un perro es inaceptable. ¿Por qué darle una mala vida al pobre perrito? 

Verá, lo que realmente me llama la atención de comprar un perrito es tener alguien que mueva la cola cuando yo llegue, se emocione y quiera mimos, echarse a ver televisión conmigo, salir a jugar los fines de semana o qué sé yo, cualquier otra cosa que aparezca en los anuncios de Pedigree, Eukanuba o similares (*).

Pero a cambio, mi perro platónico tendría una vida de perro, en la que pasaría solo la mayor parte del tiempo, probablemente sucio, con hambre, aburrido o hasta deprimido. Sin imaginar que un día, en su intento por escapar de la casa al mundo real, podría terminar destripado en la calle, como tantos difuntos con los que me cruzo en el camino. 

He llegado a pensar que, si algún día me caso y/o tengo hijos, puedo pretender que no me gustan los perros y condicionar a mi esposo y/o hijos a que si ellos quieren una mascota tiene que ser pequeña y ellos tienen que "responsabilizarse por limpiarla, bañarla, darle de comer, etc." (**). De esa forma, solo tendré que dedicarme a vivir mi anuncio de Pedigree con el perrito en cuestión.

Para mientras, me conformo con el perro de los nuevos vecinos de enfrente. No sé cómo se llama (yo lo llamo Maruchán, porque tiene cara de Maruchán, así como algunos tienen de Fido o Firulais). Ni siquiera estoy segura de qué raza es, porque no lo puedo ver bien detrás de los barrotes del portón y mis conocimientos caninos son limitados. Lo que sé es que me gusta que me llegue a saludar cuando salgo de o llego a mi casa. Es como tener chucho que me ladre.

Maruchán se ve algo así, pero hasta donde alcanzo a ver, no es tan peludo del cuerpo. Es probable que ese sea el look que le dan en el salón.

(*) Para vivir ese idilio las opciones son un perro o casarme, y veo más factible lo del perro.
(**) Los perros grandes me dan miedo, pero pues, esos son otros 5 pesos.


You Might Also Like

6 comentarios

  1. Chera, si algun día llega ese momento, considerá adoptar y no comprar; es un gasto innecesario (y a veces dañino para las partes involucradas -menos quien vende-, "asegún" donde lo comprés). Raza e incluso edad aparte, cualquier perro hace cosas dignas de un anuncio de Pedigree y mucho más. Tener un chucho es lo mejor, pero ciertamente, es un ser vivo dependiente de vos y por tanto una enorme responsabilidad...buena idea la de condicionar a la familia, jaja. Saludos al Maruchán.

    ResponderEliminar
  2. Te voy a contar el caso de mi hogar: un día la tarada de mi hermana sin preguntar a nadie mandó a traer un perro, de eso hacen ya 6 años, todos queremos al animal, pero fijate: yo lo saco a pasear (para que haga sus necesidades), mi mamá le hace la comida, mi papá lo baña cada domingo... ¿y mi hermana? nada, que hecha leña es mi hermana no crees

    Saludos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Considero, en todo caso, que tu hermana debería considerar qué es lo mejor para su mascota y revaluar si ella es capaz de proveer los cuidados que necesita.

      Eliminar
  3. Y un Gato??? siempre son cariñosos, y pues... de hambre (si olvidadejarle) no se mueren, no tiene que bañarlos (aunque he conocido gente que no entiendo porque los bañan), y son igual de cariñosos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo. Ya hemos tenido gatos aunque sea por breves períodos de tiempo y no se ven tan juguetones como los perros. Gracias por la sugerencia!

      Eliminar