Hacer amigos

¿Por qué no?

En ocasiones, me considero socially awkward, como la niña nueva en el kínder que ve la gloria cuando llega otro niño a hablarle y le ahorra los gigantescos pasos de atravesarse el salón para ir a socializar con sus pares o que en el peor de los casos, se aferra a las enaguas de la mamá.

Es raro, porque puedo estar haciendo fila a la par de alguien y ponerme a platicar así como si nada. También puedo participar sin problema en una conversación social, de esas en las que te ponés a hablar de temas sacados del periódico o noticiero durante un almuerzo de trabajo.

Pero a la hora de conocer nuevas personas, me vuelvo a sentir la niña de kínder. A la primera, soy callada -al final, no tanto.- A la segunda, no hallo por dónde comenzar, me cuesta romper el hielo y hallarle el lado a la gente. Y a la tercera, generalmente, ya he entrado en confianza.

La semana pasada experimenté eso de "hacer amigos" -o al menos conocer gente nueva-, por primera vez en mucho tiempo.

Llegar, presentarse, saludar, conversar, reír. Todo, al mismo tiempo que se absorbe información, se perfila a los interlocutores y se trata de ser natural -aunque por aquello de dar una buena impresión, uno se limita un poco, como quien va "tanteando" el terreno-.

Lo curioso de la experiencia fue que, a pesar de nunca haber visto antes a este grupo de interesantes individuos, al cabo de pocos minutos ya me sentía como si los conociera de mucho antes: ¡las maravillas de amistarse vía online!

Lo mismo sucede cuando uno hace el salto de intercambiar comentarios de blog a blog, a tuitear por allá, feisbuquear por acullá y emeseniar de un país a otro a altas horas de la noche. Es cuestión de tiempo que terminés por conocer a la otra persona en vivo y en directo.

Si metemos a nuestros amigos de carne y hueso a una computadora, ¿por qué no trasladar nuestras amistades de bits y bytes al mundo offline? Al fin y al cabo, cada vez pasamos más horas frente a una computadora y uno nunca sabe quién está del otro lado de la conexión.

Un amigo tal vez.

PD. Un saludo a @oscarmartell, a @elsum y compañía.

Comentarios

  1. pues la verdad es q entonces te conocimos el lado de la 'niña de kinder'... en el Mister D aquel dia, o no?
    fue agradable conocerte, a tu hermana tambien, y ojalá podas acompañarnos en otras ocasiones.

    +reverencias+

    salú.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que todos pasamos por esa situacion, vuelvo a reiterar mi gusto por la forma en que escribir las entradas, ya me gustaria a mi poder expresarme de esa manera, inmensas gracias por la mencion.

    Ha sido la verdad y honor conocerte, a ti y a tu hermana.
    Y cuando quieras visitar el Sur, te hago un huequito en mi casa a vos y quienes vayan.. ! saluditos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, tienes toda la razón.. Te invito que pases por mi blog saludos desde PERÚ :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por leer. Y por comentar. Y por existir. A veces es bonito simplemente escuchar un "Gracias".

Entradas populares de este blog

10 canciones de Pablo Alborán para cada necesidad

10 amigos explicados con personajes de Disney

Que todos los niños estén muy atentos