Incomunicadas

Sin línea ni tono, puros "bip", "bip"

Hace más de una semana se arruinó el teléfono de mi casa. Llovió, cayó un rayo por allá y el teléfono murió. Y con él, murió el internet y nos quedamos incomunicadas, con la excepción de los teléfonos celulares. Mi mamá fue al día siguiente a poner la queja a Claro, donde le dijeron que en 72 horas vendría un técnico a repararlo. Esas 72 horas se cumplían el viernes 5 de agosto. ¡Ajá! Sí, como no. "Claro" que vendrían en plena vacación.

Lo del internet lo pudimos solucionar conectándonos al wireless de mi tía que vive a la vuelta, quien fue tan amable de "regalarnos" un poquito. Lo del teléfono, obviamente a quien le urgía hallarnos nos encontraba en el celular. Contrario a lo que pudiera pensar, he de confesar que no extrañé el teléfono... para nada. Pasamos 10 días sin línea y todo fue paz y tranquilidad. Me gustó y ahora me hace falta.

Me encrespo al oír el ring y no soporto el parloteo de mi abuela que pareciera se está desquitando con esos días que pasó incomunicada y pasa prendida del teléfono llamándole a todas sus vejestorias amigas para preguntarles qué hicieron en vacación.

Quizá porque nadie me llama a mi casa, o porque mi celular apenas y suena en un día común y corriente, y para todo -trabajo principalmente-, mi vía de comunicación es (el 99% de las veces) el correo o cualquier red social, pero para mí esta experiencia me demostró que hay aparatejos a los que estamos esclavizados y que resultan no ser imprescindibles ni vitales a la hora de darse un tiempito de vacación.

Qué rico desaparecer un par de días. O al menos estar "fuera de servicio".

Comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de Pablo Alborán para cada necesidad

10 amigos explicados con personajes de Disney

Que todos los niños estén muy atentos