Prueba y error

viernes, mayo 27, 2011


A todos nos gustan los zapatos. Algunos de verdad guardamos la esperanza de encontrar el par de zapatos perfecto con el que recorrer el resto de nuestra vida. Sin embargo, sencillamente no es tan fácil. Olvídese del cuento, los zapatos perfectos no llegarán a tocar a la puerta de su casa para que se los pruebe. Usted tiene que salir a buscarlos. Salga al mercado en su búsqueda.

Yo soy de la opinión de que usted puede vitrinear todo lo que quiera, vea todos los zapatos que se le crucen por el camino. Examínelos. Mire si le gusta el color, el tamaño del tacón, el estilo en general. No le recomiendo que se pruebe todos los zapatos, solo aquellos que usted piense en el fondo que le quedarán bien. Como el refrán dice: encuentre la horma de sus zapatos

El punto es que se los pruebe. Siéntalos. ¿Le aprietan? ¿Cree que puede soportar el dolor de andar con unos zapatos que le incomodan? Vuelva a olvidar el cuento, no sea como la hermanastra de Cenicienta, no intente hacer que le queden los zapatos equivocados, solo porque son bonitos o porque se los van a chulear en la calle. Tampoco se los lleve porque están en oferta, algunos son de precios bajos y calidad aún más baja. 

Hay zapatos que tal vez después de lo que las mujeres conocemos como "amaestramiento" terminen por quedar, pero es un camino muchas veces tortuoso, lleno de ampollas (incluso callos, según me dijo alguien por ahí). Todas conocemos cuánto pueden llegar a doler los pies por culpa de una mala elección de zapatos. Esos, mejor devuélvalos o ya no se los vuelva a poner. No intente a toda costa que le queden, va a terminar mal. Después hasta cuesta retomar el camino.

Y cuando halle a los zapatos perfectos, después de tanta prueba y error, vívalos, disfrútelos. Los zapatos se hicieron para andar. Eso sí, no le puedo garantizar que solo necesite un par para toda su vida. Pero si se desgastan, aprecie el camino recorrido y vuelva al paso número uno.

Ahora lea todo lo anterior y cada vez que lea zapatos sustituya la palabra por "pareja", "hombre", "mujer", según sea el caso. 

Comente y conversemos.

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Creo que tienes toda la razón, y mucho ojo, al encontrar unos que nos queden, como dice el anuncio comercial de una marca de zapatos en tv, “toda mujer tiene derecho a domarlos hasta que le queden perfectos”. yo adoro mis “zapatos” me consto muchos años encontrarlos; pero valió la pena esa búsqueda. Saluditos Raquel.

    ResponderEliminar
  2. Silvia, para buscar y para probar, creo que ayuda saber de antemano qué queremos encontrar. Solo así se sabe cuándo se ha dado con el resultado de la búsqueda.

    ResponderEliminar