Praga: la trampa de turistas más bonita que podrás encontrar


El puente de Carlos, el río Moldava y el castillo de Praga de fondo

Si alguien me preguntara "¿Regresarías a Praga?", sin pensarlo tanto diría que no. Como leerán en distintos sitios web, blogs, foros, grupos, donde se les ocurra, Praga puede ser una gran trampa de turistas. Eso sí, es una de las trampas de turistas más lindas que podrían visitar, y para hacerlo un fin de semana (como yo), tendrán que armarse de paciencia y andar con un ojo atento.

Es quizás el viaje más microscópico que he hecho en términos de cobertura geográfica, pero ese pedacistillo de la Ciudad Vieja y el área del castillo de Praga fue suficiente para mí.

  
Izq. Reloj astronómico. Der. Monumento a Jan Hus

Una reseña honesta resaltaría la arquitectura sacada de un cuento de hadas, los vitrales de la catedral de San Vito o las curiosas leyendas de San Juan Nepomuceno y su estatua en el puente de Carlos. Pero no dejaría de lado las multitudes en las calles, incluyendo los promotores ofreciendo tours por bares (pub crawls), ni los basureros colmados de desechos, los olores misteriosos o los restaurantes que ofrecen el "auténtico" sabor de x, y, z platillo con precios astronómicos que dejan fuera del menú para luego sorprenderte con la cuenta. Es lo que es, pero aún en el mini caos se puede encontrar belleza (y viceversa).

    

    
Gente. Gente en todas partes.

Consideraciones prácticas:

  • Si sabemos que Praga está llena de trampas de turistas, elijamos lo menos malo entre lo potencialmente riesgoso. Mi trampa de turistas fue un concierto de música clásica en la capilla Klementinum. Para mí que asocio la música clásica con los CD de mi abuelito y que prefiero invertir en experiencias, cada euro del boleto valió la pena.

Foto furtiva de la capilla Klementinum
  • Otra cosa que a mí me funcionó súper bien fue tomar un walking tour que salía del puente de Carlos hasta el área del castillo. Casi tres horas cargadas de información, que lamentablemente apenas recuerdo 😂, con una guía simpatiquísima. Por supuesto que no se puede confiar en que el 100% de la información que dice la guía sea fidedigna, pero el storytelling entretiene. Lo que sí recuerdo es que le pedí mi deseo a la estatua de San Juan Nepomuceno sólo por seguir la tradición y que una de las cosas que más me fascinó del puente de Carlos es que su apariencia negra solo es por la contaminación y suciedad acumulada por siglos y que, al restaurar las estatuas, se descubre que originalmente la piedra es de tonos claros. El tour que compré a través de Get Your Guide incluía los boletos al tranvía, a la catedral de San Vito, el antiguo Palacio Real, la basílica de San Jorge y el Callejón del Oro.
   

 

  
Arriba, de izq. a der. San Juan Nepomuceno (la única estatua de bronce sobre el puente de Carlos), comparación de una estatua sin restaurar y una restaurada. 2a. fila: Gentío en el puente de Carlos. Abajo: Catedral de San Vito.

  • Praga es un excelente lugar para aquellos que disfrutamos de observar a la gente. En mi caso, lo que más recuerdo es a un joven en un traje inflable de princesa celebrando su despedida de soltero con sus amigos. No es la primera vez que veo algo similar y debo decir que esta es una de las tradiciones más divertidas que he visto afuera.
Stag party
  • Como en cualquier otra ciudad concurrida, los turistas son presa fácil para las estafas y los carteristas. Antes de mi viaje me recomendaron el canal de YouTube Honest Guide, que tiene muchos consejos prácticos para la capital checa, incluyendo cómo ir del aeropuerto a la ciudad en transporte público.
  • De nuevo, como en cualquier otra ciudad concurrida, cuando quieran alejarse de las hordas de turistas, solo tienen que alejarse de las principales atracciones e irse a otros vecindarios. Mi Airbnb estaba en el área de Vinohrady en Praga 2 y era bonito y tranquilo, con un excelente restaurante llamado Parlament, que además producía su propia cerveza. También pueden buscar los rinconcitos menos concurridos de las áreas más populares (siempre con precaución) y, quién quita, tal vez se encuentren con una escena pintoresca como un grupo de cisnes posando para las cámaras de los turistas.
  

  
Arriba: Los cisnes con el puente de Carlos al fondo
Abajo: La cocina tradicional con un giro moderno de Parlament


La mejor consideración práctica es: simplemente disfruten lo bonito por bonito. No sé si es porque me relajé por el resto del fin de semana después del incidente del taxi en Budapest, pero en Praga no hacer mucho ni llegar muy lejos fue suficiente para pasarlo bien y tacharlo de mi bucket list de viajes.

Clima perfecto de una tarde de domingo en Praga

Ficha técnica
Fechas: 18 y 19 de mayo de 2019.
Entrada / Salida: Vuelo de Ryan Air proveniente de Budapest (me tomó más tiempo llegar y esperar en el aeropuerto que lo que tomó volar) y Flixbus hacia Berlín, Alemania
Alojamiento: Airbnb
Lo que más me gustó: El walking tour y la guía
Siempre recordaré: El concierto de música clásica
Aprendí: La ventaja de tener dos tarjetas de crédito (porque la primera no me pasó al querer pagar la cuenta de la cena)

Comentarios

Entradas populares