Harry Potter y la nostalgia maitrennial

 



Hace 20 años, caminamos con mi mamá y hermana a los cines Reforma para ver una nueva película que sonaba interesante: "Harry Potter y la piedra filosofal". En aquella época, Harry Potter aún no era HARRY POTTER, especialmente por estos lares. Y aunque la película se sentía especial (incluso... mágica 😉), creo que en aquel momento no nos imaginábamos el fenómeno mundial en que terminarían convirtiéndose los libros, películas y derivados.

Hace unos meses me di a la tarea de ver otra vez todas las películas de la saga, entre la nostalgia maitrennial (señora o maitra millennial) y las ganas de sacarle provecho a la suscripción de HBO Max. Vi las primeras cuatro en un período de 1-2 semanas: las primeras dos de Chris Columbus, la de Alfonso Cuarón (que siempre me hace pensar en el color azul) y la de Mike Newell. Hoy que lo pienso, "Harry Potter y el cáliz de fuego" me desgastó un poco emocionalmente (hasta se me salió una lágrima cuando Lord Voldermort asesina a Cedric Diggory, cosa que nunca había pasado antes) y por eso puse las películas en pausa. Eso y el hecho de que cada una dura más de dos horas, entonces hay que tener bastante tiempo y ganas de verlas.

Pude decir "Travesura realizada" (nótese mi esfuerzo por hacer todos los puns posibles) en los últimos días de diciembre, cuando retomé la tarea y vi de dos en dos las entregas dirigidas por David Yates, justo a tiempo para el estreno de la reunión especial por el vigésimo aniversario de la primera entrega. Para ser sincera, había olvidado bastantes detalles de las últimas películas, en parte porque no las he visto tantas veces como las otras, pero no pude evitar notar que las películas se van poniendo más oscuras progresivamente. La trama, los personajes, la cinematografía, los matices de la actuación. 

Uno puede admirar esa progresión mejor en un maratón que en el transcurso de 10 años y, si bien hay cosas que no han envejecido bien -algunas por tecnología (los efectos especiales de los partidos de quidditch), otras porque hoy vemos el mundo de una manera diferente (la cámara innecesaria en los traseros de las Beauxbatons cuando entran a Hogwarts...)-, no queda duda de que toda la saga ha quedado suspendida en el tiempo como si se tratara de un hechizo. Supongo que eso pasa con muchas historias/películas de fantasía, sino veamos "Star Wars". Han pasado veinte años desde la primera película pero no se siente que ya han pasado veinte años cuando la estás viendo. Tal vez llegará el día en que la vea con mis hijos y siga emocionándome cuando Harry y compañía van llegando al castillo por primera vez.

No califico como Potterhead, pero en mi humilde opinión si hay algo que no se menciona lo suficiente cuando se habla de Harry Potter es el subtexto político y social de la historia. Es bastante obvio que el Señor Tenebroso, Lord Voldemort, está inspirado por otros señores tenebrosos de ayer y, da pena decirlo, aún de hoy. El liderazgo de Voldermort, el fanatismo ciego de los Mortífagos, la resistencia de grupos como la Orden del Fénix y el Ejército de Dumbledore. Todo es absolutamente fascinante, cómo refleja la historia mundial y a la vez crea su propio mundo. Seguro hay tesis escritas sobre esto y yo he sido demasiado perezosa para buscarlas. En fin, algunos cuantos pensamientos a propósito de la experiencia de volver a ver las películas:

  1. ¿De cuánto era la mensualidad en Hogwarts para que les sirvieran a los alumnos semejantes banquetes?
  2. Si los derechos del personaje lo permiten, alguien debería considerar hacer una película o serie limitada que explore solo a Snape. ¡Alguien dele el crédito que se merece a Severus Snape! Tantas direcciones en las que podría ir. Podría ser un drama, todos esos años trabajando encubierto para Dumbledore, arriesgando su vida. O podría ser una historia épica de amor no correspondido. Es hasta un poco pertubador pensar cuan enamorado estaba Snape para ir abrazar el cuerpo de Lily Potter después de que Voldemort la asesina, pero ese montaje de los recuerdos de Snape en el pensadero es *chef's kiss*.
  3. Detesto con todo mi ser a Dolores Umbridge. Al nomás verla en pantalla me da algo. Créditos a la actuación de Imelda Staunton. Pero también hablemos de cómo ningún padre de familia de Hogwarts denunció el maltrato infantil a cargo de esta mujer.
  4. Una de las escenas más crueles es cuando Beatrix Lestrange le escribe "Mudblood" (sangre sucia) a Hermione en el brazo. Esta mujer era una sociópata (lo traía de familia) y sería interesante explorar cómo llegó a convertirse en seguidora de Voldmort.
  5. Una de las muertes más duras y cargadas de simbolismo tiene que ser la de Dobby salvando a Harry Potter y sus amigos. Que este elfo ex-doméstico que sirvió en la casa de los Malfoy sea quien los saca de ahí enfrentándose con más ingenio que magia a la propia Beatrix Lestrange, para solo morir en los brazos de Harry, es un final más dramático que cuando Snape le lanza el avada kedavra a Dumbledore en la torre de astronomía o que cuando Nagini mata a Snape (que no lo vemos en pantalla, pero igual saca las lágrimas).

Si aún no han visto "Regreso a Hogwarts" y además tienen 19 horas y 39 minutos que les sobren, les recomiendo ver todas las películas antes, ya sea la primera o la enésima vez que las ven. De repente ahí mezclada con la nostalgia maitrennial encuentran un poco de magia que les recuerde épocas más sencillas, como cuando caminaban hasta los cine Reforma y con suerte pasaban comiendo a la Pizza Nova.

En otra nota semi relacionada, ya acepté que soy de esos millennials fáciles a los que Hollywood se los gana con un poquito de nostalgia (aunque la tendencia no es nueva). Por favor, háganme fan service de vez en cuando, siempre y cuando lo ejecuten bien. Es más, hasta se me salió un grito cuando salió Andrew Garfield en "Spider-Man: No way home" y eso que vi sus películas apenas días antes de ir al cine y soy tan snob que siempre he visto feo a la gente que aplaude en el cine. 

📧 ¿Sabían que ahora se pueden suscribir a las entradas más recientes del blog por correo? Irónicamente no soy tan buena para promocionarme a mí misma. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

10 canciones de Pablo Alborán para cada necesidad

10 amigos explicados con personajes de Disney

Que todos los niños estén muy atentos