La mano del hombre

lunes, abril 20, 2009

Todo lo que podemos llegar a ser y hacer, visto desde los extremos

Hay cosas que nunca dejan de sorprenderme y para verlas mejor trato de hacerlo con ojos inocentes, tratando de no pensarlo demasiado, dejando el cinismo aparte y solo queriendo contemplarlas por su belleza.

Me quedo con la boca abierta viendo a una pareja en puntillas bailando 'El lago de los cisnes', mientras del tutú de ella se desprenden pequeñas plumas blancas que caen delicadamente al compás de la música de la orquesta.

Hay otras cosas que tampoco dejan de sorprenderme y para no asustarme trato de pasarlas por alto, solo sabiendo que pasan, recordando que existen y esperando que no vuelvan a pasarle a uno de los míos.

Me quedo con la boca abierta leyendo acerca de los asesinatos, secuestros, robos, maltratos y atropellos que, por cosas del destino, le pasan a alguien que pudo haber sido yo (o ustedes) y marcan a una familia que pudo haber sido la mía (o la suya).

¿Cómo puede la misma raza ser capaz de tanta belleza y de tanta maldad a la vez? Las capacidades de la mente humana no tienen límites, ni para lo bueno ni para lo malo. La mano del hombre construye y destruye a diestra y siniestra.

Por un lado, los más talentosos han encontrado mil y una formas de crear. Crean palabras con significado, formas con vida, edificios con historia, pinturas con alma, cine con pensamiento, música con movimiento y danza con sentimiento. Hay arte con camuflaje de deporte, como la gimnasia rítmica, el patinaje sobre hielo y el nado sincronizado.

Y para crear, inventan formas de expresión donde antes no existían. ¿A quién se le habrá ocurrido pararse de puntas y llamarlo ballet? ¿Quiénes habrán inventado una veintena de instrumentos para reunirlos en una orquesta? Un hombre o mujer tuvo que ser.

Pero por otro lado, los más enfermos han encontrado mil y una formas de matar al prójimo (¿o será que yo veo demasiado CSI?). Otros locos secuestran, violan, pegan, maltratan, roban, mandan a sus países a guerras sin sentido... y no dejan de inventar más formas de crueldad.

Es como si no tuvieran sentido de trascendencia. Ya sea que piensan que no tienen a quién rendirle cuentas allá arriba, o que no les importa el dolor que dejan en su paso por aquí abajo.

Todos somos un poquito malos en algún momento -mentimos, herimos, pisoteamos, menospreciamos, decepcionamos-. El más mínimo acto de crueldad puede venir del amigo menos pensado. Claro, hay gente que lo lleva al extremo y lo hace de profesión. ¿Por qué?

¿Por qué si somos tan buenos como para poder crear cosas magníficas, algunos prefieren ser tan malos para hacer cosas terroríficas?

A veces pienso "gracias a Dios por los grandes hombres, mujeres y civilizaciones"; y otras me digo "líbrame Señor de todo lo malo y los malintencionados".

You Might Also Like

3 comentarios

  1. WoooW!! comparto tu punto de vista amiga Rachel, pero quiero continuar pensando que existen más actos de amor en el mundo que personas que se dediquen a generar violencia y terror en él. Y si fuera lo contrario espero que una muestra de amor, pese más que millones de actos mal intencionados....

    ResponderEliminar
  2. Que interesante este comentario Raquel, en realidad es bastante triste el aceptar el comportamiento del ser humano, en general, y mas doloroso es aceptar el comportamiento de los mal denominados lideres, en particular, esos que envian a su homologos humanos a crueles guerras, unicamente con el proposito de enriquecerse materialmente, sin importarles el sufrimiento que dejan las terribles guerras, en ambos bandos, ya que en ellas solo obtienen beneficios los fabricantes de armas. Pero es un tanto doloroso, para mi, que tu destreza, habilidad y capacidad de escribir se limite a un blogg. Recuerda mi oferta y ayuda a algunas almas a inspirarse leyendo tus escritos. Melvin González

    ResponderEliminar
  3. Diego: yo también quiero pensar eso, pero a veces me cuesta. Como canta Juanes: "ya que estamos cansados de tantas historias vencidas, tantas promesas nunca cumplidas, alcemos el alma y la voz".

    Pearvision: los malos líderes son los que están corrompidos por el poder. Recuerdo su oferta y lo sigo analizando. Gracias.

    ResponderEliminar