De cantar en público y las nuevas experiencias

En mi último cumpleaños, mis amigas me llevaron a un karaoke. Fue una gran noche. Había cantado antes en un karaoke, pero de esa forma bayunquita en que te quedás sentada en la mesa y nadie realmente te ve. Aquí no. Fue una experiencia nueva, diferente. Te parás frente a todo el mundo, con o sin el apoyo moral de unos cuantos ml. de alcohol, y perdés la pena. Para cuando cerramos nuestra velada, ya estábamos cantando "Highway to hell" de AC/DC.

El viernes pasado regresamos al mismo lugar y la experiencia no fue tan buena. No nos ponían las canciones y cuando al fin pusieron una, no era la que habíamos pedido. Fiasco total. Lo único rescatable de la noche fue el cierre con "Living on a prayer" de Bon Jovi.



Supongo que volver a un karaoke es como regresar al mismo lugar de tus vacaciones, darte cuenta de que es diferente a como lo recordabas y decepcionarte. ¿Pero acaso no son todas las experiencias así? Variables e impredecibles.

Y si nada es igual a la segunda o tercera vez, ¿no nos debería motivar eso a seguir intentando? Si a la primera nos fue mal, tal vez las subsiguientes experiencias sean mejores. Y si nos fue bien, ¿por qué no nos podría ir aún mejor?

A la tercera podría terminar cantando "Don't stop believing" de Journey.

Comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de Pablo Alborán para cada necesidad

Que todos los niños estén muy atentos

Esas películas de navidad de Hallmark