Cómo hacer una reflexión para el año nuevo

Estamos a horas de que se acabe el año en este huso horario. Hasta hace unos años, la celebración del año nuevo era algo que me emocionaba. Un año. Nuevo. Wow. Luego decidí que todos los años son iguales, que el tiempo es como un círculo en el que no necesariamente distingues cuál es el principio y cuál es el fin, que el calendario no dicta en realidad que algo nuevo pasa en tu vida. Cuando era estudiante hacía sentido: el año nuevo traía un nuevo año escolar, un nuevo semestre en la universidad. Ahora bromeo que la vida es eso que pasa entre una película de Marvel y otra.

Sin embargo, para celebrar el fin de un ciclo, me di a la tarea de hacer una especie de reflexión del 2018 y visualización del 2019. Estas son algunas de las preguntas que recomendaría para dicho ejercicio:

  1. Logros (ej. este año publiqué más entradas en el blog que en los últimos cinco años); una cosa que habrías hecho diferente y por qué; algo de lo que estás especialmente orgullosa; tus principales desafíos u obstáculos (ej. yo misma); y la razón por la que estás particularmente agradecida del 2018.
  2. Hacer una lista de cosas que quisiera hacer más (ej. bailar, salir los fines de semana) y que quisiera hacer menos (ej. ser sarcástica, trabajar hasta tarde).
  3. Algo en lo que quisiera mejorar, dos cosas nuevas que quisiera intentar y tres cosas o temas sobre los que quisiera aprender en el 2019 (ej. geografía).
  4. Cuáles son tres emociones que quisieras sentir más en el 2019 y cómo crearás un ambiente para sentir esas emociones (ej. sentido de logro, asombro y júbilo).
  5. Imagina que es el fin del 2019 y fue tu mejor año hasta la fecha. Haz una lista de eventos, logros, personas y cosas que lo hicieron tan bueno (ej. sobrepasar la entrada #600 en este blog, un fin de semana largo en la playa, hacer el viaje más fantástico a Europa).




Y claro está,

Comentarios

Entradas populares