A propósito de la segunda temporada de Bridgerton


Siempre me han gustado las películas y series de época. Recuerdo que tenía unos 12 años y me emocionaba cuando en el cable daban "Emma" con Gwyneth Paltrow, muchos años antes de descubrir a Jane Austen. Este gusto se mantiene a la fecha. Hace un par de semanas, por ejemplo, terminé de ver la primera temporada de "Gilded Age", la serie de Julian Fellowes, creador de "Downton Abbey, situada en Estados Unidos allá por los 1870s.

Resulta entonces curioso que, salvo un par de títulos ("Edenbrooke" de Julianne Donaldson, altamente recomendado), antes del boom de "Bridgerton" nunca me había sumergido mucho en las aguas del romance histórico. Como millones de usuarios de Netflix, vi la primera temporada justo el día que salió (altamente recomendado no verla con tu mamá) y aunque aprecié el interés que despertó en el género, yo decidí no leer los libros para no pasar comparando una cosa con la otra todo el tiempo.

La trama de la temporada 1 😗 via GIPHY

Aquí entre nos, tenía una percepción negativa de las novelas de romance histórico (HR por sus siglas en inglés). Y eso que mi amiga insiste que el romance "es mi género". Creo que tenía que ver con las portadas. Es fácil asumir que todas las novelas de HR son bodice rippers, y los héroes son un multiverso de Fabios. Cada vez que en mi club de lectura tocaba un HR, me lo saltaba. Hasta que, gracias a otro podcast, decidí comprobar por mi propia cuenta si esto era para mí o no, o como me comentó una vez alguien, "Léelo. Que no te cuenten". Así fui a conocer a los icónicos héroes de Lisa Kleypas, Lord Sebastian St. Vincent ("Devil in winter") y Derek Craven ("Dreaming of you").

  

El subgénero me terminó de atrapar cuando leí mi primer Sarah MacLean, "Nine rules to break when romancing a rake"... hay partes de ese libro que nunca se me van a olvidar. Terminé esa trilogía e incluso leí el más reciente de la autora, "Bombshell". Ahora, cada vez que necesito mi fix de HR, busco antologías de novelas cortas, como "How the dukes stole Christmas" y "Duke I'd like to F...". Es menos compromiso de tiempo y da la oportunidad de conocer otras autoras. Algo así como que te den una caja de chocolates para probar cuál sabor te gusta más. Menciones honoríficas: "My dirty Duke" de Joanna Shupe y "Duke for hire" de Nicola Davidson.

HR readers somewhere (y también algo así como el episodio de "Seven!" de Friends) via GIPHY

A menudo se lee o escucha que el romance es escapista. Es una queja común cuando alguien comenta que una historia se acerca demasiado a la vida real porque alguno de los dos tiene problemas familiares, económicos, de salud mental o de cualquier tipo. Y está bien. Yo entiendo que uno no viene a un libro a buscar recordatorios de las dificultades de la vida real. Quizás ese es el atractivo que muchos lectores encuentran en subgéneros como el histórico, fantasía y paranormal, pero decir que el HR gusta solo por el escapismo es simplista. 

Escrito bien y por autoras que se toman en serio su oficio, hay tanta investigación que va en cada una de estas historias para situarlas en la época (si bien en el HR, otra queja común es el anacronismo... similar a algunas críticas que le caen a "Bridgerton") y tantas observaciones de la sociedad y el rol de las mujeres (siguiendo la influencia de la OG, Jane Austen, la GOAT 😎 ). Cuando volví a ver la temporada 1 de "Bridgerton", pude apreciar mejor varios detalles de la historia y entendí muchas más cosas por las referencias que había leído en otros libros, más todas las búsquedas de Google en las que inevitablemente termino cayendo. Por ejemplo, hoy ya sé que hay 24 duques en el Reino Unido, de los cuales solo uno está soltero, sin contar a los duques reales, entre otras muchas cosas que he aprendido gracias a las novelas románticas. Lo que continúo debatiendo a la fecha es si esa eyaculación fue consensual. Yo pienso que no.

Eso sí, les voy a confesar que una de las cosas que me aburre de los libros de HR es el concepto de "comprometer" a la mujer y el matrimonio prácticamente forzado para restaurar el honor. Vemos que le pasa a Daphne cuando Anthony la encuentra besuqueándose en los jardines con Simon, duque de Hastings. Por eso entiendo la decisión que la gente de Shondaland tomó de alejarse de la historia original del libro 2 de la serie, "The Viscount who loved me" (spoiler alert: a medio libro, a Anthony lo encuentran succionándole el veneno de la abeja a Kate 😏 y se tienen que casar porque la comprometió). Esa historia ya la habíamos visto en la primera temporada.

Entonces, ¿mi veredicto de la segunda temporada de "Bridgerton"? No soy súper fan del triángulo amoroso, especialmente entre hermanas, pero lo digerí mejor cuando vi a una TikToker compararlo con "Emma" (la Miss Smith y su crush con Knightley) y aunque entre el insta love y el slow burn, yo prefiero un punto intermedio, creo que la historia de Anthony y Kate marcó bastantes casillas de los tropos literarios que me gustan y me hizo suficiente fan service.

✅ Libertino reformado 
✅ Enemigos a amantes
✅ Remake de la escena de Colin Firth saliendo mojado del estanque (Pride and Prejudice, 1995)
✅ Nueva versión de la flexión de la mano de Matthew Macfadyen (Pride and Prejudice, 2005)
✅ Frase que rivaliza la propuesta de Darcy y la carta de Wentworth
✅ Anthony recogiendo a Kate en la lluvia como Willoughby a Marianne (Sense and Sensibility, 1995)
✅ Tensión sexual nivel 🔥🔥🔥🔥🔥 (ver 2:15 a continuación y luego el 3:30)


“You Are The Bane Of My Existence And The Object Of All My Desires.”

Si de algo me pudiera quejar es que no tuvimos suficiente tiempo en pantalla de Kanthony enamorándose y en su HEA (Happily Ever After). La serie se habría beneficiado de por lo menos un episodio más, considerando que además usaron toda la temporada para avanzar las historias de Benedict, Colin, Eloise, y Penelope y las Featheringtons. Pero así como vimos a Daphne regresar, y considerando que Anthony es el vizconde Bridgerton y la cabeza de la familia, creo que es justo decir que podemos esperar más Kanthony en la tercera temporada. 

Para mientras, siempre podemos leer más libros de HR, con sus duques, marqueses, condes, vizcondes y todo un universo de variantes que me quedan por descubrir.

Digno heredero de Colin Firth

P.D. Nadie habla lo suficiente de cómo Jonathan Bailey se volvió exponencialmente más guapo y sexy de una temporada a la otra. 😮 Si Roy Kent/Brett Goldstein es la personificación del héroe grumpy, Jonathan Bailey es EL héroe sacado de las páginas de una novela romántica histórica. Mi admiración mejor explicada con un GIF magistral de Benedict Bridgerton/Luke Thompson.

via GIPHY

Comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de Pablo Alborán para cada necesidad

10 amigos explicados con personajes de Disney

Que todos los niños estén muy atentos