Que alguien me devuelva mi tiempo

martes, agosto 21, 2012

"Las vacaciones no deberían existir, solo sirven para hacernos creer que nuestro tiempo en verdad nos pertenece" ~ @FlorsyPower (5 de ago, 2012 16:42)
Entiendo todo el concepto de que prestamos nuestros servicios para obtener a cambio, entre otras cosas, una compensación monetaria, pero a veces más bien parece un trueque de tu vida por un puñado de espejitos de colores.
Suponga usted que trabaja para ahorrar para irse de viaje a X destino. Suponga que entre más trabaje, más ganará y por ende, tiene más efectivo disponible para ahorrarlo. Pero entre más trabaje, menos oportunidad tendrá de irse de vacaciones. En el mejor de los escenarios, suponga que ya trabajó un año completo y entonces al fin tiene derecho a unos bien merecidos… 15 días de vacación. Dio 2,000 horas de su vida para ser dueño de 360.
Bajo esa perspectiva, tiene razón @FlorsyPower: las vacaciones no deberían existir. ¿O será al revés?
Hay países donde los negocios se cierran para hacer la siesta y otros donde no se hace ni la digestión después de almuerzo. Mientras unos se van de vacaciones porque hace demasiado frío o demasiado calor, otros trabajan llueve, truene o relampaguee. Se trabaja para vivir pero se vive mal, o se vive poco o no se vive en lo absoluto. Y si vive, lo cierto es que nunca se vive lo suficiente. No se es dueño ni del propio tiempo, dinero ni de la propia vida. No del todo, al menos.
Il dolce far niente y la joie de vivre son conceptos románticos en tiempos modernos en que no cuesta imaginarse a Charlot en la línea de ensamblaje casi un siglo después.
Cada vez que veo películas de época me pregunto cómo llenaban su tiempo los personajes. Basta con ver casi cualquier adaptación de una novela de Austen: sí, se trabajaba en las labores del hogar (si se necesitaba pues, no si eras Emma Woodhouse o Anne Elliot), pero también se leía, se pintaba, se salía a dar extenuantes caminatas bajo la lluvia lamentándose que Willoughby fuera un embustero. Si Marianne hubiera sido empleada de seguro ni siquiera hubiera tenido tiempo para llorar ¡y conmiserarse tanto! En fin, se vivía (algo aburrido para nuestros estándares quizá).
Uno no debería tener menos de 30 y estar guardando cosas "para cuando se jubile".





You Might Also Like

1 comentarios

  1. En una ocasión le leí a un bloguero que solía comentar aquí "Quien dijo que la vida era justa?" Cuánta razón tenía!

    ResponderEliminar