Netflix y el retorno de las comedias románticas

domingo, octubre 21, 2018

Creo que no les sorprenderá que tengo una afición por las comedias románticas, de esas que los gringos llaman rom-coms y chick flicks. En mi caso, no sé por qué me gustan tanto, siempre me han gustado y a estas alturas de la vida ya no me importa, solo lo acepto.

Es por ello que una de mis quejas cinéfilas en años recientes no es solo que ya no hacen las comedias románticas como antes (pensemos "You've got mail", "Sleepless in Seattle"), sino que simplemente las dejaron de hacer. No venden tanto como los superhéroes o las películas de acción. ¿Cuándo se ha visto a Dwayne "The Rock" Johnson hacer una? Nunca. (Ahora bien, yo vería esa película).

Entra en escena Netflix, que este año pareciera que se ha dado a la tarea de satisfacer las necesidades de sus suscriptores con la producción de diferentes películas originales de este género, como "When we first met", "Set it up" y "Our souls at night", si contamos la de Jane Fona y Robert Redford. ¡Gracias, data 👏!

Escena de "To all the boys I loved before"


Este retorno ha visto también el auge de un sub género: la comedia romántica adolescente, entre cuyos vestigios se cuentan las ochenteras "Sixteen candles" y "Pretty in pink". De estas, Netflix ha lanzado al menos tres: "The kissing booth", la duramente criticada "Sierra Burgess is a loser", y mi favorita "To all the boys I loved before".

La premisa de "All the boys..." es sencilla y prácticamente todo lo que necesitan saber está en el tráiler:



Cuando Aidan de "Sex and the City" ahora es el papá de adolescentes en las películas

Basada en el libro del mismo nombre, "All the boys..." tiene todos los ingredientes mágicos para ser una buena comedia romántica. Aún a mis 32 años, me puedo imaginar el dolor de cabeza que sería si las cartas que les escribí a mis amores platónicos llegaran a manos de sus destinatarios. Aunque por suerte, nunca escribí tales cartas... ¿o sí?

No es de sorprenderse que la película se haya convertido en un fenómeno el pasado verano, y el chico protagonista, Noah Centineo, alias Peter Kavinsky (o como le dice mi mamá: "el cipote* bonito"), en el "novio del internet". En parte, su personaje tierno y gracioso es el que contribuye al éxito de la historia, porque es parte de la receta: una comedia romántica necesita un protagonista del que haga sentido que la heroína se enamore. Nadie anima a una heroína que se enamora de un idiota.

¿Niño bonito? Juzgue usted

Solo el tiempo dirá si las nuevas comedias románticas llegaron para quedarse. Para mientras, confiemos en que Netflix continuará prestando atención a lo que buscamos sus suscriptores.

* "Cipote" en El Salvador significa "niño".

You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por leer. Y por comentar. Y por existir. A veces es bonito simplemente escuchar un “Gracias".

En mente