Jake Peralta y su "Nine-Nine!"

sábado, julio 21, 2018


¿Les pasa que ven lo mismo, lo mismo y más de lo mismo, o en su defecto, solo lo que Netflix les sugiere? Tal vez yo soy la única, pero antes de sucumbir a "Brooklyn Nine-Nine" tenía un buen rato de no soltar un par de carcajadas y "descubrir" una comedia como tal -ya les había hablado de "The Good Place", pero sigo debatiéndome entre si califica como comedia o algo más... ¿tragicomedia tal vez?-.

No he descubierto nada nuevo. Brooklyn Nine-Nine lleva ya 5 temporadas de combinar la comedia con un ligero toque de género policíaco, aunque por momentos no sabes si es una sátira o si realmente intentan incorporar algo de seriedad tipo "Law and Order" y sus congéneres. De haberlo sabido antes, no estaría poniéndome al día en Netflix, donde pueden encontrar las primeras cuatro temporadas.

Admito que, aparte de mi falta de conocimiento sobre el plot de la serie, mi aversión a Andy Samberg fue lo que me mantuvo alejada de esta joya. Sí, Andy Samberg no me cae del todo bien porque lo asocio con su persona de "Saturday Night Live", pero a Jake Peralta... A Jake Peralta lo adoro. Creo que uno de los factores determinantes de la simpatía del show es que no hay personaje que caiga mal. A todos se les agarra cariño.

El ego de Jake (que van desinflando un poco cada temporada), la obsesiva y perfeccionista Amy, el ingenuo Boyle, la agresiva Rosa, el conciliador Terry, la loca y sarcástica Gina, hasta a los buenos para nada Hitchcock y Scully... todos son, pues, todos unos personajes. Pero mi favorito absoluto es el Capitán Raymond Holt. ¿Cómo hace el actor para no mostrar ninguna expresión facial? En serio. Si yo fuera él, no podría contener la risa.

Un jefe así, por favor 💙

Juntos hacen un gran equipo de detectives (y cast). Me encanta en particular cuando hacen su grito de "Nine-Nine!". Así que gracias al genio que decidió salvarlos de la cancelación, porque esta serie tiene potencial para ir para largo.


You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por leer. Y por comentar. Y por existir. A veces es bonito simplemente escuchar un “Gracias".

En mente