Por la calle de la soledad en Toledo

< Previamente en el viaje: Madrid

La respuesta que obtengo cuando digo que viajo sola es más que todo de sorpresa. ¿Una mujer viajando sola? ¿Hospedándose en la casa de extraños y tomando el transporte público? Shock. Una vecina, una mujer entrada en sus sesenta años, incluso me preguntó cómo me había dado permiso mi mamá de viajar sola. Quisiera pensar que estaba bromeando, pero lo dijo muy en serio. Era una cuestión personal. Según ella, no podría viajar sola porque no puede estar sin compañía.

Conozco mucha gente así a quienes les disgusta hacer las cosas por su cuenta, como comer solos o ir al cine o a un concierto solos. Aunque respeto esto, creo que proviene del miedo, y como muchas cosas que provienen del miedo, son una carga innecesaria que no vale la pena andar arrastrando. No es manera de vivir. Si no estás viajando porque "no tienes con quien ir", piénsalo otra vez. No tengas miedo de estar sola. Viajar sola es una excelente oportunidad de conocerte a ti misma. De maravillarte de tus pensamientos, no importa qué tan tontos o tan profundos. De reírte de ti misma.

A veces nos tomamos a nosotros mismos demasiado en serio, cuando es saludable reírnos de nosotros mismos. Toledo es una ciudad amurallada en la cima de una colina. Subí las gradas que apenas se alcanzan a ver en la foto debajo del sol ardiente de finales de junio y, cuando llegué a la cúspide, descubrí que había gradas eléctricas. Me habría reído tan fuerte de no haber estado sin aliento. Pero aún tres años después encuentro divertida esa anécdota cada vez que la recuerdo en lugar de sentirme mortificada por algo tan tonto como no haber preguntando cómo llegar.


Viajando sola además te asombrará lo que puedes aprender acerca de ti. Yo he descubierto, por ejemplo, que me encanta observar a las personas y que encuentro sus conversaciones entretenidas. Nunca se me olvidará estar en una calle desierta en Toledo, cerca de la mezquita del Cristo de La Luz, cuando pasaron otros turistas y un padre le dijo con marcado acento español a su hijo "¡Mira qué chula esa puerta!". Yo estoy de acuerdo. Es una puerta muy chula.


Aunque en ese momento deseé tener alguien con quien admirar la puerta, o con quien reírme porque acabábamos de subir todas esas gradas, o con quien compartir la consecuente jarra de sangría porque no vendían copas individuales, no cambio por nada los recuerdos que he compartido conmigo misma.

Consideraciones prácticas
  • Toledo está a un corto viaje en tren desde Madrid. En mi caso, tomé el tren desde Atocha. La estación de Algodor les puede parecer familiar si han visto la serie "El tiempo entre costuras", pues sirvió de escenario para la estación de Tetuán.
  • Una vez arriba en Toledo pueden desplazarse fácilmente caminando, para lo cual es recomendable tener un mapa (si no viajan con datos móviles).
  • Si son coleccionistas de joyas como souvenirs, tienen que comprar alguna pieza de damasquinado, una técnica muy representativa de Toledo. Este consiste en la realización de figuras y dibujos mediante la incrustación de hilos y láminas de oro y plata en acero o hierro.
  • La Catedral de Toledo (Catedral de Santa María) es, según algunos, la máxima obra de la arquitectura gótica en España. Es simplemente impresionante. Recomiendo pagar la audioguía.
  • La Calle de la Soledad es real, como sacada de una canción de Alejandro Sanz.

     

      

1a. Fila de izq. a der. Estación de tren, arquitectura, Catedral de Santa María
2a. fila de izq. a der. La muralla, Calle de la Soledad, exterior de la Mezquita


> A continuación en el viaje: Sevilla

Fechas qué recordar: Miércoles 29 de junio de 2016
Duración real: Medio día.
Experiencias para siempre: La Catedral de Toledo.
Comida memorable: Toda jarra de sangría es personal si te lo propones.
Qué faltó de esencial: Investigar con anticipación para improvisar menos. Casi pierdo mi tren por no saber cómo regresar a la estación desde otra de las puertas de la ciudad. También faltó tomar mejores fotos, especialmente de la Catedral.
Qué aprendí: A preguntar por las gradas eléctricas la próxima vez.

Comentarios

Entradas populares