Mente femenina

Mi problema con Ashley Graham

lunes, octubre 29, 2018

Ashley Graham en Madrid, donde promocionaba la nueva campaña de la línea Violeta by Mango

Ashley Graham es una mujer hermosa, con muchos méritos, como ser considerada una súper modelo "a pesar" de ser plus size  y aparecer en la portada de la edición de trajes de baño de la revista Sports Illustrated. Tiene emprendimientos como diseñadora, un increíble following de millones de personas en sus redes sociales y es una activista del movimiento #BodyPositive.

A riesgo de sonar como una verdadera arpía, mi problema con Ashley Graham es que es plus size con respecto a las modelos delgadas, pero quitando la comparación, para mí se ve como una talla real, una mujer con algo de sobrepeso. Ya quisiera yo verme como ella, solo tengo que crecer unos 20 centímetros y perder varias libras. He visto los videos de su rutina de ejercicio en Instagram y la mujer trabaja duro por verse así, curvy fit.

La gente que la critica por aparentemente perder de peso, debería conseguir algo mejor que hacer. Pero para esto, Graham no necesita ayuda. "Mi cuerpo es mío y no le debo nada a nadie. No estoy aquí para agradar a nadie más que a mí misma... Sé cómo vestirme para estar favorecida y conozco mis puntos fuertes, así que un día puedo parecer más delgada que otro. Y, sinceramente, me importa un bledo. No estoy aquí para gustar a nadie que no sea yo misma", declaró en una entrevista a la revista Telva.

Mi problema no es con Ashley Graham y sus colegas modelos, sino con la industria de la moda, con sus reducidos cánones de belleza, que considera que mujeres como Graham se salen de la norma antigua de las tallas, y entonces crea una nueva categoría para que encajen: plus, cuando en realidad son promedio. Algunos argumentan que algunas de estas modelos ni siquiera son plus, sino que las ocupan como un token, porque oscilan entre "muy grande" para las tallas "normales" y "muy pequeñas" para las tallas grandes, algo que exploran en este artículo de Pop Sugar.

Otro ejemplo sería la modelo curvy de Barbie Fashionista. Barbie no puede subir un par de kilos, pero puede tener una amiga que sí los tiene, un esfuerzo que no obstante aprecio como un avance y cambió mucho la opinión que tenía de Mattel, y que se refleja en este post de hace 9 años.


La modelo curvy de la colección de Barbie Fashionista


Barbie "normal", versus la modelo curvy


Este tal vez sea uno de esos argumentos que no tiene fin y Graham tiene toda la razón. Nuestros cuerpos son nuestros son nuestros y no le debemos nada a nadie.

Opiniones

Por qué la representación importa

sábado, octubre 27, 2018

Fui a ver "Crazy rich Asians" en su fugaz paso por las carteleras de cine en El Salvador y debo decir que me encantó por varios motivos. Uno, porque es un estudio grande (Warner Bros.) apostando por una comedia romántica, un género que actualmente está relegado. Dos, porque era una heroína sin traumas pasados o limitada por sus inseguridades. Por el contrario, era una mujer profesional con una carrera exitosa como catedrática universitaria, quien por aquello de las casualidades tiene a un novio guapo e inteligente que resulta ser ultra millonario. Ya quisiera yo tener esa suerte 😂. Tres, porque recibí un tour por Singapur mientras veía la película. Y cuatro, porque es una historia entretenida y bien desarrollada, con un par de actores que aportan buena comedia, como Awkwafina.



Pero lo que más me gustó de "Crazy rich Asians" es que todo el cast era asiático o de ascendencia asiática, algo que no se ha salvado de la polémica, pues hay quienes critican que no hay diversidad étnica asiática. Como dice el refrán, a veces no se puede quedar bien ni con Dios ni con el diablo.

Sin entrar en detalles de qué tan asiática es o no la película, pienso que lo encomiable es que haya representación en los productos de las industrias culturales. La representación importa en todos los sentidos, tanto para quienes puedan sentirse representados como para los demás que nos vemos expuestos a la diversidad.

En mi opinión, importa que haya mujeres en papeles protagónicos. Importa que haya personas de todos los colores fuera de los estereotipos tradicionales y en papeles protagónicos, no solo el villano o el compañero del héroe. Importa que el personaje del latino no perpetúe el cliché del acento marcado en inglés o que eso sea objeto de burla. Importa que haya personajes de diferentes orientaciones sexuales y que eso no sea siempre el centro de la historia. Importa que haya diferentes tipos de familias, no solo papá-mamá-hijos. Importa que no todos los actores parezcan súper modelos recién bajados de la pasarela. Importa que tengan problemas con el que el resto nos podamos identificar.

Por esto son importantes programas como "Mike and Molly", "Black-ish", "Fresh off the boat", "Jane the virgin" y "This is us". Pero también importa que Chrissy Metz no sea una actriz usando un "fat suit", como el actor que hace de su interés romántico en "This is us", porque de lo contrario los productores solo están pretendiendo ser diversos.

Creo entonces que "Crazy rich Asians" es un buen intento por dar un paso hacia adelante en el tema de la representación. Ojalá no sea algo de una sola vez y próximamente veamos otras historias que resuenen con alguna de las minorías que aún no han sido lo suficientemente representadas por Hollywood. Tal vez esas películas ni siquiera lleguen a El Salvador, o duren dos fines de semanas en cartelera con apenas una sala exhibiéndolas, pero en este caso, la intención es lo que cuenta.

Henry Golding y Constance Wu en los papeles protagónicos de "Crazy Rich Asians"

P.D. En una ironía, esa misma semana fui al cine a ver "La Palabra de Pablo". Me limitaré a decir que no me sentí representada en lo más mínimo 😶.

En mente