Me estás haciendo vieja

viernes, agosto 27, 2010

Hola bicho feo:

Hoy cumplís 10 años. No puedo creer que haya pasado una década desde que fui muy emocionada al hospital a esperar que al fin salieras. ¡Es que te tardaste tanto! Ahí estaba yo, de 14 años, emocionada por el primer bebé que tenía la familia en mucho tiempo. Eras bien grandote y de nariz chata. Todo rosadito.

Me acuerdo la primera vez que te trajeron para que te cuidara. Pensé que te iban a explotar los pulmones de tanto llorar. Era diciembre y, en un intento por que te callaras, encendí las lucecitas del árbol de navidad. Las viste por 5 segundos, balbuceaste entrecortado "Mi mami" y te pusiste a llorar otra vez. Quería llorar a la par tuya de la desesperación porque no entendía qué te pasaba.

Con el tiempo fui aprendiendo trucos para entretenerte. Salíamos a darle arroz a las "cucús", ¿te acordás? Ya ni te vas a acordar de aquí a unos años. Yo todavía usaba uniforme y vos ni ibas al kínder. Tenías un carrito guardado aquí en el que te gustaba salir a pasear. Una vez te saliste sin que se diera cuenta la abuela. Querías salir hasta con la lluvia y me tocaba acompañarte con una gran sombrilla para que no te mojaras hasta que te convencieras de que así no podíamos salir.

De ahí entraste al kínder y yo entré a la U. Te iba a esperar al mediodía cuando te dejaba el micro. Te mirabas bien lindo con tu pelito liso que te llegaba hasta las cejas. Hoy ya tenés corte de pelo de niño grande. Vas a tercer grado, ¿lo podés creer? Ya leés, escribís, hacés sumas, restas, te podés las tablas (medio atravesadas, pero te las podés) y cuando vuelva a pestañear, me vas a estar hablando de álgebra -si es que todavía me hablás cuando seas un adolescente y me veás como "una vieja"-.

Pero la realidad es que me estás haciendo vieja. Ya solo vemos muñequitos de niño grande, nada de Discovery Kids, puro Disney Channel. Tenés Facebook y el día que abrás tu cuenta de Twitter tendré que ir buscando un asilo. Supongo que tengo que mentalizarme para lo que vendrá en esta próxima década. Cuando ya no me digás "Raque" sino que se te ocurra llamarme "tía" o cuando me presentés a tu primera novia oficial. Claro, yo seré 14 años más adulta para ese entonces, así que todo me parecerá el curso natural de la vida.

Lo que te quería decir bicho feo, antes de que te siga avergonzando sin que te des cuenta, es que te deseo un feliz cumpleaños y espero seguir viéndote crecer por muchos años más.

Te quiero Pancracio*.

PD. Prometo dejar de llamarte Pancracio cuando cumplás los 20.

You Might Also Like

2 comentarios