Online

Hay una app para eso

sábado, marzo 26, 2016


Soy usuaria de Android desde hace más de dos años. Sí, tomo algunas selfis pero en la mayoría sale Lucas. Sí, tomo fotos de lo que como y las publico en Instagram. Sí, uso mi teléfono en el mismo patrón que muchos hoy en día: menos para hablar, más para chatear, más para redes sociales.

Pero de un tiempo acá he caído en cuenta que lo que más aprecio de las posibilidades que ofrece un teléfono inteligente no son las que publicitan las grandes compañías telefónicas.

Yo uso aplicaciones catalogadas comúnmente como de productividad. Varias. Todos los días. ¿Cómo puedo saber exactamente cuánto gasté la semana pasada? Toshl. Ahí registro hasta el último centavo y puedo tener acceso a reportes y gráficos de mis finanzas personales. Porque quién no necesita eso.

Si necesito saber qué voy a hacer esta semana sólo veo Google Calendar. OK, puede que a este esté acostumbrada por el trabajo. Y no, no soy una esclava de los invites. Sólo es bueno tener recordatorios de las cosas. A mi edad, digo. No sé si a ustedes también se les olvidan las cosas entre las docenas de datos que procesan en el día.

¿Más recordatorios? Google Keep. Es lo máximo. Lo. Máximo. Puedo hacer notas, listas, agregar imágenes, incluso notas de voz. También las puedo compartir con otros usuarios. OK, no tengo con quién compartirlas pero ese no es el punto. Keep es como un Wunderlist mejorado y vinculado directamente con mi cuenta de Google.

¿Quiero llevar un conteo de las calorías que ingiero? Noom Coach. Es práctico y cumple su propósito. ¿Quiero planear un viaje? Visit a city. En esas estoy. ¿Quiero crearme un nuevo hábito? HabitBull es el indicado. Dicha app te permite llevar un registro de cinco hábitos que quieres formarte a la vez, bajo la premisa de Jerry Seinfeld de que no hay que romper la cadena de días exitosos y después de un tiempo harás las cosas sin pensarlo. Doy fe de que funciona.

Tampoco todas las apps funcionan. Yo intenté que en mi familia usáramos una app para llevar el control de la lista del supermercado. No falló la app. Falló que tenemos diferentes tipos de personalidades y hábitos. Hay otras apps que complican las cosas en lugar de simplificarlas. Y claro, las apps no hacen las cosas por uno -nadie pierde peso en sí por apuntar lo que come-, pero te facilitan las cosas y te dan visibilidad de qué estás haciendo bien o mal.

Si ya somos adictos a los smartphones, por lo menos saquémosle al teléfono el mayor provecho posible y usémoslo para algo más productivo.

Adultez

Un lugar para que tu vida pase

sábado, marzo 26, 2016

Hay un anuncio publicitario para una app en Estados Unidos que se llama Zillow. Por algún motivo, de vez en cuando me saca lágrimas. Al final del anuncio, una voz en off dice "You're not just looking for a house. You’re looking for a place for your life to happen" (No estás buscando solo una casa. Estás buscando un lugar donde tu vida pase). Creo que resume mi sueño por tener una casa.


Buscar casa en El Salvador es, a falta de una mejor manera de decirlo, desanimante. Aunque no estoy activamente en la búsqueda, los días en que me atrevo a buscar en internet o en los clasificados termino sintiendo que nunca voy a ahorrar ni ganar lo suficiente para comprar una casa nueva o que las casas viejas están sobrevaloradas, en los lugares equivocados o necesitan remodelaciones.

¿Adónde se supone que vivamos las mujeres solteras que no queremos alquilar, sino ser propietarias? Y que claro, no ganamos lo suficiente para cubrir nosotras solas los "ingresos familiares" que la mayoría de las constructoras y bancos piden. Alguien me hacía la broma de que la gente busca casarse porque es la manera más práctica de hacer un ingreso con el que te alcance para vivir. A veces pareciera que es cierto.

¿Adónde están las opciones? Los proyectos de construcción pareciera que se van a los extremos. Hacen grandes torres de apartamentos de hasta $200K y cajitas de fósforo para las que hay que pasar una eternidad en el tráfico en horas pico. Puede ser sólo mi opinión, pero las constructoras están dejando pasar una oportunidad con nuestro segmento del mercado. Despierten: la gente cada vez se está casando más tarde o no se están casando.

Para mientras, lo que queda es ahorrar y esperar que aparezca la oportunidad correcta para invertir en el lugar donde mi vida pase, aunque el tiempo siga pasando y los precios subiendo.

En la TV

Jimmy Fallon: El rey indiscutible del late night

sábado, marzo 26, 2016

La televisión está cambiando a tal grado que ya no la consumimos en un televisor. Sin embargo, cada vez se convierte más en parte de la cultura popular, en la forma de GIF y memes, o videos que se hacen virales en YouTube. Pasa de lo que compartió un conocido en Facebook a lo que comentaste con los de la oficina la mañana siguiente.

Un claro ejemplo es Jimmy Fallon, el rey indiscutible de los late night shows.


NBC ni siquiera está entre los canales de mi paquete de cable, pero tengo todo lo que necesito del Tonight Show siguiéndolo en Facebook o directo de su canal de YouTube, cuando quiera. Incluso me puedo saltar las partes aburridas.

Si me lo preguntan, el éxito de The Tonight Show with Jimmy Fallon radica en los segmentos que produce regularmente, como los Lipsync battles, Hashtags, Thank you notes y otros en que hace participar a sus invitados. Siempre hay algo nuevo dentro de un formato que ya conoces y que te permite saber qué esperar.

He visto clips de otros programas similares, como Jimmy Kimmel y James Corden, pero Fallon está en otro nivel de entretenimiento. El nivel que te da a Paul Rudd haciendo el mejor lipsync de una canción de Queen de todos los tiempos:


Mente femenina

Diferentes tipos de mujeres

sábado, marzo 26, 2016

Hay una cita de la diseñadora de modas Diane von Furstenberg que dice algo así como "No siempre supe qué quería hacer, pero sabía el tipo de mujer que quería ser". Yo tampoco sé qué quiero hacer y la idea de quién quiero ser es vaga, pero la frase me habla.

Hay diferentes tipos de mujeres y estoy segura de que el mundo sería mejor para las mujeres si entre nosotras mismas nos dejáramos ser como somos y dejáramos de criticar a las otras.

Si las que no se arreglan dejaran de criticar a las que sí. Si las que se maquillan dejaran de criticar a las que no. Si las que tienen hijos dejaran de ver de menos a las que no los quieren. Si las que se sienten bien solteras dejaran de hablar mal de las que sí anhelan casarse. Si las mamás que trabajan dejaran de menospreciar a las que se quedan en casa.

Porque la verdad es que no hay un tipo de mujer ideal. No hay un tipo correcto ni incorrecto. Ninguna esta mal ni otra es superior, si todas somos las mejores versiones de nosotras mismas y desarrollamos al máximo nuestro potencial.

En la TV

De Netflix, el bingewatching, nuevos contenidos y otras hierbas

viernes, marzo 25, 2016


Para mí el bingewatching no es nuevo. Oh, no. Es algo que llevo años haciendo. Me he entrenado toda mi vida para que llegue un servicio como Netflix y después de muchas horas me pregunte si continúo viendo y yo ni siquiera sienta pena. Not. one. bit. Bueno, tal vez un poquito cuando me toca trabajar al día siguiente.

Lo que más me fascina del fenómeno de Netflix no es el bingewatching, sino cómo te pone al alcance de un botón nuevos contenidos. Y sí, yo sé que uno puede encontrar infinidad de cosas en internet, pero el servicio de streaming ciertamente lo facilita.

Los contenidos propios de Netflix producidos dentro y fuera de Estados Unidos son un respiro de las mismas historias de siempre de las cadenas de televisión y una alternativa al cable.

"House of cards", "Orange is the new black", "Unbreakable Kimmy Schmidt", "Grace and Frankie", "Club de Cuervos" y "Atelier" son una buena muestra.

Por otro lado, hay otros formatos -como los documentales-, otros temas, y contenido de otros países y aunque tal vez no sean todos en la cantidad y/o de la calidad esperada por algunos, al menos hay más variedad de la que tendríamos a través de medios convencionales, desde la rudimentaria televisión nacional hasta el cable, sin importar cuántos canales tengas en tu paquete.

Y yo le voy a decir una cosa: uno sabe que ha llegado a otro nivel de bingewatching cuando ya ve doramas coreanos (dicho en español: novelas). Aigoo.

Dulce amargo amor

Cuánto cuesta mantener una relación

viernes, marzo 25, 2016


Cuando llevas casi dos años en una relación con alguien, es inevitable pensar de vez en cuando en cuánto cuesta mantener una relación. Los compromisos, las concesiones, los sacrificios. Cuando esa relación termina, sientes que de poco te sirve pensar en eso. Ya fallaste. En algo, puede que no sepas en qué, pero en algo fallaste. Puede que ni siquiera sea el caso, tal vez no hiciste algo "mal", pero las probabilidades de que lo pienses en algún momento son altas. 

Las relaciones cuestan. El que diga que no es cierto, miente. Bullshit. Hasta las mejores relaciones cuesta mantenerlas. Ni siquiera se trata de las relaciones amorosas. Las amistades también cuestan. La relación con tu familia también cuesta. Tu relación contigo misma también cuesta. Y no cuesta porque algo ande mal. Hasta la relación más feliz cuesta. 

Cuesta porque todo en la vida requiere mantenimiento. Nada permanece tal cual si no se cuida.
Eso no significa que debamos pagar todos los costos. Hay costos de mantenimiento ridículamente altos para el valor de la propiedad, si seguimos con la analogía de bienes raíces. La pregunta es cuánto podemos y cuánto estamos dispuestos a pagar.

No les puedo decir qué hacer para que su relación funcione. La respuesta depende de infinidad de factores. Pero les puedo dar el confort de que si invirtieron y no vieron resultados, quizás están buscando las utilidades en el lugar equivocado. Aún de los fallos se gana. 

Tu relación tal vez ya no esté, pero tú sí, y eres una persona diferente a la del inicio.

Mi vida

El amor perruno de mi vida

viernes, marzo 25, 2016

Guapo.

Como todas las cosas buenas, Lucas solo pasó. Lucas llegó a la casa el miércoles 13 de octubre de 2013. Él solo tenía 4 meses. En su hogar anterior había niños pequeños por lo que tomaron la buena decisión de buscarle otras acomodaciones. Y se acomodó bastante bien a nosotros. Ahora él es nuestro amo.

Cada vez que veo a Lucas, aunque me consta que no soy su persona favorita en toda la casa -en su pequeño corazón perruno yo ocupo apenas el cuarto lugar, 4/4-, no puedo evitar pensar cómo nos cambió la vida. Mi mamá lo dice así, aún cuando lo llama "baboso tonto". 

Cuando alguien va a salir, sentencia "Cuiden a Lucas". Cuando alguien no está en la casa, lo primero que pregunta es "¿Cómo está Lucas?". Incluso pensamos dos veces antes de salir, por miedo de que Lucas se quede solo. Cuando salimos, nos ponemos a pensar qué está haciendo Lucas, si bien la respuesta es probablemente dormido o lamiéndose.

Como todas las cosas buenas, a mí me da pánico pensar que algo le puede pasar a Lucas. Imaginar el día que no esté es un dolor anticipado. Cuando Lucas ha estado enfermo, nosotras sufrimos a la par. Quizás es porque nunca antes habíamos tenido un perro, quizás sea porque él es especial. Puede ser una combinación de ambas.

Lo que sí sé es que Lucas es el amor perruno de mi vida.

En la TV

Observaciones sobre Grace and Frankie

viernes, marzo 25, 2016

Comencé a ver "Grace and Frankie" el año pasado porque pues, YOLO, bingewatching, Netflix without chill. Terminé de ver los 13 episodios por lo mismo. Aunque no es la mejor serie de Netflix (hay algo que no termina de cuajar), tiene dos puntos a su favor, en mi humilde opinión.

Número uno. Esta no es una serie acerca de ser gay. No me malinterprete. Yo acepto la diversidad y creo que la televisión cada vez es más diversa en comparación a como era antes, sin entrar en temas como "Oscars so white". Solo quiero señalar que me parece, en lo personal, que es bueno alejarnos de los clásicos estereotipos como "Will and Grace", por mucho que adore el personaje de Jack ("Just Jack!"), y que los personajes sean personas comunes y corrientes atravesando problemas que cualquiera tendría, sin importar su orientación sexual.

Habiendo dejado esto claro, aunque la historia parte del hecho de que una pareja de amigos y socios entrados en edad salen del clóset y dejan a sus esposas de años para al fin compartir sus vidas, este programa no se trata de eso. No importa como lo quieran vender. La historia no es sobre ellos. Grace and Frankie es sobre dos mujeres, polos opuestos, que un día ven desmoronarse toda su vida, que se cuestionan si todo lo que han vivido fue una mentira. La siguiente imagen lo resume bien:


El "qué harías sí..." me pegó inmediatamente. Creo que es la fórmula mágica que los guionistas deben usar secretamente para escribir historias exitosas. Hay una escena en particular, consta que no es spóiler, en que Grace y Frankie van a un funeral de un amigo en común, al que también asisten sus ex. Pelean por algo que no recuerdo y Frankie camina en automático a subirse al carro de su ex esposo, y eso le pega a ella emocionalmente. La vida cambió. "Nosotros" ya no somos nosotros.

Número dos. Al fin mujeres arriba de los 60 años. O mejor dicho, mujeres arriba de los 60 que no son la tierna viejecilla sarcástica como Betty White en "Hot in Cleveland" o la abuela de alguien. Aunque las series sean claramente ficción, no está de más que aparezcan personas reales. Reales en lo que cabe, porque Dios sabe que Jane Fonda se ve y está mejor que millones de mujeres que tienen la mitad de su edad.

Entonces, ¿veredicto? Véala. Dele una oportunidad. Échese los 13 episodios antes del estreno de la segunda temporada en algún momento del 2016 en Netflix.

En la TV

La evolución de Sheldon y Amy

viernes, marzo 25, 2016


Sí. Después de todos estos años yo aún veo The Big Bang Theory. Y sí, aún me da risa. No puedo llamarlo guilty pleasure porque no siento ningún grado de culpa. A. Mí. Me. Gusta. The. Big. Bang. Theory. Listo. Lo dije.

Hace cinco años me emocionaba la "feminización" de TBBT. Aunque han introducido pocos personajes femeninos desde entonces, tengo lo que necesito con Amy, Bernadette y Penny, siendo la última el personaje que menos me gusta. Ella es un bully y Leonard se deja.

Quizás lo que más me gusta es lo que a muchos parece disgustarles: la evolución de la relación de Sheldon y Amy. Lo leí en varios comentarios el día que salió al aire el episodio en que Sheldon le regala sus genitales a Amy para su cumpleaños. 

¿Posible regalo de cumpleaños?
Yo soy #TeamShamy por lo que mi opinión está sesgada, pero creo que era perfectamente normal que el personaje de Sheldon evolucionara porque eso es lo que hacen las personas en el mundo real. Bueno, la mayoría de las personas. No pueden pasar 9 temporadas y que el televidente espere que los personajes y la trama se mantengan intactos.

Tampoco fue un cambio que se dio de la noche a la mañana. Amy lleva varias temporadas en la vida de Sheldon. Ella también ha evolucionado desde la primera vez que salió en pantalla, cuando Howard y Raj la encontraron en un sitio web de citas.

A lo largo de esa evolución ha sido agradable ver a Sheldon sufrir (struggle). La actuación de Jim Parsons lo transmite. El cambio nos cuesta a todos, pero a Sheldon Cooper, ni se diga.

Amy Farrah Fowler, por otro lado, ha agarrado confianza. No hay una vía más directa a mi corazón que armar de valor al personaje femenino en cualquier historia (libro, TV, película o cual sea el formato). Cuando Amy cortó a Sheldon, aunque me sentí mal por él, me sentí bien por ella. You go girl. R-E-S-P-E-C-T.

Los demás personajes también han crecido. Incluso Raj. Me atrevería a decir que incluso Stuart. La vida es así. Hasta tus amigos de la televisión se hacen adultos, se casan, se mudan, tienen hijos. Supérenlo, gente.

En cuanto a Shamy, a mí todavía me quedan ganas de ver qué más pasa con ellos. Y eso es justo lo que un programa de TV debe hacer para ser bueno: dejarte con ganas de más historias.

P.D. Acá una de mis citas favoritas de la química de Shamy. Es del S06E21:
Sheldon Cooper: You don't know what it feels like to feel completely frustrated, to have a desire built up and be denied any opportunity for release.
Amy Farrah Fowler: [Gives Sheldon a death stare] Yeah, sounds like a drag.

Sobre escribir

Hello. It's me.

viernes, marzo 25, 2016

I'm just wondering after all these years you'd like to meet.



El 1 de abril este minúsculo punto en el ciberespacio llega a los 7 años. 7 años. Si fuera un niño ya sabría leer, escribir, sumar y restar. 500 entradas después, sin contar las varias que he borrado con los años, no me deja de sorprender las experiencias que nacieron de este blog y las que quedaron documentadas en él. Las buenas, las malas y las feas.

Como cada vez que intento arrancar de nuevo, que esto es peor que el "Me voy a poner a dieta" de cada lunes, pienso en mil y una cosas que debería hacer "mejor". Incluso me he puesto a pensar si mejor hago mis maletas virtuales y lo muevo todo a Wordpress. O qué hago para atraer tráfico. ¿Debería cambiar la plantilla? ¿Los menús? ¿Cuál es el concepto?

Creo que esas son excusas para no escribir, distracciones que -aunque importantes en la vida digital de nuestros tiempos- me alejan del objetivo real: escribir. Escribir. ¿Hace cuánto tiempo no hago eso? Sí, escribí un par de cosas en febrero y me hicieron sentir tan bien. No como en los viejos tiempos, pero lo suficiente como para recordar por qué hacía esto en un principio.

Mi intención es al menos intentarlo. Tal vez no volver a como era antes, porque eso es imposible. Pero sí a hacerlo de nuevo, con todo lo que ha cambiado de por medio. Aunque el primer post del intento sea como la canción de Adele, una llamada sin respuesta.

At least I can say that I tried.