Es oficial: Bradley Cooper es perfecto

miércoles, octubre 17, 2018

El domingo vi en el cine "A star is born". Estaba un poco dividida porque, a juzgar por lo poco que había visto en el tráiler, no creía que fuera "mi tipo" de película. Pero en la semana previa a su estreno en el país, leí un extenso perfil en el New York Times acerca de Bradley Cooper, su proceso creativo de años y su preparación concreta para su ópera prima que terminó de convencerme.

Lo primero que deben saber es que yo no me dedico a criticar cine. Digo si algo me gusta o no basado en algo tan sencillo como si me gusta o no. A mí me gustó "A star is born", me gustó la actuación de Lady Gaga, la de Bradley Cooper, el guión, la música, las interpretaciones de ellos como cantantes, la composición visual. 

Y quizás haber leído el artículo del Times me hizo más receptiva a apreciar que las cosas que me gustaron de la película habían sido obra de una mente meticulosa que trabajó en ella por 4 años, al grado de aprender a tocar la guitarra, el piano y a bajar su voz un octavo, pero que además es como si ha dedicado toda su carrera a prepararse para el momento en que dirigiera su primera película. Me animaría a apostar que aceptó el papel de Rocket en "Guardians of the Galaxy" para explorar cómo actuar solo con su voz.

Valga la aclaración de que Cooper actúa, canta, toca, escribe (incluida la letra de tres canciones), dirige y produce "A star is born". Estoy casi segura de que también barrió y trapeó el set 😂.

Es interesante cuando descubrimos que alguien tiene más dimensiones de las que pensábamos. En este caso, la cara bonita va acompañada de mucho, mucho más, y me intriga ver qué hace más adelante en su carrera como actor y director. Aparte, justo anoche descubrí que dio una entrevista de alrededor de 20 minutos hablando en francés fluido y casi perfecto durante la gira de medios para promocionar la película, así que ya lo saben, es oficial: Bradley Cooper es perfecto.

PD. La foto es de Ryan Pfluger para el New York Times.

Sal, grasa, ácido, calor y pasión

miércoles, octubre 17, 2018

Alguien me dijo una vez que dejó de ver "Chef's Table", la docuserie de Netflix que recién lanzó su quinta temporada, porque le hacía sentir que no hacía nada con su vida. Hace sentido y ahora entiendo aún más a qué se refería.

Este fin de semana, en lo que se sintió como un abrir y cerrar de ojos, vi la nueva docuseries "Salt. Fat. Acid. Heat.", de la que solo haré dos acotaciones. La primera es que Samin Nosrat me hizo caer en cuenta de que es la primera vez que veo a una mujer al frente de la cámara en una serie similar, y ella es sumamente agradable (likeable) y genuina. 

Que sí, la mayoría de los talentos de los programas de cocina han sido tradicionalmente femeninos, pero al menos en Netflix, con su cada vez más amplio catálogo enfocado en gastronomía, no había visto uno en que la protagonista fuera mujer. Está Anthony Bourdain, Phil Rosenthal, Dave Chang, los motociclistas barbudos... Pero no había una mujer recorriendo el mundo. Claro, puede que me esté equivocando. Netflix es casi infinito.

La segunda acotación es que fue la misma Samin la que me hizo darle la razón a mi interlocutor.  "Salt. Fat. Acid. Heat." es la culminación del trabajo de por lo menos cuatro años que le tomó escribir el libro, con el que busca enseñarte a dominar los elementos de la buena cocina. Eso más todos los años que le tomó a ella a acumular todos sus conocimientos y adquirir sus habilidades culinarias.

Y se nota. Se nota que el quinto elemento es la pasión que puede tener alguien para embarcarse en proyecto así. Y sí. Me hizo sentir que yo no la tengo, y que me gustaría tener ese tipo de emoción en mi vida, esa pasión que llena programas como "Chef's Table" y "The world's most extraordinary homes", con las historias de esos creadores. Eso sí, mis hábitos de bingewatcher no me permitirían nunca dejar de ver mis series, sin importar lo mucho que me hagan sentir que no hago algo con mi vida.

Tal vez el libro de Samin me motive y encuentre los cinco elementos en la cocina. O al menos los motive a ver su serie en Netflix.

En mente