En un mundo ideal

jueves, junio 14, 2012

En un mundo ideal, los zancudos no existen. El calor no nos hace sudar. El sudor no es pegajoso. Las camas vienen con colchones a los que se les regula la temperatura. Las almohadas también. O dormimos flotando en una piscina y amanecemos con dedos de pasita.

En un mundo ideal, llueve pero no nos afligimos por mojarnos al salir a la calle. Las sombrillas no se pierden. Solo llueve mientras dormimos. Dormimos 12 horas al día y trabajamos solo 6. El resto lo dedicamos a hacer lo que nos gusta.

En un mundo ideal, no hay tráfico. Nos teletransportamos. Nunca llegamos tarde. No existe eso de llegar tarde, simplemente se llega. Y se va. Y nadie se fija. Y nadie se queja. La permanencia es voluntaria.

En un mundo ideal.

You Might Also Like

2 comentarios

  1. En un mundo ideal sin duda yo también estaría leyéndole y aplaundiendo esta maravillosa entrada.

    ResponderEliminar