Deterioro

domingo, marzo 04, 2018


Vivir con un adulto mayor de avanzada edad es difícil, dependiendo de su personalidad y carácter. Quien diga que no, miente. Y el que diga que solo es cuestión de tener paciencia -como si eso fuera tan fácil los 365 días del año-, probablemente no es humano. Es un santo, un mártir o un masoquista.

Hay días en que mi casa parece una escena de una obra de teatro argentina que vi hace años en el Teatro Luis Poma, "La nonna", en que todos los personajes de la familia llegan al borde de la desesperación por causa de la abuela.

Podría hacer una lista de todas las cosas que mi propia nonna hace que nos vuelven locas o de los work-arounds a los que tenemos que recurrir, como esconder tus cosas en lugares estratégicos para que no se "pierdan" o desconectar la manguera para que no termine de matar las flores porque riega el jardín hasta cuatro veces al día.

Pero realmente lo que quiero decir para cualquier persona atravesando una situación similar y que por aquello del destino vino a parar aquí, de todos los sitios en internet, es que habemos millones de personas así en el mundo, viendo como una persona se deteriora física y mentalmente, se marchita, llegando a un punto en que es poco lo que se puede hacer para prevenir o paliarlo.

Y que también duele ver como se deteriora la relación en el grupo familiar de cuidadores. Porque nos cansamos. Se consume nuestra energía. Se nos agota la paciencia. Se nos quiebra el espíritu. Se nos acaban las ideas. Se nos acaba la compasión para apoyarnos entre nosotros. Nos distanciamos emocionalmente.

Yo te entiendo. Entiendo cómo te sientes. Quisiera tener respuestas, pero todo lo que tengo para decir es que no hay de qué sentirse mal. Los cuidadores también necesitan ser cuidados de vez en cuando.

Somos humanos. No santos ni mártires. Masoquistas tal vez.


📷 Créditos de la foto: "Wilted flower", de Cindy Díaz

You Might Also Like

0 comentarios

Gracias por leer. Y por comentar. Y por existir. A veces es bonito simplemente escuchar un “Gracias".

En mente