Bienvenidos a "The Good Place"

sábado, febrero 17, 2018


Me encanta ver televisión y Netflix lo sabe. Me conoce bien. Sabe qué me gusta y me sugiere lo que él cree que podría gustarme. Aún así, en más de una ocasión, no le atina. Me ha pasado con un par de series que dejé a medias porque simplemente no podía obligarme a seguirlas viendo. Estoy hablando de ti, "Easy".

Por tanto, no sabía qué esperar cuando comencé a ver "The Good Place", una serie de comedia/fantasía producida por NBC de la que ahora Netflix tiene los derechos y "suelta" un nuevo episodio cada viernes. Si necesitan ponerse al día, las primeras dos y lo que va de la tercera temporada, se pueden fácilmente bingewatch en un fin de semana. Sin pena, todos lo hemos hecho.

TGP se centra en Eleanor Shellstrop (Kristen Bell, a.k.a. Anna de "Frozen"), una mujer de cuestionable moral que llega al cielo, "el lugar bueno", donde la recibe Michael (Ted Danson), una especie de burócrata que ha diseñado y administra el vecindario y Janet, su asistente. En el camino, Eleanor entabla amistad con otros personajes, Chidi, Jason y mi favorita, Tahani.



Ya que no estoy aquí para dar spoilers, me dedicaré a resumir en tres puntos por qué vale la pena ver TGP:
  1. En la trama siempre hay un giro inesperado... pero de verdad inesperado. Justo cuando uno cree que la historia no tiene otra dirección en la que ir, cambia de rumbo. Esto es algo positivo porque te deja pensando, lo que me lleva al segundo punto...
  2. Todo el conflicto moral y ético alrededor del cielo/infierno te pone a pensar e inevitablemente a ponerte en el lugar de los personajes. ¿Iría yo al "lugar bueno"? Si no, ¿cuál sería el motivo que me condenaría al "lugar malo"? ¿Para cuál de los dos lugares me calificarían mis acciones actuales?
  3. El sentido del humor. Probablemente no sea para cualquiera, pero quien lo entienda, lo disfrutará, y es necesario para aliviar la trama existencialista detrás de esta serie. 
Conclusión: Si tu cuenta de Netflix te sugiere TGP, hazle caso.


You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por leer. Y por comentar. Y por existir. A veces es bonito simplemente escuchar un “Gracias".

En mente