Entradas

Mostrando entradas de julio, 2009

Quiero ver el mundo

Nada me pide el gusto Quiero terminar de conocer El Salvador de pies a cabeza, de occidente a oriente, del litoral a la cadena montañosa. Quiero ver hasta el último detalle de la arquitectura colonial de Antigua Guatemala y sus edificios de fachadas barrocas. Quiero ver el Tikal e imaginarme lo que alguna vez leí en el Popol Vuh. Quiero echarme un juego de pelota en Copán y ver la barrera de arrecife de coral de Roatán. Quiero recorrer los pueblos de Nicaragua y caminar en la arena de Montelimar. Quiero regresar a Costa Rica y bañarme en las aguas termales del volcán Arenal. Quiero ir a gastar el dinero que no tengo en las tiendas duty free de Panamá. Y hasta quiero conocer los cayos de Belice, solo porque la palabra "cayos" me da risa. Quiero andar entre chilangos por México DF. Quiero comer tacos en el Zócalo, tomarme un par de tequilas y cantar con los mariachis en la Plaza Garibaldi. Quiero subirme a una chalupa llena de flores en Xochimilco. Quiero hacer la visita

Manfriends

Imagen
El domingo terminé en la comodidad del sofá de mi sala viendo la comedia "I love you, man". Mientras me reía, o quizá fue entre más y más me reía, caí en la cuenta de que nunca me había puesto a pensar en cómo son las amistades entre los hombres. ¿Pueden llorar sobre el hombro del otro? ¿Pedirse consejo de toda índole? ¿Necesitan hablar largo y tendido cada cierto tiempo? ¿Relatar confidencias y guardarlas casi con el secreto profesional de un cura o psiquiatra? ¿Pasan psicoanalizándose el uno al otro? ¿Son sinceros para decirse sus verdades? ¿O andan hablando mal a espaldas del otro? ¿Tienen detalles o gestos entre sí? ¿Recuerdan las fechas importantes? ¿Buscan la manera para expresar el cariño o aprecio que sienten por el otro? ¿Son capaces de manifestar sus sentimientos? No tengo ni la más mínima idea. En parte, porque mis papás me hicieron con dos cromosomas X y porque vivo circundada de estrógeno y mi contacto cercano con la testosterona se reduce a unos c

Animal

Imagen
La fábula continúa vigente en la gran pantalla De niña vi una película en la que a un niño le matan a su papá frente a sus ojos y después tiene que huir de su casa, sin regresar hasta que es un adulto joven. Tenía unos 7 u 8 años. No fue tan traumático porque el niño era Simba , el papá era Mufasa , la película era "El rey león" y todos los personajes eran animales. Antes de que a Simba le cambiara la vida Hace unas semanas, mientras hacía fila por mis entradas para Harry Potter , exclamé al divisar unos banners de "Fuerza G": "Creo que ya me pasé de edad para ver películas protagonizadas por animales que hablan", lo que causó que el señor que estaba adelante de mí se riera no muy discretamente. Cuando vi el tráiler , volví a pensar exactamente lo mismo, aunque preferí reservarme el comentario. El cine se llena de  hamsters , ardillas,  mamuts , tigres dientes de sable, perezosos,  zarigüeyas , leones, jirafas, hipopótamos, cebras, pingüinos

¿Por qué tuve que nacer muggle?

Nunca recibí mi carta de aceptación a Hogwarts Nací muggle y tengo que conformarme con leer las aventuras de Harry , Ron y Hermione . Tengo que aceptar el hecho de que nunca tendré que esperar el Hogwarts Express desde la plataforma 9 1/2, con mi túnica puesta y mi caldero en mano. Ni llegaré al castillo flotando en una góndola a la luz de las velas en mi primer año, para luego ser ubicada en cualquiera de las casas de Gryffindor , Slytherin , Hufflepuff o Ravenclaw por el sorting hat . No degustaré el banquete que aparece por arte de magia en el gran comedor de cielo encantado, mientras escucho el mensaje de bienvenida del director Dumbledore . No me sacaré malas notas en la clase de defensa contra las artes oscuras, ni incendiaré el calabozo del profesor Snape durante la clase de pociones. No me sentaré alrededor de una bola de cristal a leer las hojas de mi té, ni aprenderé a cuidar hipogrifos, dragones o criaturas arácnidas gigantes. No me haré amiga de Hagrid ni me

Concéntrense

Elemental mi querido Watson Al Ries dice: " Una marca se fortalece cuando se concentra su enfoque ". Es la segunda de las 22 leyes inmutables de la marca: la de la concentración. Si yo -que no estudié mercadeo más que en dos cátedras- puedo entender eso, ¿cómo es posible que algunas cadenas de comida rápida no lo capten? Asumo que la decisión de salirse del guacal corresponde a una estrategia -no solo de ventas, sino de mercadeo y comunicación- muy bien pensada, a cargo de personas que, vuelvo a asumir, están altamente capacitadas para manejar marcas. Dándoles el beneficio de la duda, me remitiré a sugerir (soy consumidora, estoy en la libertad de hacerlo) que: Si ustedes son Subway y se caracterizan por sus sándwiches tipo submarino, ¿para qué hacen pizzas? Creo que hay suficiente oferta por parte de los que dominan la categoría "pizza" (llámese Hut, Papa John's, Sbarro, etc.); tanta que hasta otras truenan o se conforman con una pequeñísima porción del

Formatearse

Imagen
Hasta para ser copión hay que tener arte Un domingo de estos -ya perdí la cuenta de hace cuánto-, terminó la segunda temporada de "Bailando por un sueño", una de las producciones más costosas que han desfilado por la televisión salvadoreña. ¿Quién ganó? Creo que el futbolista que sacaba la lengua -mi abuela ha de saber porque ella es quien lo veía en mi casa-, pero no viene al caso. Al menos no al caso del tema que quiero traer a colación: la oferta televisiva en el país . Mi mamá es de las que paga el cable porque insiste en que en la televisión de señal abierta no hay nada que ver , y como mi estimada progenitora, hay muchos que piensan igual y tienen algo de razón. En el canal 6 pasan las mismas películas de siempre, en el 2 las mismas series viejas, en el 4 solo los partidos y la historia se repite en los canales 8, 12, 19, 21, 33 y 35, si dejamos aparte el sinfín de canales religiosos que se han proliferado en los últimos años. Al canal 10, por ser entidad estatal -y

Pornografía para mujeres

No todas las mujeres somos iguales, ¡pero no puedo ser la única! Yo confieso (aparte de que el Twitter me está afectando), que me estoy volviendo adicta a un par de canales de televisión por cable a los que antes no les había prestado mayor atención. Veo hombres y mujeres hacer cosas que no intentaría hacer ni en mis sueños más salvajes, pero que en la pantalla se ve tan satisfactorio hacerlas. Aunque a veces no se ven muy prácticas de hacer, hay dos que tres que me animaría a hacerlas para alguien especial. Lo hacen en el dormitorio, sala, jardín... hasta en el baño, pero sobre todo ¡en la cocina! Esos son mis favoritos. A veces duran media hora, otras -con suerte- una hora completa. De vez en cuando tienen invitados: puede hacerlo uno o entre 2, 3, 4... he visto hasta cinco haciéndolo al mismo tiempo. Y todos hacen sonidos extraños: los mmm 's y aaah 's abundan, junto con los adjetivos "rico", "sabroso" y "delicioso". Por más que intento n

¿Quién está viendo?

Imagen
Para gustos, los colores Mi sobrino tiene la costumbre de pasar toda la tarde  viendo  ESPN . Sin importarle el qué estén transmitiendo: él lo ve. No sé a qué horas hace las tareas y cómo le hace para salir bien en las notas, pero lo logra. Y si no, cuando menos tendrá una sólida educación en materia de deportes cuando sea grande (desde ya es un pequeño sportsfanatic ). Fútbol ("Comienzan los 90 minutos del deporte más hermoso del mundo"), baloncesto, béisbol ("A lo profundo"), fútbol americano... por algo ESPN es el líder mundial en deportes y uno ansía ver su programación . Empero, hay ocasiones en los que me dan ganas de preguntar: ¡¿quién está viendo eso?! , como cuando deportes como el skeet , seguido de los torneos de póker o el certamen de "El hombre más fuerte del mundo" se toman la pantalla. Ellos y sus estudios de rating sabrán mejor quién está viendo, pero ah , ¡cuánto se nota que no estamos en temporada de fútbol! Aún así, uno se encu

Rito de transición

Imagen
Adolescer televisivamente Crecés un par de centímetros, te salen espinillas, se te ensanchan las caderas, tenés que usar camisola porque ahí arriba algo está cambiando de tamaño, en el colegio cada vez son más frecuentes las charlas sobre toallas femeninas (recuerdo cuando uno de mis compañeros preguntó si él también tendría que usar el famoso "kotex"), eventualmente aparece la mentada "menarquia" y desde ese entonces vivirás esclavizada a los dolores de vientre cada 28 o 30 días por el resto de tu fértil vida. ¡Y qué se diga de los cambios psicológicos y emocionales! Sin embargo, hay otros síntomas de la pubertad. Nos referiremos a ellos como "síntomas televisivos". Ya no te gusta ver caricaturas, preferís programas donde salen niños y niñas en la escuela, ya hasta ves bonitos a los protagonistas, tienen problemas con los que te identificás, empiezan a entrar a la adolescencia y van teniendo otros gustos e intereses. Es la ley de la vida. Cuánto

Fuera de serie

Imagen
Mi nombre es Raquel y soy adicta a la televisión La pantalla me toma en sus garras como si fuera la bichita de Poltergeist . El control remoto me posee para que entre en un estado de zapping incontrolable . No puedo dejar de verla. A veces simplemente no puedo. Sin embargo, mi frenética adicción no impide que caiga en la cuenta de ciertos detalles en los que solo se clava una mente trastornada por los tubos de rayos catódicos. Observaciones que mi subconsciente de televidente ha ido recopilando desde la llegada del cable a mi casa. Cositas como: ¿por qué las series se desarrollan solo en ciudades como Los Ángeles, Nueva York , Miami o últimamente Las Vegas? ¿Acaso no podría haber una " Gossip girl " en una escuela secundaria privada del estado de Idaho , Oregon o Vermont ? ¿El " CSI " de Hawaii no es tan efectivo como el de Grissom ? ¿Las amigas solo hablan de sexo en Nueva York ? ¿Será que en Utah no hay una versión mormona de Samantha Jones ?

Con amigas así

Imagen
... quien necesita ver otro programa en Cosmopolitan ! Hace un par de meses, al leer esto (específicamente el séptimo párrafo) se me vino a la mente la imagen de cuatro amigas que pueden hablar acerca de cualquier tema con una naturalidad que hasta parece antinatural, que solo cabría en un programa de HBO y que, en los estereotipos televisivos, solo podrían vivir en la Gran Manzana. Mis amigas no son así. Hablamos de cualquier cosa menos de eso. Probablemente porque no tenemos material que abone a una conversación de esa índole. Tal vez porque todas hablamos al mismo tiempo y dejamos los temas a medias. Quizá porque nunca se me ha dado mucho lo de los grupitos de amigas y soy más de tener una conversación profunda one-on-one. Está de más decir que no me visualizo departiendo con un grupo de mujeres como Carrie, Miranda, Samantha y Charlotte. Tal vez por separado -y no con cualquiera de ellas (¿de qué podríamos hablar con Samantha?)-. Pero juntas, lo dudo. A meno

Hasta en las mejores familias

Imagen
Árbol que nace torcido jamás su tronco endereza Así me imagino a los Walker . Nora , la matriarca , una viuda que a sus sesentitantos -esos le calculo yo-, se enfrenta con el síndrome del nido vacío, la noticia de que su esposo dejó un sexto hijo en algún lugar y parte de la empresa familiar a la amante que tuvo por muchos años. Ah , se me olvidada, a su edad empieza una nueva vida de soltera y de emancipación . Tommy , el hijo mayor que al descubrir que es infértil recurre a sus hermanos para que donen su esperma y "todo quede en familia", pero que no anda con rodeos para despedir a dos de sus hermanos. Sarah , madre de dos y recién divorciada, que endeuda a la empresa tras una mala inversión, la despide Tommy y después resuelve a emprender su propia compañía, aunque tenga que ponerle una segunda hipoteca a su casa. Kitty , comunicadora que trabaja en la campaña de Robert , senador republicano -y ella que se crió entre demócratas-, termina casándose con él y descu

Qué bonita vecindad

Imagen
¿Cuándo me puedo mudar a Wisteria Lane ? En aquella casa, la pelirroja maniática que le hace la competencia a Martha Stewart como el paladín de la moral, las buenas costumbres y la etiqueta. La que cuida meticulosamente su jardín, cocina y hornea todo el santo día, y hace que su familia pose para las fotos como si los acaban de sacar de un catálogo de ropa. Pero que a puerta cerrada enterró a su primer marido que frecuentaba prostitutas sadomasoquistas , quien fue envenenado por el farmaceuta loco que estaba obsesionado con ella a tal grado de tener una muñeca inflable que se le parecía. Detrás de las persianas, su hijo adolescente homosexual que huye de casa, lo cual la hunde en el alcoholismo, y su hija promiscua que queda embarazada y para ocultarlo decide mandarla a un convento y fingir que el niño es de ella y su nuevo esposo, cuya ex esposa fingió que él la había asesinado y cuya mamá mató a su ex amante para castigarlo por engañar a su ex esposa. Enfrente, la

Cartas a Ocurrente (I)

Mi versión de las Cartas a María (sí, esas que salen en el diario) Estimada Ocurrente: Conozco a mi novio desde que éramos amigos en bachillerato. Él siempre se llevó mejor con mujeres que con hombres, por ser un chero sensible. Recuerdo que prefería ayudarnos a ensayar las coreografías de la Britney que jugar futbolito macho con los compañeros del grado en recreo. Hasta se unió a nuestro equipo de cheerleaders para pasar más tiempo con nuestro grupo de amigas. Al ver que él era tan buena onda, varias compañeras lo invitaban a salir, incluso algunas le hacían propuestas indecorosas, pero él siempre las rechazaba caballerosamente. A los meses nos hicimos más amigos. Yo le agarré una gran confianza, le contaba mis problemas, hasta lloraba en su hombro y él me consolaba. Él es muy guapo, del tipo de hombre que le dedica mucho tiempo y esfuerzo a cómo se arregla. Se viste a la moda -de Zara, Bershka y PullnBear siempre-, se baña en perfume y camina como modelo de pasarela. C

La tripulación del SV503 va en busca de alimento

Si así era la vida del salvadoreño, pasar de largo todo lo que ya tenían, era muy temprano para determinarlo. La expedición tendría que continuar, esta vez en busca de alimentos, en un nuevo capítulo de “ Bitácora del vuelo SV 503 ”. -Compañeros mukusulubenses , por muchas calles andado hemos. En cuestión de minutos nuestros organismos quemado habrán sus últimas reservas calóricas. En busca de provisiones deberemos partir para continuar nuestra expedición en El Salvador-, dijo el capitán Mukusulicio a su tripulación. Desapercibidos entre los transeúntes que pululaban en las afueras del Parque Infantil cerca de las 1600, los viajeros del planeta Mukusuluba se dispusieron a buscar un establecimiento que saciara la necesidad biológica de alimento propia de los cuerpos terrícolas en los que habían mutado esa mañana al aterrizar en el Hula Hula . Después de recorrer un par de cuadras se encontraron con un letrero que rezaba "Comida a la vista". Seguros de haber llegado a l

Digan whisky

O "cheese", pero ¡sonrían! Todos miramos al pajarito cuando queremos conservar, aunque sea en papel fotográfico, un momento o un encuentro con alguien especial. No sé ustedes, pero en mi caso, son pocos los recuerdos que guardo de mi infancia. Pocos, comparados con los álbumes llenos de fotos ochenteras: desde el primer paso que di con mi primer par de zapatos, hasta el último suspiro que pegué mientras me engullía mi última pacha. Hoy, por el contrario, muchas son las fotos que me remontan al momento justo y exacto en que fueron tomadas, especialmente desde el arribo de la primera cámara digital a mi casa allá por el 2003, cuando ya se podían tomar fotos al por mayor -lástima que no se puedan imprimir al por mayor, ya que como dicen "No es lo mismo que tenerlas en papel"-. Ya sean de los que creen que la cámara fotográfica se roba su alma, de los que huyen a la hora de posar o de las que pasan la mitad de su tiempo tomándose fotos con el celular o frent

Ni con Dios ni con el diablo

Qué cuesta con ustedes Si me levanto temprano para ir a dejarte, nunca es lo suficiente -aunque a vos te agarre la tarde- Si le digo "Buenos días", nunca lo hago audible a sus oídos -aunque usted sea la sorda- Si te voy a recoger, nunca llego a la hora que vos querés -aunque a veces me toque esperarte- Si me ofrezco para doblar la ropa, nunca lo hago como a usted le gusta -aunque lo haga bien- Si les pongo atención, nunca les parece la suficiente -aunque ustedes no siempre me la pongan a mí- Si decido cocinar, nunca les gusta lo que hago -aunque cocine mejor que una de ustedes- Si las invito a algo, nunca termino de complacerlas -aunque vos no dudás en aceptarlas- Si la llego a abrazar, nunca falta el "¿qué querés?" -aunque raras veces pido algo- Si paso aquí todo el tiempo, nunca se acuerdan de que estoy aquí -aunque si vengo tarde no pasa desapercibido- En esta casa no se puede quedar bien con nadie Hay demasiado estrógeno en el am

Amor senil

Imagen
Grandes historias de amor para después de los 50 En la pantalla del cine el viejito gruñón convive con el recuerdo de su querida Ellie en la casa que compartieron por tantos años. La que ató a un millar de globos de colores para cumplir el sueño de vivir sobre las "Cataratas del Paraíso". El viaje que postergaron hasta tener suficiente dinero ahorrado, estar en mejores condiciones y listos para la aventura que solo uno realiza, pero que en las memorias de la vieja casa la otra lo acompaña. Detrás de los lentes de 3D una que otra lágrima baja por la mejilla de la espectadora. Sé que "solo son muñecos", pero mi fascinación por Pixar me predispone a que cada fibra de mi corazón lea inocentemente entre las líneas de las historias que estos genios animan. Será que al ver al par de viejitos recuerdo que nunca tuve -ni tendré- un ejemplo así (más que el de dos parejas de abuelitos ajenos). Será porque al ver que Ellie no podía tener hijos caí en la cuenta del t

Papacito, ¡qué bueno estás!

Imagen
¡Por la equidad de género! ¡Por la equidad del cuenteo ! Compañeros hombres: Estamos cansadas de que nos vean con ojos de lobo feroz y nosotras Caperucitas , que se ofrezcan para ser el Winnie Pooh de nuestro tarro de miel, el limón para las conchitas y de que nos pidan presentarles a su suegra. Ya basta de que nos registren con su visión de rayos X, que giren la cabeza a lo Emily Rose cuando andamos en falda y que se les vayan los ojos adentro del escote. Pónganle un alto a los epítetos de "rica", "buena", "sabrosa"... que aquí nadie es comida. De lo contrario, aténganse a las consecuencias. Compañeras mujeres: Se hace un llamado a la población femenina en general para que salgamos a la calle unidas en una misma voz y un mismo sentir. No nos reservemos piropo alguno al posar nuestros ojos sobre la belleza de un compañero del sexo masculino. Que si está como Dios manda, como el doctor recetó, con tantas curvas y usted sin freno,