¿Esto es arte?

jueves, septiembre 01, 2011

"No jodás, ¡esto lo podría haber hecho yo!", dijo mi alera al ver un cuadro de Miró. No la defiendo por ser mi hermana, ni por haberse bancado ir a siete museos -no siempre voluntariamente-, sino porque en verdad parecía un garabato hecho a lápiz por un niño de parvularia. Entonces, vamos a la pregunta: ¿qué es arte?

Nueva York está lleno de museos y galerías de arte. Incluso Long Island, la otrora costa dorada llena de mansiones ahora convertidas en museos. Como dato curioso, así como las salas están llenas de pinturas, esculturas e instalaciones, están llenas de nombres pomposos de sus benefactores, los grande$ patrone$ del arte, mecena$ del siglo XX y XXI. Rockefeller, Frick, Heckscher, Guggenheim, Vanderbilt... casi siempre en parejas: el señor y la señora fulanito.

En LI visitamos el Nassau County Museum of Art, donde tuve el gusto de conocer a Richard Avedon; bueno, al menos sus fotografías. No sé a ustedes, pero a mí siempre me ha gustado el ingenio de Annie Leibovitz para el retrato y "descubrir" a Richard Avedon fue aún mejor. El retrato de Marilyn Monroe es intrigante, tiene la mirada puesta al vacío y la palabra que se viene a la mente al ver su expresión es "tristeza", de la más profunda.

Hasta ahí íbamos miel sobre hojuelas. Entonces conocí a Josef Albers y su homenaje al cuadrado me dejó realmente cuadrada. Me pareció interesante, pero me gustó. Incluso me dieron ganas de aventurarme a hacer uno de esos dibujos geométricos en esteroides. Y ahí todo hizo click: me sentía como en clase de taller de comunicación visual con aquel profesor excéntrico y su Kandinsky, y no podía evitar de preguntarme ¿esto es arte? ¿Por qué? ¿Quién dice?

Ya me lo había preguntado en el Met, pero seguía sin respuesta aparente en el de Nassau y el Heckscher (Huntington, LI), hasta que llegamos al MoMA ese jueves y la pregunta se hizo aún más evidente según avanzábamos por todas las salas. 

Picasso, Matisse, Rembrandt, Monet, van Gogh, Miró, Cézanne, Dalí, Pollock, Warhol, Kahlo... una conoce los nombres y los ismos, pero no es lo mismo estudiarlos en los libros que tenerlos enfrente. Te quedas parada, mueves la cabeza de un lado al otro como quien le busca otro ángulo, y tratas de descifrarlo. Para algunos te quedas corta de palabras y dices algo simplista como "Es bonito". Para otros dices "Es... raro". Pero para todos surge la inquietud de por qué es arte. 
El cuadro que pareciera que todos los visitantes quieren ver es "Noche estrellada" de Van Gogh -hasta se toman fotos con él- y ¡el hombre nunca vendió un solo cuadro! Nadie lo consideró "arte" mientras él estaba vivo, pero hoy pagan millonadas cuando subastan una de sus pinturas. ¿Entonces?
Tal vez simplemente no hay una respuesta correcta y el arte es como la belleza: está en el ojo del que la ve.

O tal vez yo soy la ignorante y la tapita del tacón que se me arruinó es arte que nos habla de la fragilidad de nuestros pasos por esta vida terrenal. ¡Pfff!

Anuncio #1: Vaya al Museo de Arte Moderno (MoMA). No se arrepentirá. Y si puede, empiece desde arriba hacia abajo.

Anuncio #2: Nada ilustra mejor el tema que este post de Ligia, alias Simeonístico.

You Might Also Like

4 comentarios

  1. http://www.cuantocabron.com/feel_like_a_sir/el-arte-contemporaneo

    Nada más que decir.

    ResponderEliminar
  2. Púchica no he ido a esos museos famosos pero con los de aca, ya he tenido esa misma sensación. Después de mucho preguntarme creo que mi conclusión es la siguiente, lo que vuelve arte a estas obras, como las cajitas pegadas¬¬, es el valor de quien las hizo de llamarse artista y presentarse con su "obra" al mundo diciendo: Este es mi arte. Todavia estoy agarrando valor para sacar mis piezas del anonimato, a ver si un día lo logro. @Magdalogo

    ResponderEliminar
  3. Magdalogo, sí, creo que tiene que ver con cómo se vende el artista. Aún si en el Renacimiento no había gurús del marketing, ya había mecenas y merchantes que, de cierta forma, se encargaban del PR de los artistas y de promoverlos en los círculos sociales idóneos para la venta. Entonces sí, creo que es más bien una cuestión de gritarle al mundo "¡Yo soy artista! ¡Esta es mi obra de arte!". Saludos,

    ResponderEliminar