El amor perruno de mi vida

viernes, marzo 25, 2016

Guapo.

Como todas las cosas buenas, Lucas solo pasó. Lucas llegó a la casa el miércoles 13 de octubre de 2013. Él solo tenía 4 meses. En su hogar anterior había niños pequeños por lo que tomaron la buena decisión de buscarle otras acomodaciones. Y se acomodó bastante bien a nosotros. Ahora él es nuestro amo.

Cada vez que veo a Lucas, aunque me consta que no soy su persona favorita en toda la casa -en su pequeño corazón perruno yo ocupo apenas el cuarto lugar, 4/4-, no puedo evitar pensar cómo nos cambió la vida. Mi mamá lo dice así, aún cuando lo llama "baboso tonto". 

Cuando alguien va a salir, sentencia "Cuiden a Lucas". Cuando alguien no está en la casa, lo primero que pregunta es "¿Cómo está Lucas?". Incluso pensamos dos veces antes de salir, por miedo de que Lucas se quede solo. Cuando salimos, nos ponemos a pensar qué está haciendo Lucas, si bien la respuesta es probablemente dormido o lamiéndose.

Como todas las cosas buenas, a mí me da pánico pensar que algo le puede pasar a Lucas. Imaginar el día que no esté es un dolor anticipado. Cuando Lucas ha estado enfermo, nosotras sufrimos a la par. Quizás es porque nunca antes habíamos tenido un perro, quizás sea porque él es especial. Puede ser una combinación de ambas.

Lo que sí sé es que Lucas es el amor perruno de mi vida.

You Might Also Like

0 comentarios