¿Me estoy perdiendo algo de la vida?

domingo, julio 22, 2018

El "Fear Of Missing Out" (FOMO por sus siglas en inglés) ha sido caracterizado como el miedo a perderse de algo en redes sociales, lo que irónicamente hace que las personas vivan prendidas a sus dispositivos móviles. Mi FOMO es un tanto distinto. Digamos que no tiene nada que ver con el mundillo digital, y está más relacionado con la vida misma.

Hace poco cumplí 32 años. Como una mujer soltera y sin hijos, sin prospectos ni de lo uno ni de lo otro, a estas alturas de la vida una creería que ya debería estar acostumbrada a los comentarios y preguntas relacionados con la maternidad. Aunque soy muy buena esquivándolas, en mi interior no salgo ilesa, porque la verdad es que yo también lo pienso, en ocasiones constantemente.

Quisiera saber de quién es esta ilustración para poder darle el crédito debidamente.


¿Estoy perdiéndome de algo por no estar en una relación? Si no llegara a experimentar una relación afectiva sana, vivir con alguien, el matrimonio o todas las anteriores, ¿de cuántas experiencias humanas me estaría quedando afuera? Sin los hijos, ¿cómo voy a saber qué se siente que otro ser humano dependa enteramente de mí? O qué se siente en el pecho verlo crecer y convertirse en su propia persona. Compartir sus sueños y sus miedos.

Esto importa, claro está, porque para mí son cosas deseables, si bien sé que no es algo para lo que esté del todo lista en la actualidad. Si fuera un capricho voluble, ni siquiera estaríamos teniendo esta conversación, y aunque estoy segura de que puedo tener una buena vida soltera y sin hijos, hay una parte de mí que está convencida de que está perdiéndose de algo. Es como tener un paquete de cable y que te salga un anuncio de que HBO no está disponible para ti. O que un sitio web te diga que un video no está disponible para tu país. O que el mesero te informe que ya no tienen del postre que sonaba más apetecible en el menú.

¿Me estoy perdiendo algo de la vida? Solo el tiempo lo dirá.


You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por leer. Y por comentar. Y por existir. A veces es bonito simplemente escuchar un “Gracias".

En mente