Las princesas contraatacan

sábado, abril 02, 2016

Hace poco alguien me dijo que siempre le había parecido que yo tenía una manera un tanto sarcástica de ver la vida. Cuando leo una entrada que escribí hace 7 años sobre las princesas de Disney entiendo a la perfección lo que esta persona quiere decir. Mi opinión no ha cambiado mucho desde entonces. Sigo pensando que no son ni buenas ni malas y que quienes crían a las niñas no es Hollywood, sino los padres.

De vuelta al presente. He tenido por años la intención de escribir una secuela acerca de las nuevas princesas, pero aparte de la voluntad, me faltaba ver "Valiente". Sí, me tomó cuatro años ver la historia de Mérida. Sin adelantarme mucho puedo decir que bien pude haberme saltado esa película. Pero comencemos por el principio.

Princess and the frog (2009)



Aunque "La princesa y el sapo" ni siquiera está entre las 10 películas que más me gustan de Disney (tal vez ni siquiera en el top 15), debo admitir que Tiana es una de mis princesas favoritas. Primero, porque no es una princesa. Sólo sucede que se casa con un príncipe. Pero antes de llegar a su happily ever after, tiene sus propios sueños y metas. Tiene un trabajo propio - varios, de hecho. Ahorra - doble puntos por eso. Es emprendedora y al final se convierte en su propia jefa. Si esta película no tuviera animales que hablan, canciones cada 10 minutos y magia, podría convertirse en una excelente chick flick.

Conclusión: Deberían darle más crédito a este princesa.

Tangled (2010)

La primera princesa en 3D no se despega mucho de las historias convencionales, pero por eso mismo -porque su historia no se lo permite-, es que tenemos que ser un tanto menos duros con ella. Suficiente con lo que le hizo pasar la madre Goethel encerrada en la torre. Lo que hay que rescatar de Rapunzel es su uso espléndido de una sartén para la defensa personal. Esta princesa tiene tanta actitud como cabello.


Conclusión: La salva el adorable camaleón Pascal.

Brave (2012)

Sí, pobrecita Mérida. Ella no quiere ser forzada a casarse, quiere ser su propia persona. Si esta princesa no se comportara el 90% de la película como una pequeña mocosa malcriada habría tenido un poco más de empatía por ella. No hay mucha diferencia entre ella y sus pequeños hermanos traviesos. Aparte está el hecho de que llega un momento en la película en que sientes que no pasa nada y te dices: "Un momento, ¿cuál exactamente era la trama?". Pixar podría haber hecho algo maravilloso con esta película, la mejor historia sobre una relación madre - hija, si tan solo hubieran tenido menos miedo. Para ponerlo simple: la imagen abajo ilustra mi cara aguantando a Mérida toda la película.



Conclusión: Lo único cool de Mérida es que sabe tiro con arco.

Frozen (2013)

Frozen, el fenómeno de todos los fenómenos animados nos ofrece dos princesas. Lo que se traduce en dos historias (o más) que inevitablemente compiten entre ellas. Es el tipo de película que te demanda que elijas un equipo: #TeamAnna o #TeamElsa. Pero como Elsa es la que tiene los poderes mágicos, ella es a la que todos recuerdan. Creo que la escena en que Anna escapa del castillo y canta "Let it go", pasando de la princesa conflictuada a transformarse en concursante de Miss Universo pero con hielo, hace lo mismo para esta película que la secuencia memorable de la historia de Carl y Ellie en "Up": te hace olvidarte de todo lo demás. Que no está mal. Yo también canto "Let it go".



¿Pero qué hay de Anna? Ella enseña la mejor lección que una princesa nos puede compartir a las plebeyas, grandes y chicas: el 99.9% de las veces el amor verdadero no ocurre a primera vista, ni bailando y cantando en una fiesta en un castillo. El amor verdadero requiere que conozcas al otro, a toda su familia troll y a su reno. Y no todo será perfecto, pero será real... que es mil veces mejor, en comparación a que el príncipe en apariencia perfecto te engañe e intente asesinar a tu hermana, la reina, para quedarse con Arendelle.

Hans, el peor villano de Disney en años recientes
El win de "Frozen" sobre las demás princesas es que la película no se trata de una historia de amor, sino de dos mujeres que maduran y se encuentran a sí mismas y la relación entre dos hermanas. Aparte tienen un muñeco de nieve que canta. ¿Y mencioné los trolls?

Conclusión: Típica relación de hermanas. Una le quita el spotlight a la otra.

Entonces...


Vamos por buen camino. No hay historia perfecta, pero la buena noticia es que cada vez las niñas tienen mucho más que las princesas. Incluso las nuevas princesas están demostrando ser mucho más fuertes que sus predecesoras. ¿Y saben qué? Si las niñas quieren ser princesas, está bien que lo sean. Ser princesa es mucho más que una tiara y un vestido lindo.

Les dejo este comercial de Disney. Los subtítulos no son los mejores, pero el mensaje está ahí:

You Might Also Like

2 comentarios

  1. Quizá porque no tengo hermana, Frozen no me significó nada, excepto porque Olaf es adorable, es de las películas Disney más aburridas que he visto. Y quizá también porque me identifico con los colochos y lo pelirrojo (mi subconsciente es pelirroja) adoro a Mérida =)
    Y si te acordás, yo también decía horrores de las princesas cursi que se quedan sentadas esperando al príncipe azul...en especial porque odio el azul.
    Rapunzel es adorable, en especial en la escena donde acaba de bajar de la torre y no se decide si está bien o mal, ju ju.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Clau, personalmente no creo que "Frozen" sea aburrida. Tiene sus momentos. Sobre "Rapunzel", creo que podríamos profundizar en varios aspectos de ese personaje.

      Eliminar