Masterchef, mi nueva adicción culinaria

miércoles, febrero 08, 2012

Sigo sin poder preparar suculentos platillos. No seré la próxima Julie/Julia. Sin embargo, eso no me impide hacer hallazgos culinarios afuera de la cocina. Como si todos los Top Chef dulces y salados, Jamie Oliver, Heston Blumenthal, Gordon Ramsay, Nigella Lawson y compañía no fueran suficientes, Masterchef Australia ha venido a llenar el espacio de las 9 p.m. en mi parrilla programática.


El programa lo transmiten de lunes a viernes a las 9:00 p.m. en el Travel & Living Channel. Sí. TODOS LOS DÍAS. Es increíble cómo cada día hay distintos retos, a diferencia de Top Chef, donde sabemos que el episodio se divide en dos momentos: el Quickfire y el Elimination Challenge, y raras veces cambia la estructura del programa.

Otra diferencia clave es que los participantes no son chefs profesionales, sino cocineros amateurs que han dejado su vida común y corriente por la oportunidad de ganar el título de Masterchef Australia. No deje que la palabra "amateur" lo confunda: esta gente sabe y, lo mejor de todo es que el  formato del programa se presta para que uno se entere de un par de tips en el camino.


Si los adultos no lo convencen, lo reto a ver Junior Masterchef Australia, donde niños de 8 años saben más acerca de cocina que mi progenitor que a sus cincuentitantos apenas sabe hervir huevos. En verdad estos niños avergüenzan a cualquier adulto. Para comprobarlo, sintonícelo los jueves a las 10 p.m. siempre en TLC. 


¿Ya los había visto? ¿Cuál es su favorito?

You Might Also Like

2 comentarios

  1. ¿te conté que mi hermana estudia gastronomía?

    Todo inició con "Cocineros al limite" en Utilísima. u_u

    Luego descubrimos "Hell's Kitchen" y luego "Cake Boss" y luego... "Master Chef Australia" y ahora los niños del "Junior Master Chef" con sus cuchillos de colores... ^^^

    Por lo general no los vemos el jueves, nos echamos una maratón el domingo por la tarde-noche.

    Lo terrible es que siempre quedo con hambre u_u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa al revés. Me quita el hambre. Aunque a veces confieso que lo único que logra es que toda mi comida sea aburrida, en comparación con los suculentos manjares de la televisión.

      Eliminar