Hagamos un trato

domingo, febrero 05, 2012

Cuando inicié este blog, 378 entradas atrás -incluyendo esta-, esto de bloguear era más sencillo. Más emocionante, añadiría. Abrías tu buzón de entrada y saltabas de alegría internamente cuando alguien había dejado un comentario en una entrada tuya. Y escribías otra, y otra, y otra. Los comentarios solo eran el glaseado sobre el dulce pastel de saber que tenías una voz y que tal vez, solo tal vez, alguien más en algún lugar del cosmos podría sentirse identificado con aquello que tenías por decir.

Ahora no. Los comentarios no llegan ni por correo electrónico, paloma mensajera y mucho menos por señales de humo. "¿Será que dejaron de leer?" -se pregunta una automáticamente. "¿Será que lo que digo ya no es interesante?" -se cuestiona. Sin percatarte, dejas de escribir. Ya no tiene sentido pues. Si la intención fuera que nadie nos leyera, todos los blogueros continuaríamos escribiendo en algún diario o bitácora personal.

Entonces dígame, ¿por qué debería seguir escribiendo?

Para mientras, hagamos un trato. Yo seguiré pretendiendo que alguien lee este viejo y cansado blog, y ustedes -solo los que quieran-, pueden seguir pretendiendo que les interesa lo que leen. 

Solo háganmelo saber. Aunque sea un poquito. De vez en cuando. Allá al tiempo. Una vez al año no hace daño.

You Might Also Like

12 comentarios

  1. ¡Yo aún leo y escribo en blogs! Pero ciertamente, ya no son lo que eran en mis tiempos. Me da la impresión de que han sido superados por medios que requieren muchísimo menos "esfuerzo", en longitud y contenido. A pesar de la adversidad, sigamos leyendo y escribiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que tú eres una máster en esto de los blogs, Sensei, y por eso seguirás escribiendo por muchos años. Coincido contigo en que, para muchos, hoy es impensable leer un texto que sobrepase los 140 caracteres, aún si no supera las 200 o 300 palabras. ¿Será acaso que nosotros somos quienes tenemos que adaptarnos a la preferencia por la inmediatez?

      Eliminar
  2. Yo sé como te sientes Raquel, pero miralo desde este punto de vista: no todas las personas que leen los blogs dejan comentarios, hay gente que me dice: "siempre leo tu blog Adolfo" aunque no me dejen comentario y mucho menos me sigan, pero eso no nos tiene que desanimar, es verdad que no hay nada mas rico para un blogger que ver comentarios en cada entrada, pero no siempre es así. pero igual, ahí ando...

    Solo no dejes de postear.....

    Saludos.-

    ResponderEliminar
  3. Yo te sigo leyendo... y siempre encuentro algo en tus escritos que me hace pensar. No dejés de escribir.

    ResponderEliminar
  4. Yo leo, sigo viniendo, el problema es que mientras leo empiezo a pensar y pensar, y al final me voy con más ideas de las que llegué, ahora bien es cierto uno siempre espera impresiones, así que comentaré más :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero de esas ideas, déjeme alguna :) Yo también lo leo, y aunque no siempre logro comentar en su blog, hago lo posible por hacerle llegar algún tipo de retroalimentación. Supongo que lo hago para que usted sepa que estoy ahí, que no está hablando solo.

      Eliminar
  5. yo siempre visito! y usted lo sabe :)

    ResponderEliminar
  6. Hola!!! Mi Nombre es Ricardo Salazar, y soy un buen amigo de Mario Francia, él hace bastante tiempo me recomendó su Blog!!! siempre lo leo, y me gusta, comparto, envidio (de la buena) su forma de escribir, Nunca me atreví a comentar quizás por el hecho de que no me conocía... pero debido a su inquietud, lo hago para que se dé cuenta el motivo por el cual yo no lo hago, no sé muy bien el motivo de los demás, tal vez y estoy casi seguro que tanto aprecian su forma de escribir que se acomodan a solo una buena lectura, sin pensar en el hecho de que un comentario es como un aplauso para un artista... déjeme decirle que de ahora en adelante, de mi parte tendrá un comentario, para esperar un nueva entrada en su blog.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo. Un gusto conocerlo y espero nos volvamos a cruzar en otra ocasión. Un cordial saludo!

      Eliminar