Christina Aguilera está gorda, ¡y qué pues?

domingo, noviembre 04, 2012


Christina Aguilera está gorda. Gorda, gordísima. Gran noticia. De Adele nadie dice nada porque pasó de gorda a menos gorda, pero a la Aguilera nadie la perdona porque cometió una ofensa capital: pasó de flaca a gorda.

Escuchaba en la radio una noche de regreso a mi casa que hace años a Christina la habían citado a una reunión con ejecutivos de su disquera. El punto principal de la agenda: que estaba engordando y su gordura podía afectar los empleos de muchas personas. ¿Qué hizo ella? Rebajó.

Ahora que sí califica como gorda, Christina les dijo "Están trabajando con una chica gorda, sépanlo y supérenlo", en un acto que quedará como leyenda urbana y seguro veremos en algún programa especial de VH1 en el futuro.

Nunca he sido gran fan de la Aguilera, aunque recuerdo que mi hermana tuvo el primer CD. Me parece que está bien que pusiera en su puesto a esos hombres: canta con su voz, no con sus tuches. Pero no me parece que tenga que salir del clóset de su gordura. ¿Por qué tiene que gritar a los cuatro vientos que se siente cómoda con sus libras de más? Al mundo no le debería importar si aumenta una onza o una tonelada. Es su cuerpo.

Siendo mi propia protagonista de "Estoy gorda, ¡y qué pues?" -con varias temporadas, de hecho-, sé lo molesto que puede ser que alguien te pregunte "¿Verdad que has subido de peso? Yo te veo más gordita". No grandísimo idiota, tus lentes han aumentado de prescripción. ¿Cuál es la gana de sacarte la confesión? El peso de alguien no debería ser conversación de nadie, a menos que sea tu médico de cabecera. Por supuesto que casi todas queremos perder peso, por salud, vanidad o una combinación de ambas, pero el hecho de que seamos gordas no nos debería hacer el centro de las bromas y comentarios de mal gusto.

En lo personal espero que no rebaje. Yo ni siquiera la veo tan gorda. Lo que más espero de ella es que se convierta en un símbolo de belleza, que se crea aquello de "Beautiful". No hablo de que llegue a obesidad mórbida III, pero si no quiere someterse a dietas y ejercicio, que no lo haga. Puede convertirse en un ejemplo de cómo vestir un cuerpo plus size (bueno, para eso tiene que aprender primero) o crear su propia línea de ropa con tallas arriba de la 12. 

Lo que me podría decepcionar de Christina Aguilera es que salga del clóset de su gordura y después se agarre de sus love handles para conseguir un contrato publicitario con Jenny Craig, Weight Watchers u otros, como han hecho otras gorditas del pasado. Ese programa ya lo he visto demasiadas veces.

You Might Also Like

3 comentarios

  1. Cada vez que leo que la "plus size" es de 12 para arriba me da un poco de tristeza. Yo fui 10 hasta los 15 años, de allí en adelante he fluctuado entre la 12 y la 16, y no me siento gorda, me siento linda. Es difícil, sin embargo, mantener tu autoestima alta en un mundo que glorifica los huesos y la anorexia. Gracias por tu linda entrada, Raquel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es difícil, es tan difícil Mariana. Creo que ya lo he escrito antes, pero lo peor es que nos digan que hay que aceptarnos a nosotros mismos cuando otros son los que tienen más problema aceptándonos como somos. Gracias por no rendirse ante los captchas.

      Eliminar
  2. Mira Raquel, esto es menos trivial de lo que te imaginas, y te explico el por que:

    Si te vas a examinar como es el mundo del entretenimiento estadounidense vas a notar patrones y cosas muy comunes entre sus principales figuras, te hablo de cosas como: Kurt Cobain, Jim Morrison, Janis Joplin y en últimas fechas Amy Winehouse murieron todos a los 27 años de edad.

    otro: la inmortal leyenda de Hollywood Marilyn Monroe murió por una sobredosis de medicamentos, tiempos después hubo una mujer (también rubia) que la admiraba y quería ser como ella, te hablo de la conejita de PLAYBOY Anna Nicole Smith, y ella también murió por culpa de una dosis mortal de medicamentos.

    En su peor momento el rey de Rock Elvis Presley llegó a engordar terriblemente, y ahora resulta que otras celebridades del pop como Britney Spears y Christina Aguilera también engordan en determinado momento de sus carreras.

    ¿todo esto es coincidencia? no lo creo...

    Saludos.-

    post-data: perdón por hacerte un comentario tan kilométrico pero he investigado mucho sobre este tema, y créeme en ese mundo hay algo muy perverso.

    ResponderEliminar