De kriptonita, mutantes, murciélagos y arañas radioactivas

domingo, mayo 03, 2009


A veces me dan ganas de ser mutante. Tal vez no para combatir el crimen, pero uno que otro súper poder no me caería nada mal.

No tengo hermanos, ni mayores ni menores. Mi papá no distingue entre Superman y Batman. No crecí jugando con niños, ni jugué Nintendo y sus derivados. Siempre fuimos mi hermana y yo. Jugando con Barbies y a la cocinita. Viendo "muñequitos de niña" y películas de Disney.

Nunca he tenido un cómic, aunque alguna vez tuve un paquín de "La Pequeña Lulú" . Leo los muñequitos de los domingos, y de un tiempo para acá opto más por resolver el Sudoku que por ver qué le pasó esa semana a Pepita y Lorenzo, a Ramona y Pancho, o a Lola y Lalo.

Pero últimamente he sentido una fascinación por el mundo de los superhéroes, a la cual ha contribuido mucho mi amigo Diego, quien es una enciclopedia ambulante en esta materia. No es nueva, no. Antes de que Christian Bale se enfundara la máscara del hombre murciélago, ya había visto desfilar a Michael Keaton, Val Kilmer y George Clooney como Batman por Ciudad Gótica.

Mucho antes de las películas de superhéroes, ya había visto las caricaturas del que es más rápido que una bala, más fuerte que una locomotora, capaz de saltar del edificio más alto de un brinco. Solo o acompañado por la Liga de la Justicia, Superman es un clásico de todos los medios: cómics, televisión (muñequitos o actores), cine... el primer superhéroe en la historia.

Y así habían más superhéroes, sobre todo en la Liga de la Justicia, una de mis caricaturas favoritas from way back then. Unos reconocidos, otros ya olvidados. Unos más creíbles que otros -sí, a pesar de que todos son increíbles-. Unos que infundían más risa que respeto. Para muestra, un botón: Aquaman.

Era parte de la Liga de la Justicia, pero solo entraba en acción si el episodio involucraba pescados o delfines. Es el superhéroe más inútil de todos. Tiene un espectro limitado de ayuda a la humanidad... ¿o es que solo ayuda a las criaturas marítimas?

O los Gemelos Fantásticos, unos marcianitos vestidos de morado, cuyo poder es que tocan sus anillos y gritan: "¡Poderes de los Gemelos Fantásticos, actívense!" y así se pueden convertir en otra cosa -con la excepción que uno solo se puede convertir a formas animales, y el otro tiene que ser un estado del agua-. Pésimos. Sin comentarios. ¿Por qué los tendrían en la Liga de la Justicia?

La Mujer Maravilla tampoco se salva, aunque hay un poder que sí le admiro, y que toda mujer debería envidiarle: se cambia rapidísimo, solo da un vuelta y listo. Pero aparte de su fuerza de amazona, siempre dependía de sus accesorios: es el equivalente femenino de Batman. La diadema que le sirve de boomerang, los brazaletes antibalas y el lazo de la verdad. Ese sí nos serviría para atrapar a todos los hombres mentirosos. Pero el peor... el peor, tiene que ser el jet invisible. ¿De qué le sirve que el jet sea invisible si igual la pueden ver? Y cuando le daba ride a todos los de la Liga de la Justicia que no podían volar, ¿acaso no los veían a todos?

Aunque no eran de la Liga, recuerdo a Los Cuatro Fantásticos, con sus trajes celestes (no sé por qué en la película se los hicieron azules), y sus poderes traídos desde el espacio -quizá era un virus, como el de la gripe porcina-. El Señor Elástico, que cada vez que lo veo, pienso "eso ha de doler"; la Mujer Invisible -¡ese sí es un poder práctico!-; el Hombre en llamas, con su singular grito "¡Llamas a mí!"; y la Mole, que en inglés me parece despectivo que se llame "the thing".

Quizá no tan dotados y más caricaturescos, pero Leonardo, Rafael, Miguel Ángel, y Donatello también llenan mis recuerdos de superhéroes de la infancia: las Tortugas Ninjas. De eso hace tanto que solo recuerdo que eran mutantes adolescentes, vivían en las alcantarillas con una rata y les gustaba comer pizza de queso.

Los Thundercats y los Silverhawks, de creación oriental ambos, son otros grandes clásicos de mi niñez sintonizando el canal 4 por las tardes en lugar de hacer las tareas. Hoy que veo tanta película de superhéroes, a los señores de los estudios de Hollywood les pregunto: ¿por qué no se les ha ocurrido llevar a la gran pantalla a los Felinos Cósmicos o a los Halcones Galácticos.

Para ver más allá de lo evidente, les puedo sugerir opciones para el casting más felino de la historia del cine: para Pantro, pongan a The Rock, solo necesitan pintarlo de gris azulado y ponerle las orejitas; de Tigro, ponemos a George Clooney, que con las canitas el papel le queda como anillo al dedo; para Cheetara, Scarlett Johansson (bueno, ¿quieren un blockbuster o no?); de Jaga, Sean Connery -igual es para que salga de fantasma-; de Felino y Felina, algunos gemelos desconocidos que deseen lanzarse al estrellato; para Snarf... mmm, no sé, ¿cómo quedaría animado en 3D?; y Leono... Thunder, Thunder, Thundercats oooooh! Que Leono sea interpretado por ¿Gerard Butler? ¿Clive Owen? ¡Jon Hamm! Mmm... mucho Mad Men, quizá necesite seguir pensando quién sería Leono.

No solo los programas son clásicos, sino las canciones del opening: los gatunos con el llamado a la espada del augurio oooh!, y los galácticos con "son de plata y de acero, silveeerhaaawks!". Y los villanos... entre Mumm-Ra y Monstruón, me quedo con el último.



El Capitán Planeta no se queda atrás. A veces, cuando pienso en todo lo que le hemos hecho a la Tierra, me gustaría que el Capitán Planeta existiera y se llevara toda la contaminación para el espacio. No sé qué tan ecológico será eso, pero él lo hacía en el programa. Tierra, fuego, viento, agua y corazón, se unían para combatir a Cerdonio y sus secuaces. Mmm... si tan solo fuera real, el Capitán Planeta podría aliarse con Al Gore y terminar con el cambio climático. Ese sería un documental que me gustaría ver.

Entre tantos superhéroes -que como ven, no son nada nuevo en mi vida de espectadora-, he encontrado una admiración por aquellos que más allá de personajes caricaturescos para entretener a los niños, son verdaderos casos de estudio para la psicología.

Yo los considero los "superhéroes de verdad", de los que salen de las páginas de cómics y novelas gráficas y tienen conflictos y tribulaciones en torno a sus poderes y su humanidad (lo que tienen, no tienen o les queda de ella).

Por orden de llegada, el primero es Superman, o Kal-El, desde el planeta Kripton. De todos, quizá es al que menos conozco a profundidad, aunque indudablemente desde un punto de vista mediático es al que más han explotado, con todas las películas, series de TV, caricaturas y cómics.



Lo que yo pienso es que Superman no se siente ni de aquí, ni de allá. El hombre de acero siempre busca reencontrarse con su origen, saber de dónde viene y quiénes eran sus padres o por qué ellos no se pudieron salvar junto a él. Pero también se siente de aquí, porque es un Kent y ha llevado en la medida de lo posible la vida de un humano -quitándole la súper fuerza, volar y la visión de rayos X-.

También hay que ponerse en sus botas y pensar cómo se sentiría ser el súper hombre, pero con una debilidad a la kriptonita... y que todos tus archienemigos lo sepan y busquen desesperadamente doblegarte con esos cristales verdes. O cómo podrías tener un equilibrio entre tu vida pública -salvando a Metrópolis de Lex Luthor- y tu intento de vida privada -llámese Lois Lane-.

El más atribulado, Batman. He visto todas las películas (las de Burton por el cine de autor y las de Schumacher porque ni modo), pero nadie entiende mejor al hombre murciélago que Christopher Nolan. Solo basta ver "Batman Begins" para entender todos sus porqués. Esa fijación por salvar Ciudad Gótica desde el asesinato de sus padres, la fachada de playboy millonario -aunque secretamente use el pisto para costearse todas sus baticosas-, y como su única regla es no matar.


Parte del éxito de Batman es que los villanos también están desarrollados psicológicamente (¿o será patológicamente en ese caso?). Aún en las películas más chafas de Batman, se ha visto a villanos con serios problemas: el Pingüino, la Gatúbela, Harvey 2 Caras, el Acertijo, Poison Ivy, Mr. Freeze... y el mejor, el Guasón. Heath Ledger se ganó la posteridad con su interpretación de The Joker, personificándolo con conflictos mentales, y no tanto burlón como el de Jack Nicholson.




Sin lugar a dudas, Christopher Nolan seguirá escudriñando la psicología del superhéroe de Ciudad Gótica, como lo hizo notar con la introducción de Harvey Two Faces. Sería bueno que la Warner Brothers le encomendara recrear toda la serie de Batman y recuperar las historias mal contadas por su predecesor Joel Schumacher (con Tim Burton, no nos metamos).

Spiderman es para Nueva York, lo que Batman es para Ciudad Gótica: your friendly neighboor. Peter Parker no nació superhéroe, como el alien Superman. Ni se entrenó para serlo y se llenó de gadgets tecnológicos, como Bruce Wayne.

Es de los superhéroes químicos -así les digo yo, como Flash que inhalo una sustancia X y se hizo súper rápido-, porque lo picó una araña radioactiva. Spidey no combate mafias como su homólogo gótico, sino delincuencia común y corriente, y de vez en cuando le sale algún archienemigo loco disfrazado de duende verde, hombre de arena o pulpo.

Aunque, como Batman, el hombre araña decide usar sus poderes a raíz de la muerte de su tío, a manos de la delincuencia. Tiene en común con su homólogo metropolitano su alias de empleado de un periódico y el querer-pero-no-poder estar con su amada Mary Jane (aunque ellos sí logran casarse).

Peter Parker se la ha de pasar bien saltando de edificio en edificio y tejiendo sus telarañas. También es fuerte y ágil y muchas cosas más... pero me parece una burla que todas sus películas estén saturadas de efectos especiales, pero no ahonden en la trama (si alguien le puede hallar una trama lógica a Spiderman 3, por favor escríbame).

Creo que Spiderman se beneficiaría mucho de un director como Nolan, que si bien no deja de hacer películas de acción, las hace inteligentes.

Y los X Men. Tienen algo de sobrehumanos como Superman, humanos como Batman y de mutantes como Spiderman. Los mutantes son los mejores porque son varios, porque todos tienen distintos poderes, porque son ellos contra ellos y ellos contra el mundo.

Mi favorito, Wolverine (alias Logan, alias James) hizo que pagara $7 por ir a ver "X Men Origins" en pre-estreno -bueno, él y ayudarle a mi amiga que vendía las entradas-. Si no la han visto, vayan a verla (o cómprenla en el centro, quién soy yo para juzgar). Es mejor que las tres anteriores juntas. Y si son mujeres que piensan que no les gustan las películas de acción, vayan a verla por el hombre tan siquiera (de nuevo, quién soy yo para criticar). Está buenísima (y él buenísimo también).

La cuestión que me atrae tanto de los X Men es que ellos no combaten supervillanos per se, ni monstruos ni aliens. Ellos combaten el estigma y la discriminación, de propios y ajenos, que los ven mal solo por ser diferentes.

¿Por qué será que le tenemos miedo a lo diferente? ¿Quién nos hace la persona idónea para definir qué es "normal"? ¿Por qué nos creemos superiores a otros seres humanos por nimiedades como la raza, el sexo, la religión, la política, la nacionalidad, la identidad sexual... si al final TODOS somos iguales? En todo caso, es una cuestión de tolerancia. Todos podemos convivir en paz.

Eso pasa con los mutantes, desde los que están del lado de Xavier hasta los que están en el bando de Magneto y los senadores, militares y toda la gente que quiere eliminarlos del sistema -como si de selección natural se tratara.

El Profesor X luchó (hasta que lo mató Jean Grey/Phoenix en X Men 3) porque los mutantes se aceptaran a ellos mismos tal y como eran, y que discernieran que el estigma y la discriminación no son actitudes aceptables contra nadie.

Magneto, que no es más que un gran acomplejado, trata de ir en contra de quienes los discriminan, lo que también resulta contraproducente porque es repetir el patrón de los antimutantes (¿Magneto qué sería? ¿antihumano?).

Y los del gobierno la agarran en contra de todos los mutantes, con sus campos de concentración, planes de aniquilación, experimentos... todo es muy hitleresco. Sino, miren a Stryker que está dispuesto a experimentar con su propio hijo, Angel.

Como me recuerda mi amigo Diego con su vasto conocimiento, me quedan muchos superhéroes por psicoanalizar y películas por ver -como el Hulk y Iron Man-. También dice que se viene la de Capitán América (el nombre no me gusta, muchas barras, estrellas y tío Sam) y que algún día harán la Liga de la Justicia.

Para mientras, los dejo con el sitio Web de Marvel, donde encontrarán todas las biografías de todos los superhéroes y villanos de esta casa de cómics -Spiderman y X Men, entre ellos- (con la pena de que solo está en inglés).

O, por si les interesa, en Cinemax transmitirán el documental "Comic books unbound", que -según la sinópsis, a mi no me crean-, "muestra la exitosa influencia del cómic en la Meca del Cine y la intensa competencia entre DC Comics y Marvel, a través de entrevistas a grandes personalidades como a Stan Lee, entre otros". Se supone que es el domingo 17 de mayo, a las 12:30.

Hay otro documental por ahí que se llama "Confessions of a superhero", en el que las cámaras siguen a mara que se viste como superhéroe en las calles de Hollywood... pero ese si está para Freud.

Me despido con las palabras del superhéroe latinoamericano por excelencia: ¡No contaban con mi astucia! ¡Síganme los buenos!

You Might Also Like

8 comentarios

  1. Que buenísimo!! Creo que DC y Marvel comics, han contribuido a q tengamos un infancia poderosa llena de mucha acción... Para mí el mejor de todos los héroes es Spiderman!! Además, de ser un buen fotógrafo, tiene habilidades impresionantes!!! Andar colgándome por los edificios me parece más divertido que solo poder volar… jejejeje :D Esta muy bueno Rachel, felicidades!! :D

    ResponderEliminar
  2. No soy de super héroes, aunque me llevaron a ver Spiderman no me acuerdo cuál. Creo que de Superman la última mutación es Smallville, que tampoco me llama.

    No sé, quizá sea más terrena que super héroes. La única que me ha robado el corazón y es por mamá-super y no por super sola es Elastigirl de Los Increíbles, tan chula ella haciéndose paracaídas para salvar a los niños, todo un amor de madre.

    Muy bueno tu post, para las futuras generaciones que no conocieron a todos estos muñequitos.

    Yo le compré un dvd de esos de a $1 de los Thundercats al peque y le encantó...pero no lo dejan verlo, porque "no es de su generación" ¿? En fin, igual es de una temporada algo oscura, no me encontró el señor aquella de los ositos de goma =)

    ResponderEliminar
  3. buenisimo... aunque en la parte de Batman, como villano prefiero el Guasón de JN, aunque cada Guasón es diferente, el de JN es le cínico-sarcástico, y el de HL es uno mucho más oscuro, más tormentoso...
    ME gustó bstante esta entrada, -even though es algo larga...- PERO me hiciste recordar mi infancia, y no se pq dejaste de lado SailorMoon -hubiera sido más larga xD- tecnoman -no se si alguna vez lo viste- y una caricatura de unos como "tigres" q no recuerdo bn :$
    *ẗhumbsup!*

    ResponderEliminar
  4. Diego: Ese tipo de fotos te faltan! Colgado de los edificios (te sale más barato que el helicóptero)!!!

    Clau: Los Increíbles son la mejor familia de superhéroes! Me fascinan -como todo lo de Pixar-. ¿Los Gummi Bears son los que tomaban jugo de gummi baya que los hacía rebotar? Si son esos, los veía de niña. Si no, estoy bien desactualizada.

    Gabbo: Se me olvidó Sailor Moon. La verdad es que sí hicieron falta superheroínas ¿Adónde dejamos a las Chicas Superpoderosas? ¿Será que Sakura Cardcaptors cuenta? Siento lo de largo... es un mal del que padezco. Intentaré no extenderme tanto en upcoming posts.

    ResponderEliminar
  5. volví para decirte que, después de ver tu video de los Gummi Bears...este...no son esos ja ja. Son los bearbills de goma (si es que así se escribe) que salían en los primeros capítulos de los Thundercats...era como pandas, pero electrónicos creo o al menos así hablaban, cosechaban y eran de lo más pacíficos, por eso Mumra los atacaba.

    ResponderEliminar
  6. Clau: Apues no solo estoy desactualizada, sino que ya no me funciona la memoria porque no me acuerdo de esos jajaja. Pero los ositos Gummi sí que eran lindos!

    ResponderEliminar
  7. Batman es el único heroe al que podríamos aspirar.. solo nos faltan los millones y el entrenamiento (^_^)

    Aquí hay un 'fake' de la película de los felinos cósmicos.

    http://www.youtube.com/watch?v=fb50GMmY5nk&feature=player_embedded</a

    ResponderEliminar
  8. @Iba pasando: Jajaja Totalmente de acuerdo con vos. En la versión salvadoreña, la baticueva tendría que estar allá por la Puerta del Diablo y al batimóvil solo le podríamos echar gasolina regular.

    ResponderEliminar